Actualidad Internacional

Lodo tóxico amenaza a seis países en Europa

Un torrente de lodo tóxico rojo llegó el jueves al río Danubio, amenazando a media docena de países mientras funcionarios de emergencia declaraban muerto a un afluente húngaro.

De acuerdo con información de la agencia AP, las autoridades medían constantemente la contaminación y levantaban cadáveres de venados y otros animales silvestres en localidades del suroeste de Hungría inundadas por el residuo industrial. Varios grupos ambientalistas advirtieron de un daño a largo plazo en la capa arable de la tierra en esa región agrícola.

Hubo información contradictoria sobre los peligros planteados por el manto de lodo que cubre las zonas más afectadas al romperse el lunes un depósito de desechos en una planta cercana de alúmina.

La Academia Húngara de Ciencias indicó en un comunicado que las muestras no contenían concentraciones de metales pesados que se acercaran a los niveles considerados peligrosos para el medio ambiente, pero advirtió que el lodo aún presenta riesgos.

«La academia puede decir lo que quiera», afirmó furiosa Barbara Szalai Szita, quien vive en Devecser, una de las comunidades más perjudicadas. «Lo que yo sé es que si paso 30 minutos en el exterior percibo un mal sabor de boca y siento extraña la lengua».

El ministro húngaro del ambiente, Zoltan Illes, informó que el torrente rojizo que cubre 41 kilómetros cuadrados sí tiene «un elevado contenido de metales pesados», de los cuales algunos pueden causar cáncer. Consideró posibles daños ambientales, sobre todo si llega a los mantos freáticos.

Ante la ausencia de lluvia en los últimos dos días, el lodo cáustico se convierte en vapor que puede provocar problemas respiratorios, agregó Illes.

En medio de las informaciones contradictorias, las autoridades dijeron una alentadora: el enorme Danubio estaba al parecer absorbiendo el lodo con pocos daños inmediatos, salvo la presencia esporádica de peces muertos.

La Unión Europea y autoridades del medio ambiente temen que una catástrofe ambiental afecte a unas seis naciones si el torrente de desechos, generados por la fabricación de aluminio, contamina el Danubio, de 2.850 kilómetros (1.775 millas) de largo.

Los riachuelos estaban crecidos y tenían un color rojizo en Kolontar, el poblado más cercano a la planta metalúrgica. Los lugareños dijeron que ya no traen peces.

Kolontar se encuentra a 70 kilómetros (45 millas) al sur del Danubio.

La corriente rojiza alcanzó el brazo occidental de ese río el jueves en la madrugada y discurría hacia su cauce principal. Por la noche, avanzaba hacia el sur en camino a Serbia y Rumania.

En las estaciones de observación en Croacia, Serbia y Rumania, las autoridades tomaban muestras del río cada cierto número de horas, aunque según especialistas el enorme volumen fluvial podría ocultar por ahora el impacto de la fuga.

El portavoz de la entidad de protección civil de Hungría, Tibor Dobson, dijo que el pH de la sustancia que llega al Danubio se ha reducido al punto que son improbables ulteriores daños al ambiente.

La junta directiva de la Administración Nacional de Desastres dijo en un comunicado que el pH se ubicaba en 9,3 y descendía de manera constante. Los niveles ordinarios de pH en la superficie del agua oscilan entre 6,5 y 8,5.

Las afluentes del Danubio en la región del derrame no fueron tan afortunadas. El río Marcal fue declarado zona muerta.

«La vida en el río Marcal se extinguió», dijo Dobson.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba