Actualidad Internacional

Myanmar: Manifestantes desafían ley marcial para impedir protestas tras golpe de Estado

Al menos siete lesionados, dos de ellos heridos de bala que están en estado crítico, es el balance provisional del movimiento de desobediencia civil contra la junta militar que tomó el poder

Aumenta la tensión en las calles de Myanmar, la nación del sudeste asiático. Y es que este martes continuó en todo el país el movimiento de desobediencia civil contra la junta militar que tomó el poder, unas manifestaciones que ocurren a pesar de la ley marcial decretada por la jerarquía castrense para impedir las protestas, que hasta ahora han dejado un balance de al menos siete personas heridas, algunas de ellas de bala.

Dos de los heridos se encuentran en estado crítico, un hombre de 30 años y una mujer de 19 que fueron heridos de bala, según informaron fuentes médicas al medio local Myanmar Now.

La policía birmana estableció desde primera hora de la mañana de este martes controles en varios puentes y carreteras que llevan al centro de Rangún, antigua capital y ciudad más poblada del país, escenario desde el sábado de movilizaciones multitudinarias en rechazo al gobierno militar, encabezado por el general Min Aung Hlaing.

Agitación en las calles

Sin embargo, miles de personas lograron burlar los dispositivos y se concentraron en las proximidades de la pagoda Sule y el Ayuntamiento, fuertemente protegido por la Policía y con la asistencia de un camión con cañones de agua.

En otras ciudades del país, como Mandalay -la segunda ciudad por número de habitantes-, Bago y la capital, Naipyidó, también se registran grandes concentraciones.

Las fuerzas del orden «dispararon gases solo contra los manifestantes que ondeaban banderas» de la Liga Nacional por la Democracia (LND), el partido de la premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, depuesta tras el golpe, dijo una habitante de la localidad, explicando que los vecinos habían socorrido a los manifestantes con agua después de que recibieran gases.

Según informan varios medios locales, un pequeño número de policías ha desertado del cuerpo y se ha unido a los manifestantes.

Un manifestante es socorrido luego de ser herido en medio de las protestas en la capital birmana, Naypyitaw / Foto: EFE

Imponen ley marcial

Toda esta agitación ocurre luego de que la junta militar de Birmania decretara el lunes la ley marcial en varias ciudades y distritos de Rangún, además de la prohibición de las reuniones de más de cinco personas y la imposición de un toque de queda nocturno, entre otras medidas.

El anuncio llegó después de que los militares, a través del canal de la televisión estatal MRTV, amenazaran con tomar acciones contra los manifestantes y les acusaran de dañar la estabilidad del país, la seguridad y el Estado de derecho.

En su primer discurso a la nación, Min Aung Hlaing pidió a los birmanos que permanezcan «unidos como país» y que se fijen «en los hechos y no en las emociones«, al justificar el golpe de Estado militar por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre.

Cuarto día de protestas

Decenas de miles de personas ocuparon desde el sábado las calles del país para protestar contra la toma de poder por parte del Ejército, que ya gobernó Birmania con puño de hierro entre 1962 y 2011, y exigir la liberación de los líderes democráticos arrestados, entre ellos Aung San Suu Kyi.

Desde la asonada al menos 170 personas han sido detenidas, la gran mayoría políticos y miembros del partido liderado por Aung Suu Kyi, la Liga Nacional para la Democracia (LND), incluidas 18 que ya han sido puestas en libertad.

La LND, en el gobierno desde 2016, arrasó en los comicios de noviembre al ganar el 83 % de los escaños en liza, pero los militares alegan que esos resultados fueron amañados y así justifican su golpe de Estado.

Lo que dice la comunidad internacional

Mientras tanto, el Reino Unido, la Unión Europea y otros 19 miembros del Consejo de Derechos Humanos de la ONU pidieron este lunes una reunión urgente sobre la situación en Birmania, tras el golpe de Estado.

Este pedido «es una respuesta al estado de emergencia impuesto en Birmania, la detención arbitraria de responsables políticos elegidos democráticamente y de miembros de la sociedad civil«, declaró el embajador británico ante la ONU en Ginebra, Julian Braithwaite.

«Debemos responder urgentemente al desafío que atraviesa el pueblo birmano y a la situación humanitaria, que se deteriora rápidamente«, añadió, durante una reunión del Consejo.

Asimismo, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, amenazó con sanciones a Myanmar y pidió a la comunidad internacional que hable «con una sola voz» para hacer que el Ejército birmano «ceda inmediatamente» el poder.

Y en China, que mantiene una significativa relación comercial con Myanmar, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Wang Wenbin, negó que Pekín apoye o dé un consentimiento tácito a la actuación de las fuerzas armadas birmanas, al tiempo que pidió que todas las partes «resuelvan sus diferencias y defiendan la estabilidad política y social«.

Aumenta la tensión en las calles de la nación asiática / Foto: EFE
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba