Actualidad Internacional

Pandemia sigue atacando a España e Italia pero las cifras tienden a descender

España, uno de los países más severamente castigados por la pandemia del coronavirus, vive una Semana Santa especial, sin vacaciones ni celebraciones religiosas y con la gran mayoría de la población confinada en sus viviendas, mientras observa esperanzada una mejoría progresiva en las cifras en la incidencia el covid-19.

De acuerdo con los datos a conocer ese lunes por las autoridades locales, 637 fueron las personas que fallecieron en las últimas 24 horas (12.418 decesos en total), el registro más bajo desde el 24 de marzo. Del mismo modo, los casos de contagio suman 135.032, con un incremento diario del 3,2 %, el menor desde el inicio de la expansión del virus en España, y también el número ritmo de pacientes ingresados en cuidados intensivos.

El menor ritmo de contagios se vio reflejado también en la presión sobre los hospitales, más leve el fin de semana, después de días al límite, sobre todo en las camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), que hizo temer el colapso del sistema sanitario en las regiones más afectadas como la Comunidad de Madrid y Cataluña.

En este sentido, con el fin de consolidar esta tendencia y comenzar el descenso de casos, el Gobierno se plantea extender la aplicación de test rápidos para poder detectar nuevos contagios y proceder a su aislamiento, para lo que repartirá un millón de estas pruebas, según anunció este domingo el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, a los presidentes de todas las regiones españolas, con los que dialogó por videoconferencia.

Estos test irán dirigidos inicialmente a hospitales y colectivos vulnerables, como las residencias de mayores, según indicó el Ministerio de Sanidad.

Estudian flexibilización

Viendo que por fin la curva de nuevos contagios se está controlando, el Gobierno español está planificando ya la estrategia de salida del confinamiento, pero de forma gradual y progresiva para evitar una recaída.

El confinamiento español, aplicado desde el 14 de marzo, es de los más estrictos en el mundo y solo permite salir a trabajar a quienes realizan labores en sectores esenciales, como alimentación, energía, transporte, sanidad o seguridad. La gran mayoría de los ciudadanos deben permanecer en sus viviendas y solo pueden salir brevemente a comprar alimentos o pasear a sus mascotas.

En la nueva etapa se necesitará «tanta o más disciplina que en la anterior», recalcó este lunes el ministro de Sanidad, quien recordó que «nos enfrentamos a la mayor emergencia sanitaria en cien años, en España y en el mundo».

En todo caso, estas medidas se realizarán posterior a la Semana Mayor, lo que priva a los españoles de tomarse unas vacaciones o de celebrar los rituales tradicionales en esta época.

Italia en similar tono

Mientras en Italia, se contabilizaron 636 víctimas fatales en las últimas 24 horas, cifra superior a las 525 reportadas en el anterior periodo, que había sido la más baja en casi tres semanas.

Los casos totales desde que se detectó el virus el 21 de febrero son 132.547, 3.599 más respecto al domingo pero una cifra inferior al día anterior, lo que parece confirmar una tendencia a la baja de los contagios en Italia, según los datos proporcionados este lunes por Protección Civil.

Analizando estos datos, el neumólogo Luca Richeldi señaló que «los datos confirman sustancialmente la tendencia reconfortante» bajista que se ha registrado en los últimos días y que «demuestra que las medidas de confinamiento están dando resultados» en Italia.

El Gobierno italiano aprobó un confinamiento total nacional y la suspensión de todas las actividades productivas no esenciales hasta el 13 de abril para intentar contener el virus, aunque en el país se da por descontado que se alargará hasta mayo, tal y como ha recomendado Protección Civil.

Richeldi subrayó que la decisión de ampliar el aislamiento será del Gobierno, pero destacó que aunque los datos son alentadores no deben provocar una reducción de la atención y la prevención mantenidas hasta ahora.

Indicó que desde el 30 de marzo al 6 de abril, Italia contabiliza un 90 % menos de hospitalizados y también está reduciendo el número de personas que necesitan atención en las unidades de cuidados intensivos, lo que permite que los hospitales dejen de estar al límite de su capacidad, como han estado en las últimas semanas.

«La tendencia es menos marcada en el caso de los fallecidos, pero semanalmente la disminución es superior al 20 %«, añadió el especialista.

Sube popularidad de Conte

En este marco, el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, señaló que las medidas tomadas por su gestión han sido justas, pero que todavía no puede especificar cuándo empezarán a flexibilizarse.

La labor de Conte es respaldada por sus connacionales. Según un reciente estudio, más del 75% de los ciudadanos comparte las medidas implementadas por el Gobierno italiano, mientras que solo el 15%, considera que el método del Ejecutivo para frenar la pandemia es muy duro.

Una pancarta que evoca al expresidente italiano Sandro Pertini busca reforzar el ánimo de un país ante los embates del coronavirus / Foto: EFE

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar