Actualidad Internacional

Los equipos de rescate buscan en Tejas a los supervivientes de Ike

Los equipos de rescate se han lanzado hoy a buscar casa por casa en la devastada isla de Galveston, en Tejas, para confirmar el estado de unas 140.000 pobladores que rehusaron evacuar ante la llegada del huracán Ike. Las autoridades han confirmado que al menos cuatro personas han muerto, dos en Tejas y otras dos en Louisiana, a causa de los desastrosos efectos del ciclón, que se ha debilitado a depresión tropical a su paso por Arkansas, pero que aún amenaza con anegar los estados del medio oeste estadounidense.

Hasta el momento han sido rescatadas casi un millar de personas, según la oficina del gobernador de Tejas, Rick Perry, en lo que se ha descrito como la mayor operación de búsqueda y asistencia de la historia del Estado. Desde esta madrugada, los equipos de rescate están utilizando botes, camionetas 4X4 y helicópteros para evaluar la situación. El muro que protege la costa de la isla de Galveston, donde el centro del huracán golpeó con toda su potencia, mostraba una alta pila de embarcaciones, restos de edificios y otros escombros. La intensa lluvia que sigue cayendo sobre la zona y que amenaza con nuevas inundaciones está impidiendo una mayor rapidez en la operación de rescate.

El presidente George W. Bush, que ha declarado a Tejas como zona de desastre federal, ha dicho hoy que es muy pronto para determinar la extensión de los daños causados por Ike sobre la producción de gasolina y los oleoductos. El mandatario estadounidense ha dicho que la prioridad ahora es restaurar la electricidad a los millones de personas del área de Galvestone y Houston, pero también ha advertido a los pobladores de que estén pendiente de lo que digan las autoridades locales acerca de cuando es seguro regresar a sus hogares para ver qué daños ha causado el huracán, que impactó la zona como un poderoso ciclón categoría 2.

Numerosos destrozos

En cuanto a los daños materiales, el tendido eléctrico en Tejas y Luisiana ha sufrido graves daños. Según las compañías eléctricas, en torno a los 2,6 millones de personas en ambos Estados han perdido el suministro y es posible que se tarden semanas en restablecerlo por completo.

Además de la pérdida de electricidad, Ike ha dejado a su paso miles de viviendas inundadas, incendios y cristales arrancados de rascacielos. Las rutas de entrada a los puertos en Galveston y Houston han resultado menos afectadas de lo esperado y también parecen haber quedado con relativos pocos daños las refinerías que se concentran en el Golfo de México y que representan el 22% de la capacidad estadounidense.

En cualquier caso en la capital del Estado, Houston, se ha declarado el toque de queda entre las nueve de la noche y las seis de la mañana hasta el próximo sábado por los daños recibidos. Según el jefe de Policía en Houston, Harold Hurtt, alrededor de 30 personas han sido detenidas por actos de pillaje.

La poderosa tormenta ha causado una amplia devastación, que según estimaciones iniciales, podría costar miles de millones de dólares. «Este huracán ha devastado a lo largo de Tejas y Luisiana», ha dicho David Paulison, administrador de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias. Según cálculos realizados por la industria aseguradora con modelos de computadoras, los daños de Ike podrían ascender a entre 8.000 millones y 18.000 millones de dólares (5.640 millones y 12.700 millones de euros) en reclamos. Funcionarios estatales y federales, entre ellos el secretario de Seguridad Interna, Michael Chertoff, se dirigirán hoy a la zona para evaluar de primera mano los daños causados por el huracán.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba