Actualidad Internacional

Lo que busca Chávez en Moscú

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se encuentra en Rusia para reforzar las relaciones bilaterales y para firmar una serie de acuerdos relacionados con la compra de armamento y la cooperación energética.

La visita a Moscú es la primera parada de una gira europea en la que el mandatario venezolano también visitará Bielorrusia, Portugal y España.

Chávez, que tuvo este martes su primer encuentro con el presidente ruso, Dmitry Medvedev, también se reunió con el primer ministro, Vladimir Putin y con diversos mandos militares y dirigentes empresariales.

Medvedev y Chávez se reunieron en Meindorf, la residencia del presidente ruso a las afueras de Moscú.

Tras el encuentro, el mandatario ruso afirmó que la cooperación entre Moscú y Caracas «es uno de los factores clave de la seguridad regional» en América Latina.

Medvedev también señaló que Rusia y Venezuela son dos grandes potencias petroleras y gasísticas, y que la seguridad energética depende también de sus acciones conjuntas.

«De nuestras acciones coordinadas depende el garantizar la seguridad energética. Vamos a trabajar juntos (…) Nuestra cooperación no apunta contra terceros países», subrayó el mandatario ruso.

El ministro de Energía de Venezuela y presidente de PDVSA, Rafael Ramírez, que acompaña a Chávez en periplo europeo, firmó acuerdos de cooperación con tres grandes compañías energéticas rusas.

Además de los acuerdos en materia energética, según las agencias de noticias, Caracas espera cerrar un convenio con Moscú para la compra de armamento que podría superar los US$1.000 millones y dotaría al país latinoamericano de tanques, submarinos, sistemas antiaéreos y aviones de combate.

Venezuela, que en 2005 y 2006 compró armas a Rusia por valor de US$4.000 millones, es el principal cliente latinoamericano de armamento ruso.

A su llegada a Moscú Chávez afirmó que los acuerdos firmados en los últimos años con Rusia en este campo «garantizarán la soberanía de Venezuela, que es amenazada por Estados Unidos».

Potencia regional

Sin duda lo que más interés genera en los medios de prensa es el convenio de venta de armas a Venezuela, que incluiría sistemas de defensa antiaérea Tor-M1, tres submarinos dotados de lanzatorpedos y tanques T-90C.

Susanne Gratius, investigadora de la Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (FRIDE), le dijo a BBC Mundo: «Lo que está intentando Chávez desde hace tiempo es perfilar a Venezuela como una potencia regional en competencia con Brasil».

Sin embargo «Venezuela no tiene la capacidad de convertirse en potencia regional solamente como resultado de los petrodólares y ya Venezuela ha venido comprando armas a Rusia, por lo que el negocio de armas no es una novedad».

En coincidencia con Gratius, Gustavo Morales, profesor de la Universidad española San Pablo CEU y experto en temas de defensa y seguridad, declaró a BBC Mundo que Venezuela intenta erigirse como una potencia militar en la región.

«Venezuela es la nueva potencia militar emergente que ha gastado más de US$600 millones en el último año en la compra de armas y se ha decantado como el mayor importador de armas de toda Iberoamérica el año pasado», sostuvo Morales.

El especialista cree que Venezuela sí tiene en estos momentos la capacidad de convertirse en potencia regional.

«La macroeconomía le da la razón. Debido al ascenso de las materias primas, en especial del petróleo, está recibiendo unos ingresos extras que está dedicando durante los últimos seis años en su mayor parte a la adquisición de un nuevo sistema de armamento».

«Carrera armamentista»

Para Gustavo Morales, la compra de armas a Rusia puede verse en el contexto de un aumento en los gastos en material bélico en América del Sur.

«Si se repasan las cifras del Instituto de Estudios para la Paz, de Estocolmo, o de los centros de estudios latinos, durante los últimos seis años se ha detectado en distintos países, con quizás la sola excepción de Argentina, un repunte en el porcentaje de gasto de armamentos dentro del Producto Interior Bruto».

En opinión de Susanne Gratius, Caracas busca además de una modernización y reforma del equipo militar «ponerse en la punta de América Latina en esta cierta tendencia de una carrera armamentista, en la que Chile sigue siendo el país más avanzado, y en la que Brasil, aunque no tiene unas fuerzas armadas quizás no tan modernizadas sí tiene las fuerzas armadas más potentes».

Con respecto a Colombia, «el nivel de conflicto (entre Caracas y Bogotá) ha bajado», manifestó Gratius.

«Las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) -agregó- están debilitadas y yo creo que Chávez quiere bajar este nivel de conflicto. Ha hecho llamados para que las FARC dejen las armas, y este negocio con Rusia no tiene la finalidad, digamos, de comprar fusiles como los que usa las FARC».

Mientras, Morales opina que «Brasil está haciendo una opción por la defensa de la selva del Amazonía desarrollando su industria militar. Por otro lado está Colombia que se ha visto obligado a tener la mayor fuerza de infantería de todo el continente».

Por su parte, «Chile -explica Morales- tiene un compromiso con el cobre. El gobierno chileno se comprometió con el ejército a que un porcentaje importante de las exportaciones de cobre iban a ser destinadas a la compra y modernización de armamento, pero esa modernización es de un armamento muy avanzado y muy sofisticado tecnológicamente».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba