Actualidad Internacional

Ortega da la cara luego de 34 días, sin explicar los motivos de su ausencia

En su mensaje, el mandatario justificó su decisión de no tomar medidas extraordinarias frente al coronavirus, apuntando que "si se deja de trabajar, el país se muere"

Luego de 34 días sin dar ningún tipo de señales, en medio de la pandemia de covid-19, los nicaragüenses pudieron ver por televisión la reaparición del presidente Daniel Ortega, quien en un discurso de 25 minutos, no explicó las razones de su misteriosa ausencia y defendió la gestión que ha adoptado su Gobierno frente a la enfermedad, al tiempo que criticó a las «bombas atómicas».

Sobre el coronavirus, que de acuerdo con la información oficial ha dejado un solo fallecido, con nueves casos reportados, Ortega, de 74 años, justificó la decisión de su administración de no decretar ningún tipo de emergencia por la pandemia, así como no suspender las clases ni restringir la entrada o movilidad en su territorio a los viajeros.

«En medio de esta pandemia, no se ha dejado de trabajar, porque aquí si se deja de trabajar, el país se muere y si el país se muere, el pueblo se muere, se extingue«, señaló el mandatario, al que se le vio con unas ojeras pronunciadas y unas manos excesivamente blancas, según las imágenes trasmitidas por cadena obligada de televisión.

En sus palabras, el mandatario sugirió que no acatará las medidas preventivas dictadas por la Organización Mundial de la Salud, ya que enfrentarán la pandemia “con los recursos limitados” de Nicaragua y “con paciencia”, sin aclarar si tiene definido un plan de acción en este sentido.

La semana pasada, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) había criticado la gestión gubernamental frente al coronavirus. “Tenemos preocupaciones en cuanto a la falta de distanciamiento social, las aglomeraciones masivas, tenemos preocupaciones sobre las pruebas, el rastreo de contactos, sobre el reporte de casos, también nos preocupa sobre lo que vemos cómo inadecuado, en cuanto a control y prevención de la infección“, apuntó en aquel momento la directora de la entidad, Carissa Etienne.

Al respecto, el mandatario aseguró que la estrategia de desplegar pequeñas brigadas sanitarias para visitar casa a casa a las familias nicaragüenses con el fin de brindar información sobre el cuidado de la salud frente a la pandemia del coronavirus, «es lo que puede explicar y lo que explica el porqué la pandemia ha avanzado lentamente» en su país.

Pero en general, su mensaje estuvo dirigido a minimizar los efectos mortales de esta enfermedad. Mencionó una lista de otras enfermedades, epidemias, las muertes por guerras y accidentes de tránsito, por VIH-SIDA, tratando de restar importancia a la pandemia, que ha dejado a nivel mundial más de 125 mil, con casi dos millones de personas contagiadas.

Disertando sobre bombas

Acompañado por su esposa, y también vicepresidenta de la nación, Rosario Murillo, además del titular de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, y otros funcionarios, Ortega criticó a las “bombas nucleares” en un momento que la humanidad batalla contra la letalidad del coronavirus.

¿Acaso con las armas atómicas van acabar con el virus? Con los cohetes que están desarrollando ahora en estas carreras armamentistas para conquistar el espacio y convertir el espacio en un campo de guerra para matar, para la muerte. ¿Para qué son esas armas?”, se preguntó el mandatario sandinista.

Ortega dijo que el coronavirus es una “señal que Dios nos está mandando” y añadió que «este es el momento para que se produzcan cambios en el mundo«, apuntando que hay que «refundar a la ONU» y criticando la respuesta de Estados Unidos frente a la pandemia.

Al finalizar sus palabras, Ortega saludó y dio la mano a los asistentes, en otra señal de su postura subestimando los alcances y efectos del covid-19

Visión opositora

El espectro político nicaragüense no tardó en reaccionar ante la reaparición de Ortega. El opositor y director ejecutivo del partido político Alianza Cívica, Juan Sebastián Chamorro, consideró que el objetivo de la comparecencia Ortega fue darle “una prueba de vida a su militancia”, pero no para ponerse al frente de la pandemia.

«De lo menos que habló fue del coronavirus. Habló de los países ricos, del gasto militar, de bombas atómicas, de sistemas de salud privados, pero no menciono ni una sola medida para enfrentar la pandemia«, consideró el dirigente político.

Asimismo, el exembajador de Nicaragua ante la OEA, Mauricio Díaz, señaló que Ortega desperdició la ocasión para hablar de temas útiles. «Me parece que el Comandante Ortega nuevamente perdió la oportunidad de asumir un rol de líder frente a una crisis tan grave como la pandemia que está afectando a la humanidad«.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar