Actualidad Internacional

Papa Francisco pide una justa distribución de las vacunas contra el covid-19

Así lo expresó durante la tradicional bendición Urbi et Orbi (a la ciudad de Roma y al mundo) del domingo de la Pascua de Resurrección

Por segundo año consecutivo, la tradicional bendición Urbi et Orbi (a la ciudad de Roma y al mundo) se ve condicionada por la pandemia. A respecto, el papa Francisco instó a la comunidad internacional a «un compromiso común para superar los retrasos» en la distribución de la vacunas del coronavirus y a «promover su reparto, especialmente en los países más pobres«, en el mensaje de Pascua que pronunció desde el interior de una vacía basílica de San Pedro.

Tras celebrar la misa del Domingo de Resurrección dentro de la basílica -no desde el balcón de la fachada de San Pedro como marca la tradición debido a que toda Italia está confinada estos días- Francisco rogó que «el Señor dé consuelo y sostenga las fatigas de los médicos y enfermeros» y destacó que «todas las personas, especialmente las más frágiles, precisan asistencia y tienen derecho a acceder a los tratamientos necesarios«.

El sumo pontífice resaltó que «esto es aún más evidente en este momento en que todos estamos llamados a combatir la pandemia y las vacunas son una herramienta esencial en esta lucha«.

La esperanza de Cristo resucitado

El papa Francisco expresó que «Cristo resucitado es esperanza para todos los que aún sufren a causa de la pandemia, para los enfermos y para los que perdieron a un ser querido«.

Y aseguró que «el Crucificado Resucitado es consuelo para quienes han perdido el trabajo o atraviesan serias dificultades económicas y carecen de una protección social adecuada«, al tiempo que abogó para que «el Señor inspire la acción de las autoridades públicas para que todos, especialmente las familias más necesitadas, reciban la ayuda imprescindible para un sustento adecuado«.

Francisco recordó que «desgraciadamente, la pandemia ha aumentado dramáticamente el número de pobres y la desesperación de miles de personas» y pidió esperanza «para tantos jóvenes que se han visto obligados a pasar largas temporadas sin asistir a la escuela o a la universidad, y sin poder compartir el tiempo con los amigos«.

Porque, destacó, «todos necesitamos experimentar relaciones humanas reales y no sólo virtuales, especialmente en la edad en que se forman el carácter y la personalidad«.

Guerras y violencia

Por otro lado, en su mensaje el santo padre advirtió que «todavía hay demasiadas guerras y demasiada violencia en el mundo» por lo que rezó para «que el Señor, que es nuestra paz, nos ayude a vencer la mentalidad de la guerra» y que conceda a cuantos son prisioneros en los conflictos «que puedan volver sanos y salvos con sus familias«, así como también que «inspire a los líderes de todo el mundo para que se frene la carrera armamentista«.

Francisco tuvo palabras para el pueblo de Haití, al pedir «que no se vea abrumado por las dificultades, sino que mire al futuro con confianza y esperanza«.

Sin embargo, esta vez, no hubo mención a ningún país de Latinoamérica como en las ocasiones anteriores, en los que incluso se ha referido a la situación venezolana.

También mostró su cercanía a los jóvenes de Birmania, «que están comprometidos con la democracia, haciendo oír su voz de forma pacífica, sabiendo que el odio sólo puede disiparse con el amor«, en un nuevo mensaje al respecto de la situación en Birmania tras el golpe de Estado militar.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba