Actualidad Internacional

Panamá y EEUU firman Tratado de Libre Comercio

Panamá y EEUU alcanzaron ayer un Tratado de Libre Comercio (TLC) que reducirá los aranceles mutuos y facilitará los intercambios de bienes y servicios, pero cuyo capítulo laboral está sujeto a más negociaciones con el Congreso de EEUU.

El acuerdo pone fin a unas conversaciones que comenzaron en abril del 2004, pero que se atrasaron principalmente por las diferencias sobre las normas fito y zoosanitarias que regulan la elaboración de alimentos.

El gobierno del istmo también quiso esperar a que se celebrara un referendo sobre la expansión del Canal de Panamá.

»El momento político debía ser el correcto para Panamá», manifestó un alto funcionario de la Oficina de Comercio Exterior de EEUU (USTR, en inglés), quien no quiso ser identificado.

El TLC prevé la eliminación progresiva de la mayoría de los aranceles mutuos y otras barreras al comercio, así como el establecimiento de normas comunes de inversión y protección de la propiedad intelectual, entre otras medidas.

Para Estados Unidos, el TLC abrirá nuevas áreas de negocio en Panamá en el sector de los servicios, que supone el 80 por ciento de la economía del país del istmo, y reducirá las tasas aduaneras que gravan sus exportaciones.

Panamá no necesita en realidad esa reducción en EEUU, pues un 95 por ciento de sus productos actualmente no pagan aranceles al entrar en el país, gracias a varios programas de preferencias. Sin embargo, el TLC hará permanentes esas ventajas.

Además, Panamá temía que sin un TLC con EEUU los flujos de inversión y comercio se desviarían a los países vecinos de América Central, que sí cuentan con un acuerdo de este tipo con Washington.

Para entrar en vigor, el TLC debe ser ratificado por los legislativos de ambos países. En EEUU, la victoria de los demócratas en las elecciones de noviembre ha empeorado un clima de por sí adverso a los acuerdos comerciales.

El partido de la oposición se queja de que los acuerdos que EEUU ha negociado con países latinoamericanos en los últimos años, incluidos los de Perú y Colombia, aún pendientes de ratificación, no protegen lo suficiente los derechos de los trabajadores.

Por ello, aunque ayer se anunció el fin de las negociaciones del TLC entre EEUU y Panamá, ese tema está aún por definirse.

El pacto dará oportunidades »significativas» a las empresas estadounidenses para participar en la ampliación del Canal de Panamá, un proyecto que costará $5,250 millones, afirmó la representante estadounidnese de Comercio Exterior, Susan Schwah.

El acceso de compañías estadounidenses a esos contratos ha sido uno de los obstáculos de las negociaciones, pues el gobierno de Panamá no quería dar la impresión de que »devolvía» el canal a EEUU, según explicó una funcionaria del USTR, que pidió no ser identificada.

El arreglo fue reservar un 10 por ciento de esas obras para empresas panameñas.

Panamá se ha comprometido a fortalecer los controles en la elaboración de los alimentos y ha reconocido la salubridad de las instalaciones estadounidenses.

Para EEUU el punto flaco es el azúcar. El acuerdo aumentará la cuota exportadora de Panamá en 7,000 toneladas anuales, pero no habrá nunca libre comercio, según una funcionaria del USTR.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar