ActualidadActualidad InternacionalDestacado

Obama horrorizado por asesinato de periodista Jim Foley

El presidente Barack Obama dijo el miércoles que el mundo está horrorizado por el asesinato del periodista estadounidense James Foley por militantes yihadistas del llamado Estado Islámico (EI, antes conocido como Estado Islámico en Irak y el Levante, o EIIL).

«Ningún dios justo apoyaría lo que hicieron ellos ayer», dijo Obama, en alusión a la decapitación de Foley, mostrada en un video por el grupo en internet. Un grupo como el Estado Islámico no tiene lugar en el siglo XXI, agregó, destaco AFP.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Lo sucedido con el periodista norteamericano – hoy la profesión civil mas peligrosa del mundo – es algo que llama a la reflexión, pues el hecho de asesinar de forma tan brutal como despiadada a una persona que simplemente esta cumpliendo con su trabajo, es algo que dentro de cualquier cultura es condenado por cualquier religión como un acto sujeto a sanciones morales sin excepción. Respetar la vida y la dignidad del hombre es la base fundamental de la convivencia humana y lo que garantiza las relaciones entre países diferentes, amen de facilitar la aproximación entre las naciones.

    Salvo en caso de guerras declaradas y donde se enfrentan ejércitos en condiciones de relativa igualdad, se puede aceptar que alguien le quite la vida a un semejante y aun así, el acto de quitarle la vida a un enemigo requiere del cumplimiento de ciertas formalidades cuando el evento se produce fuera de los campos de batalla. Se debe dar un juicio previo ; no someter a sufrimientos al prisionero ; y la ejecución debe ser rápida y lo mas indolora posible.

    Actos de tal naturaleza que provengan de grupos fanatizados como es el caso de estos radicales musulmanes no tienen cabida en ningún tipo de sociedad medianamente civilizada y deben ser perseguidos, condenados y sancionados con todo el peso de las leyes internacionales. Y es que tal como lo expresa el presidente Obama : » Ningún dios justo apoyaría lo que hicieron ellos ayer ». Y es que no se trata de medir las interferencias de un país sobre otro ; se trata de que los actos de guerra ( donde por lo general mueren masivamente civiles inocentes ), también se cumpla con el mínimo de respeto a la dignidad humana.

    En nuestro caso y durante los años 60 nuestros generales en los Teatros de Operaciones ejecutaron a prisioneros de manera brutal y siempre con algunos de ellos y después de la guerra, discutíamos con un tono algo subido esas actuaciones. Aceptaba incluso que los prisioneros fuesen » ejecutados » en el sitio y hasta sin un juicio sumario, pero nunca jamás sometidos a vejámenes y torturas. Tres preguntas indagatorias y ante ninguna respuesta, un tiro en la nuca y luego, tratar el cuerpo con respeto y sepultarlo dignamente. Nada de descuartizar o amputar el cadáver como si se tratase de una res. Eso no es de guerreros sino de carniceros.

    La humanidad no puede aceptar estos actos de barbarie en ninguna parte del mundo, pues desnaturaliza el sentido de la guerra y en especial algo tan importante como es el capítulo del tratamiento a los prisioneros, incluida su ejecución en el sitio. Algo que en el campo de batalla y en el fragor del combate, se olvida frecuentemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar