Actualidad Internacional

Migrantes venezolanos buscan nuevas rutas para ingresar a territorio chileno

El occidente boliviano se ha convertido en el camino de varios grupos de venezolanos que en las últimas semanas han decidido transitar el altiplano, a más de 3.800 metros sobre el nivel del mar, para llegar a Chile

Se complica el panorama para los connacionales que buscan por cualquier vía salir del país para encontrar en otras latitudes mejores condiciones de vida. En este contexto, luego de que el Gobierno de Chile decidiera militarizar parte de la frontera entre esa nación y Bolivia, con el objetivo de impedir la llegada de migración irregular, decenas de personas, la mayoría venezolanos, se han desplazado a otras zonas como la ciudad boliviana de Oruro en busca de nuevas alternativas para poder llegar a territorio austral, mientras que desde los Países Bajos se informó que más de 70% de las solicitudes de asilo solicitadas por venezolanos en la antigua Holanda fueron rechazadas en 2020.

En nuestro continente, la región occidental boliviana se ha convertido en la ruta de varios grupos de venezolanos que en las últimas semanas han decidido transitar el altiplano, a más de 3.800 metros sobre el nivel del mar para afincarse en Chile.

El paso de ingreso es la población de Desaguadero que comparten Perú y Bolivia, al sur del lago Titicaca, el más alto del mundo, y la travesía sigue hasta llegar a Pisiga, un pequeño poblado en la frontera boliviana con Chile, en donde aguardan algún resquicio de la frontera militarizada para acceder a suelo chileno.

Mayores obstáculos

Lo cierto es que el Gobierno presidido por Sebastián Piñera ha autorizado el despliegue de las Fuerzas Armadas para combatir el tráfico ilícito de migrantes en ese punto de la frontera, donde son habituales los ‘coyotes’ o pasadores’ que cobran a los interesados por guiarlos para cruzar de un país a otro.

Asimismo, el Ejecutivo austral expulsó el 10 de febrero a 138 migrantes, en su mayoría venezolanos y colombianos, que habían logrado ingresar a tierras chilenas. Días después la Corte de Apelaciones de la ciudad de Iquique anuló la decisión de expulsar a 51 venezolanos.

En medio de esa dramática travesía, Ricardo Godefroy Araujo, un venezolano de 69 años nativo del estado ulia, murió en el altiplano andino, después de recorrer las montañas de Colombia, Perú y Bolivia con el fin de reencontrarse con su familia que reside en Chile.

Extrema vulnerabilidad

Frente a este lamentable panorama, la Defensoría del Pueblo de Bolivia ha concluido que los inmigrantes venezolanos están en una «situación de vulnerabilidad muy grande» por las formas de sustento a las que tienen que recurrir, desde la mendicidad hasta trabajos de baja reputación.

Por esto, la labor de esta organización ha estado enfocada en la ayuda humanitaria y hacer de que en suelo boliviano se evite la vulneración de derechos humanos.

Medida similar en Perú

Cabe recordar que a finales de enero, el Ejecutivo peruano comandado por Francisco Sagasti, desplegó también a sus Fuerzas Armadas en la frontera con Ecuador, para disuadir a la inmigración ilegal que se ha incrementado en las últimas semanas con la llegada clandestina de ciudadanos extranjeros, en su mayoría venezolanos.

Sobre este tema, Amnistía Internacional (AI) aseguró que el despliegue de militares en la frontera de Perú con Ecuador «pone en peligro los derechos humanos» de las personas refugiadas y exigió al Gobierno de Sagasti limitar el uso de las fuerzas armadas en labores de control migratorio para «evitar una tragedia«.

Panorama en Europa

Por otro lado, desde el viejo continente, Países Bajos, un país que ha acogido a más de 2 millones de inmigrantes, la posibilidad para que los venezolanos puedan regularizar su estatus migratorio es cada vez más difícil, tomando en cuenta que desde 2017 a 2020 se registraron 410 solicitudes de peticiones de asilo de connacionales, de las cuales 310 fueron rechazadas (77,59%), 70 consiguieron ser aprobadas (17,03%) y 30 están todavía por definir (5,36%).

En el caso de España, el Gobierno de Pedro Sánchez trabaja en un Plan de Acción Nacional para la aplicación del Pacto Global sobre los Refugiados. Este país es uno de los principales receptores de solicitudes de asilo de la Unión Europea. En 2020 ocupó el tercer lugar, con 88.762 peticiones, la mayoría venezolanos, colombianos y hondureños.

El año anterior concedió estatuto de refugiado o protección subsidiaria a 5.127 personas y otras 40.592 recibieron protección por razones humanitarias, casi todos venezolanos, según datos provisionales del Ministerio del Interior.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba