Actualidad Internacional

Negociaciones estancadas

En la etapa final de la cumbre israelo-palestina de Camp David – y a un dia del viaje del presidente estadounidense hacia Japón, a la cumbre del Grupo de los 8- el presidente Bill Clinton y su equipo de negociadores trataba de presionar a israelíes y palestinos a objeto de concretar algún tipo de acuerdo. Clinton señaló que estas conversaciones de paz son «las más arduas que haya visto» y que, si bien espera un acuerdo, no sabe si será posible.

Clinton se reunió tanto con el líder palestino Yasser Arafat como con el primer ministro Barak, quien según fuente hebreas, regresará a Jerusalén si el líder palestino no toma ninguna decisión concreta.

Como bien lo dijo el propio Clinton, entre las dificultades que enfrentan Arafat y el primer ministro israelí para hacerse concesiones mutuas, destaca el hecho de que la mitad de sus poblaciones se disgustarán con ellos si concretan un acuerdo de paz.

Además hay presión por parte de los sectores religiosos de ambos países. No por casualidad los palestinos marcharon el martes en Gaza y Cisjordania para instar a su líder, Yasser Arafat, a no suscribir en Camp David acuerdo alguno que entregue a Israel la soberanía sobre Jerusalén, mientras que el guía espiritual del movimiento integrista palestino Hamas, jeque Ahmed Yasin, pedía a la delegación palestina que se vaya de la «cumbre inútil y se una a la resistencia a Israel y a la Yihad» (guerra santa).

Más información en: (%=Link(«http://universal.eud.com/2000/07/18/18107DD.shtml»,»EUD.com»)%);(%=Link(«http://espanol.yahoo.com/noticias/000718/actualidad/reuters/mundo-orientemedio-cumbre-palestinos-sol-0935.html»,»Yahoo.com»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba