Actualidad Internacional

Los escándalos afectan a Uribe en Washington

El arresto de un primo del presidente Alvaro Uribe bajo cargos de que estaba en complicidad con escuadrones paramilitares derechistas es significativo, no tanto por los vínculos familiares como porque las carreras de ambos han estado tan conectadas desde que entraron a formar parte de la política nacional hace más de dos décadas, según han dicho varios analistas.

«Mario ha sido el principal socio político de Uribe en los pasados 20 años», dijo el analista político colombiano Pedro Medellín. ‘‘Eso afecta la capacidad del gobierno para gobernar y profundiza la crisis de legitimidad en el Congreso».

Mario Uribe, ex senador y primo del Presidente, está acusado de haber procurado el respaldo político del jefe paramilitar Salvatore Mancuso en el 2002 justo antes de las elecciones nacionales y de haber negociado con otro cabecilla paramilitar la compra de tierras que estaban bajo su control.

El caso de Mario Uribe es el más reciente de una serie de más de 30 de políticos elegidos al Congreso en el 2006 que han sido arrestados por confabularse con los «escuadrones de la muerte», grupos paramilitares que controlaban grandes porciones del país antes de que empezaran a desmovilizarse en el 2003. Hay otros 30 legisladores implicados en el escándalo.

Si la conexión política de los primos se ve mal en Colombia, peor se ve en Washington, comentó Michael Shifter, analista del centro de estudio Inter-American Dialogue. Que un primo del presidente pueda haber estado involucrado con escuadrones paramilitares vinculados a su vez al narcotráfico «no huele bien», según Shifter.

Se agrega a la tormenta política el reconocimiento del presidente Uribe de que ha sido mencionado en una investigación relacionada con líderes paramilitares acusados de la masacre de 15 campesinos en El Aro, Antioquia, cuando Uribe era Gobernador.

El escándalo, conocido aquí como «la parapolítica» es uno de los que más se ha acercado al palacio presiden- cial desde que estalló en el 2006.

En una entrevista con The Miami Herald esta semana, el presidente Uribe declinó comentar sobre el arresto de su primo y dijo que su gobierno «seguirá adelante» con el desmantelamiento de grupos paramilitares y rebeldes.

«Este país estaba bajo el control de la guerrilla y los paramilitares hace cinco años», afirmó Uribe. «En agosto se cumplen seis años desde que estamos en el poder y este país ha visto que ha derrotado a los paramili- tares, los ha encarcelado; que este gobierno ha debilitado a la guerrilla; que este país ha avanzado enormemente», agregó.

Uribe señaló que el gobierno debe ser juzgado por su compromiso de derrotar el terrorismo y garantizar las libertades.

El arresto le ha dado a los oponentes del Tratado de Libre Comercio (TLC), ‘‘argumentos adicionales», dijo Shifter. «Las cosas ya estaban difíciles para Colombia. Esto las hará más difíciles».

Los intensos esfuerzos del gobierno de Bush para lograr la aprobación del TLC se enfrentaron a una ferrea oposición. Los demócratas se han opuesto a someterlo a votación, pero quienes los respaldan no se rinden.

Entre ellos el liderazgo republicano y el secretario de Comercio, Carlos Gutiérrez, quien calificó de «ultra- jante» el bloqueo de la aprobación por los legisladores demócratas.

Pero por lo menos uno de los congresistas opositores ya tomó nota del escándalo en Colombia.

«Este arresto de alguien tan cercano al gobierno de Uribe debe poner a pensar a quienes promueven la apro- bación del acuerdo comercial», dijo el representante demócrata por Illinois Phil Hare.

Shifter opinó que «a pesar de la muy estrecha relación» entre los primos, no hay mucho que indique que el Presidente vaya a verse implicado en el escándalo.

No obstante, el propio presidente Uribe dijo en Radio Caracol el miércoles que un ex dirigente paramilitar estaba tratando de implicarlo a él en la planificación de la masacre de El Aro en 1997, donde murieron 15 campesinos.

Uribe negó categóricamente los señalamientos y añadió que no tienen sustentación.

«Muchas veces durante mi carrera política ha habido centenares de investigaciones y siempre las he afron- tado públicamente porque no tengo nada que esconder», dijo Uribe al Herald.

«Mi carrera política ha sido capaz de caminar en medio del fuego sin quemarse, gracias al hecho de que he sido completamente transparente», agregó Uribe.

Gustavo Posada, coordinador político del Partido Colombia Democrática, de Mario Uribe, dijo al respecto que la fiscalía y el tribunal supremo están motivados políticamente.

«El arresto de Mario Uribe significa que ahora van a tratar de actuar en contra de Alvaro», indicó Posada.

Mario y Alvaro Uribe fueron compañeros desde la niñez y cuando ejercían como abogados compartían una oficina en Medellín. Ambos habían tenido puestos provinciales y municipales cuando decidieron entrar en la política nacional, aspirando a escaños en el Congreso en 1986 como candidatos de una facción del Partido Liberal conocida como Sector Democrático, que ambos fundaron. Mario salió electo a la Cámara de Representan- tes y Alvaro al Senado.

Cuando Alvaro Uribe dejó el Senado para aspirar a Gobernador de Antioquia, Mario Uribe ocupó su curul. Y cuando Alvaro decidió aspirar a la presidencia del país en el 2002, Mario y su movimiento político fueron claves para formar la coalición que lo llevó al poder.

En el Congreso, con su primo ya en la Casa de Nariño, Mario Uribe fue promotor de la ley original que reguló la desmovilización de 30,000 combatientes paramilitares. De aprobarse como se presentó, la ley les habría concedido a los líderes casi una amnistía por sus crímenes, algunos de los más atroces de la guerra de cuatro décadas en Colombia.

La Corte Constitucional emitió una versión más rígida e impuso sentencias hasta de 8 años para los diri- gentes paramilitares.

Mario Uribe también encabezó el esfuerzo en el Congreso para que aprobara una reforma constitucional que le permitió a Alvaro aspirar a la presidencia un segundo término, la cual ganó en elecciones en el 2006.

Posada le dijo al Herald que se sabía que aquel que quisiera que Alvaro le prestara atención tenía que hablar con Mario.

La creciente crisis «parapolítica» casi ha paralizado al congreso.

A los legisladores que han renunciado o que están arrestados los han substituido otros miembros de sus mismos partidos políticos. Pero muchos de éstos también son objeto de investigaciones.

Los reporteros Andrés Oppenheimer, Pablo Bachelet y Gerardo Reyes contribuyeron a este reportaje.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba