Actualidad Internacional

Más pobreza en América Latina

REUTERS

La severa contracción económica que sufrió América Latina entre 1998 y 1999, producto de la crisis financiera internacional, habría agudizado los índices de pobreza en la región, dijo el jueves un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Los últimos cálculos del organismo, con sede en Santiago de Chile, indican que unos 220 millones de personas estarían sumergidas en la miseria, un 45 por ciento de la población regional, debido a retrocesos en el crecimiento y una subida en el desempleo.

«Todo parece indicar que en estos países se interrumpió la tendencia a la reducción de la pobreza observada en gran parte de los años 90», dijo el informe de Cepal sobre «Panorama Social de América Latina».

Del total de pobres en la región, unos 117 millones, o sea más de la mitad, son niños y adolescentes. Entre ellos, unos 37 millones integran el grupo más vulnerable que son los niños menores de 6 años.

Cepal cree que la meta de una sustancial reducción de la pobreza en la infancia hacia el año 2015 requiere un ritmo de crecimiento económico en la región cercano al 6,0 por ciento anual.

No obstante, el organismo destacó que pese a la crisis económica que golpeó en los últimos dos años a la mayoría de Latinoamérica, un grupo de países logró reducir sus niveles de pobreza en ese período.

México, América Central y las mayores naciones de El Caribe «mantuvieron e incluso incrementaron su ritmo de crecimiento económico, redujeron los niveles de desempleo y elevaron las remuneraciones reales», dijo la Cepal.

En contraste, en la mayoría de las naciones sudamericanas, «su producto se redujo o estancó, aumentaron su desempleo y cayeron sus remuneraciones reales, con lo que mantuvieron o aumentaron sus niveles de pobreza», agregó.

Dos mediciones de Cepal ejemplificaron el diferente desempeño social y económico entre los países que crecieron y los que sucumbieron a una recesión.

En México la desocupación abierta se redujo desde un 7,4 por ciento en el tercer trimestre de 1995 a un 2,8 por ciento, en el cuarto trimestre de 1998, de la mano de un crecimiento promedio de 5,9 por ciento anual entre 1996 y 1998.

El dinamismo de la economía mexicana permitió que los hogares en situación de pobreza se redujeran de un 43 a un 38 por ciento entre 1996 y 1998. La población indigente decreció de un 16 a un 13 por ciento en el mismo lapso.

En Chile, en cambio, el desempleo se elevó de 5,7 a 9,9 por ciento entre noviembre de 1996 y noviembre de 1998.

La economía chilena creció un promedio de 4,9 por ciento anual en ese período, mientras que en 1999 se contrajo un 1,1 por ciento.

El retroceso en el crecimiento en Chile aminoró el ritmo de disminución de la pobreza, con una reducción de sólo 20 a 18 por ciento de la población. La indigencia prácticamente no varió.

Cepal cree que la inestabilidad laboral es uno de los factores que más han influido en el empeoramiento de los índices de pobreza regionales.

«La precariedad del empleo es ahora más generalizada», dijo Cepal, lo que provocaría una creciente vulnerabilidad social que afecta a la mayoría de la población y, principalmente, a los niños y los ancianos.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar