Actualidad Internacional

Pakistán cierra el paso del Khyber, clave para la OTAN

Pakistán ha emprendido una operación militar a gran escala contra los talibanes en el distrito de Jamrud, que afecta al estratégico paso del Khyber, clave en el abastecimiento para las tropas de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán. «Los suministros estarán suspendidos hasta que limpiemos el área de militantes y bandidos», dijo ayer el administrador de Khyber, Tariq Hayat.

Este paso estratégico -que une Peshawar con la afgana Jalalabad- se encuentra en las áreas tribales de Pakistán, en las que el Gobierno de Islamabad apenas ejerce control. En ellas viven tribus pastunes y talibanes que las han convertido en su santuario tras la caída de su régimen a finales de 2001. Las fuerzas de seguridad paquistaníes atacaron con artillería, carros de combate y helicópteros. Al menos ocho personas perdieron la vida.

La situación empeoró tanto en noviembre que el general David Petraeus, que se encarga desde septiembre de la dirección de las guerras de Afganistán e Irak como jefe del Comando Central, dijo que era urgente hallar rutas alternativas (vía Tayikistán y Uzbekistán) en el suministro de las tropas en Afganistán. En las últimas semanas, más de 300 camiones y contenedores han sido destruidos por los talibanes, además de cientos de blindados Humvee.

Cerca del 80% del aprovisionamiento de las tropas extranjeras (65.000 soldados, más de la mitad de ellos estadounidenses) en Afganistán llega por mar al puerto paquistaní de Karachi y luego es transportado por tierra, la gran mayoría por el paso de Khyber. El paso de camiones había disminuido en los últimos días en un 80% (60 camiones de 300) debido a la protesta de los transportistas por la creciente inseguridad para sus chóferes, según la asociación de transportistas de Khyber.

Pakistán comienza esta ofensiva en la frontera con Afganistán mientras se mantiene la tensión con su otro vecino, la India, tras los ataques terroristas de Bombay en noviembre. Nueva Delhi culpa a Lashkar e Toiba, organización islamista que lucha por liberar a la Cachemira y que tiene base en Pakistán. Islamabad pidió ayer a Nueva Delhi que retire sus tropas de la frontera y que reinicie el diálogo. «La India dará un paso positivo si resitúa sus tropas a posiciones de tiempos de paz», dijo el ministro paquistaní de Exteriores, Shah Mehmood Qureshi.

La India negó que hubiera nuevos despliegues tras el atentado que dejó 179 muertos. «Éste no es un problema entre la India y Pakistán. Este ataque fue perpetrado por elementos que provienen de la tierra de Pakistán, y el Gobierno debe actuar contra ellos», aseguró el ministro indio de Exteriores, Pranab Mukherjee.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba