Actualidad Internacional

Naciones se esfuerzan para no bajar la guardia en la lucha contra el covid-19

Lejos de amainar el impacto global que ha generado la pandemia del coronavirus, la situación tiende a arreciar en todo el mundo, con la excepción de China, país en donde se origino la enfermedad, y que luego de cuatro meses procura muy lentamente volver a la normalidad.

El gigante asiático aseguró que tiene menos de 2.500 contagiados de coronavirus activos, mientras que en cuanto a los nuevos decesos, las autoridades locales contabilizaron 4 en las últimas horas, todos ellos en la cuna del covid-19, la ciudad china de Wuhan, donde también se encuentran 597 de los 633 pacientes que, según las cifras del Gobierno, se encuentran en estado grave.

Wuhan ve como de a poco empiezan a abrir mercados y pequeños negocios, aunque sus habitantes viven con el miedo de un repunte de la enfermedad.

«Vivimos aquí cerca, hemos venido a comprar un té con leche. Venimos andando porque preferimos no utilizar el autobús, a no ser que sea necesario. No hay mucha gente que lo utilice«, indicó una mujer residente de la ciudad.

Wuhan, foco de la pandemia, trata de a poco volver a la normalidad / Foto: EFE

Más de 35 mil decesos mundiales

De acuerdo con los más recientes datos, el número de fallecimientos en el planeta supera los 35 mil, mientras que las personas con el covid-19 ya sobrepasan las 740 mil, con realidades como la de Italia, en donde la enfermedad ha dejado ya más de 10 mil muertes, con cerca de 100 mil casos de contagios reportados, por debajo de Estados Unidos, que en los últimos días ha experimentado un acelerado crecimiento de casos de contagio que alcanzan los 150 mil, con más de 2.500 decesos, pero que según estimaciones del propio presidente Donald Trump, podrían llegar a más de 100 mil en los próximos meses.

Italia: momento histórico para Europa

Desde Italia, donde el número de fallecidos está por el orden de los 11 mil, con casi 100 mil contagiados, el primer ministro Giuseppe Conte advirtió que la UE se acerca a un punto de no retorno respecto a la confianza de sus ciudadanos y agregó que «el problema no es salir de la crisis, sino hacerlo cuanto antes».

«En este momento en Europa se juega una partida histórica. No es una crisis económica que haya tocado a algunos países menos virtuosos que otros. Aquí no hay una distinción que tenga que ver con sistemas financieros. Esto es una crisis sanitaria que ha terminado explotando en el campo económico y social», consideró el premier italiano.

Y en la región norteña de Lombardía, la más afectada por el coronavirus en Italia, «va por el buen camino» la lucha contra la pandemia, auguró su gobernador, Attilio Fontana, quien llamó a no bajar la guardia.

«Las indicaciones que me llegan es que vamos por el buen camino, mantenemos esa línea (del gráfico) que ya no sube, que no está aún bajando pero no está aumentando. Es la cosa positiva que vemos con interés, atención y esperanza«, dijo Fontana quien instó a a mantener la guardia y respetar las restricciones de movimiento y el aislamiento de las personas.

España pasa a China en contagiados

España superó este lunes a China en cuanto a número de contagiados, aunque su crecimiento se modera desde hace varias jornadas. En cuanto a fallecimientos, la cifra se sitúa en 7.340 óbitos derivados de la enfermedad.

Existe un cambio de tendencia en el incremento medio de casos diarios, pero lo que más preocupa ahora es la presión sobre las unidades de cuidados intenstivos (UCI), alertó la doctora María José Sierra, jefa de área del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias de España.

Sierra sustituyó al portavoz habitual del Ministerio de Sanidad para la pandemia, el doctor Fernando Simón, que este lunes dio positivo por coronavirus.

El país afronta la tercera semana de estado de alarma, con medidas drásticas que limitan los movimientos de personas y numerosas actividades económicas.

Para endurecer el confinamiento de la población, el Gobierno, que preside Pedro Sánchez, aprobó el domingo un decreto que paraliza todos los sectores no esenciales a partir de este lunes y hasta el 9 de abril.

Alemania mantiene cierre parcial

En cuanto a Alemania, país que ha recibido alabanzas por su gestión frente a la pandemia, y que registra hasta ahora más de 500 muertes y sobre los 60 mil casos de contagio, el Gobierno que preside la canciller Ángela Merkel, apuntó de que no se relajarán por el momento las medidas adoptadas, que implican un cierre parcial de la vida pública, y que debe contarse con que éste persistirá al menos hasta el 20 de abril.

«Se trata de salvar vidas. Sería cínico empezar a discutir sobre cuestiones de salud y a la vez dar prioridad a lo económico«, indicó el ministro de Finanzas y vicecanciller, el socialdemócrata Olaf Scholz.

Merkel pidió paciencia a sus compatriotas en un mensaje telefónico difundido el fin de semana. La líder alemana se encuentra desde hace una semana en cuarentena domiciliaria tras haber estado en contacto con un médico que dio positivo.

Merkel ha dado negativo en dos test consecutivos, pero se espera a nuevos análisis antes de descartar un contagio.

Las restricciones adoptadas por el Gobierno cuentan con la aprobación ciudadana. El bloque conservador de la canciller se sitúa en los sondeos en un 32% de intención de voto, el nivel más alto en tres años. Sus socios socialdemócratas han recuperado posiciones, tras meses de caída en picado, hasta quedar en el 19 %.

Francia: apoya con traslado de pacientes

Mientras en Francia, se acelera el traslado de enfermos desde los principales focos de la epidemia a zonas donde los hospitales no están sometidos a la misma presión, con trenes debidamente acondicionados desde el punto de vista médico.

Este domingo salieron hacia el oeste del país 36 pacientes de las ciudades de Nancy y Mulhouse en dos trenes de alta velocidad (TGV) que han sido adaptados para el viaje con equipos y personal de reanimación.

Del mismo modo, un avión del ejército de Alemania aterrizó este domingo en Estrasburgo, para evacuar a dos enfermos de coronavirus a un hospital del Ulm, en el suroeste de Alemania, una operación con una gran carga simbólica, que revela el nivel de cooperación entre ambas naciones. También las autoridades germanas apoyarán a las francesas con camas y respiradores.

Rusia: Cuarentena en todo el territorio

Por otra parte, en Rusia también se preparan para enfrentar la peor cara del covid-19. Con más de 17 millones de km² de extensión, el Gobierno ruso propuso expandir a todo el país la cuarentena obligatoria que entró este lunes en vigor en Moscú para frenar el avance del coronavirus.

«Pido a los dirigentes de las regiones de Rusia tomar nota de esa medida y estudiar su aplicación en sus territorios», dijo el primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, en una reunión de su Gabinete.

Según el jefe del Ejecutivo ruso, los pasos dados por Moscú, y seguidamente por las autoridades de la región de Moscú, «son una continuación lógica de la política del presidente para la lucha contra el coronavirus».

La semana pasada el presidente ruso, Vladímir Putin, anunció un conjunto de medidas que incluyen una «semana de vacaciones pagadas», aunque las autoridades insistieron en que hay que pasarla en casa y no salir con familiares y amigos.

Además, Moscú impuso la semana pasada el confinamiento obligatorio para mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas.

Según el decreto oficial, los 12 millones de moscovitas podrán salir de casa solo para comprar comida a la tienda más cercana, ir a la farmacia, sacar al perro, bajar la basura o desplazarse al trabajo con un pase especial.

Según las fuentes oficiales, la enfermedad ha dejado 9 muertes y más de 1.500 casos de contagios, cifras que las propias autoridades locales estiman que subirán, porque reconocen que hasta ahora no se han realizado de manera masiva las pruebas para determinar la presencia o no del covid-19 en la población.

Así luce este lunes la Plaza Roja de Moscú / Foto: EFE

Aumentan casos en Japón

Entretanto en Japón se da la particularidad desde que se anunció la semana pasada la suspensión de los Juegos Olímpicos Tokio 2020, el número de casos en la capital nipona ha aumentado de manera significativa, lo que ha obligado a la gobernadora de la urbe, Yuriko Koike, a pedir a los ciudadanos que se queden en sus casas.

En este sentido, desde el Parlamento algunas voces apuntan que este aumento de casos obedece a que el Gobierno minimizó la enfermedad y a su vez se tardó en tomar medidas estrictas de distanciamiento social, con la esperanza de que la cita olímpica podría comenzar el 24 de julio como se tenía previsto.

Asimismo, los expertos sanitarios han encontrado un aumento de casos no rastreables en Tokio, Osaka y otras zonas urbanas, indicios de una explosiva alza de contagios.

Por otro lado, el primer ministro de Canadá Justin Trudeau dijo que permanecerá en aislamiento autoimpuesto, aunque su esposa se haya recuperado del coronavirus que contrajo hace unas semanas.

Pese a que Sophie Gregoire Trudeau recibió el alta de sus médicos, el primer ministro, que no ha presentado síntomas, dijo que había estado «compartiendo el techo con alguien que dio positivo en covid-19«.

«Tengo que continuar en aislamiento para asegurarme que estamos siguiendo todos los protocolos y las recomendaciones del ministerio de Salud de Canadá«, afirmó Trudeau. El país norteamericano ha reportado hasta ahora 64 muertes y más de 6 mil casos de contagio.

Polémica en Brasil

La situación en Brasil, el país latinoamericano con más víctimas mortales (124) y casos confirmados (4.136), el panorama se ve salpicado por las divergencias entre la propias filas gubernamentales apropóito de la gestión de la pandemia. Por una parte, el mandatario Jair Bolsonaro insiste en su pensamiento de retornar a la normalidad cuanto antes sea posible y poner fin a las cuarentenas, posición antagónica a la expresada por algunos de los miembros de su Gobierno, en especial con la del ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, quien manifesrtó la necesidad de mantener el aislamiento social, incluso para los jóvenes, y subrayó que su equipo se guiará únicamente por la «ciencia».

Asimismo, Mandetta criticó las caravanas organizadas por seguidores de Bolsonaro contra las cuarentenas y rebajó la euforia en torno a la la cloroquina como solución mágica contra el coronavirus.

«La cloroquina no es el medicamento que vino para salvar a la humanidad«, apuntó Mandetta, en contraposición a Bolsonaro, quien aseguró que posee «informaciones precisas» de que la «cloroquina» presentaba «una gran tasa de éxitos» para enfermos de coronavirus.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba