ActualidadActualidad Internacional

Papa Francisco preside un Via Crucis por los migrantes

El papa Francisco presidió este viernes el rito del Via Crucis del Viernes Santo en honor a los migrantes y lamentó que a menudo encuentren las puertas cerradas de los países a los que intentan llegar «por el miedo y los corazones blindados de cálculos políticos».

Francisco presidió este Via Crucis frente al Coliseo romano, símbolo de la persecución y del sufrimiento de los primeros cristianos, y ante miles de personas que se habían congregado en las proximidades horas antes y que asistieron al rito portando numerosas velas.

Durante su oración, Jorge Bergoglio rechazó las injusticias sociales a las que se refirió como cruces del mundo y entre ellas citó la codicia y el poder y a «la humanidad que vaga en la oscuridad de la incertidumbre y en la oscuridad de la cultura del momento».

También deploró el hecho de que haya familias que se vean «destruidas por la traición, por las seducciones del maligno» o por el egoísmo, que existan personas «hambrientas de pan y de amor», gentes «abandonadas incluso por sus propios hijos y parientes», y personas que «no tienen el consuelo de la fe».

Habló al mismo tiempo de los «pueblos sedientos de justicia y paz», y se acordó de los «ancianos que se arrastran bajo el peso de los años y la soledad», pero también de los niños «heridos en su inocencia y en su pureza».

Como ya ha hecho en anteriores ocasiones a lo largo de su pontificado, criticó que en las sociedades actuales haya personas que son rechazadas y marginadas.

En este sentido, dirigió un mensaje a los creyentes que, teniendo fe y «tratando de vivir de acuerdo» a la palabra de Dios, «se encuentran marginados y dejados de lado incluso por sus familiares y sus compañeros», y también a los consagrados que intentan llevar la luz de Dios en el mundo y se sienten ridiculizados y humillados.

Francisco acabó su plegaria repudiando las debilidades de los seres humanos, su hipocresía, sus traiciones, sus pecados y sus promesas rotas.

La zona que rodea el Coliseo había sido acordonada con un férreo dispositivo policial y cortada al tráfico varias horas antes para garantizar la seguridad.

Bergoglio asistió en profundo recogimiento al recorrido de la cruz, que discurrió por el interior del Coliseo -el famoso anfiteatro Flavio, que recuerda los sufrimientos de los primeros cristianos-, continuó por delante del Arco de Trajano y concluyó en la colina del Palatino.

La cruz avanzó este camino mientras se leían las meditaciones de las catorce estaciones, que este año han corrido a cargo de la monja italiana Eugenia Bonetti, misionera de la Consolata y conocida por haber dedicado su vida a luchar contra la trata de personas.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar