Actualidad Internacional

Papa llegó a Brasil para apuntalar catolicismo

Labor misionera. En su primer viaje a América, el Papa en Brasil evita que baje la cifra de católicos.

Visita. El Pontífice busca reactivar la fe católica en Brasil.

Miles de fieles católicos recibieron ayer al papa Benedicto XVI en Sao Paulo, en su primera visita a Latinoamérica y sexta al exterior en sus dos años de pontificado, con la intención de realizar una labor misionera para contener la pérdida de católicos que emigran a otras religiones en el país con la mayor población católica del mundo.

Joseph Ratzinger planteó la condena al aborto y un llamado a Brasil para que sirva de puente con el resto de América.

Anunció que plantearía sobre la disminución de fieles de su Iglesia en una cita de obispos latinoamericanos y caribeños en la ciudad de Aparecida, Brasil.

Advirtió a Brasil sobre la exclusión a la Teología de la Liberación, corriente surgida en Latinoamérica que da preferencia a los pobres.

El avión de Alitalia tocó la pista del aeropuerto internacional de Guarulhos a las 16:10 (14:00 de Ecuador), con 20 minutos de adelanto, con las banderas de Brasil y del Vaticano flameando en la cabina de comando.

Luego de unos minutos de espera apareció el Pontífice todo vestido de blanco, con una sencilla estola y solideo del mismo color y un crucifijo colgado del pecho. En la pista fue recibido por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva y su esposa Marisa Leticia y la plana mayor de la Iglesia brasileña y continental.

Decenas de millones de latinoamericanos dejaron el rebaño católico por ramas protestantes, como el pentecostalismo o el grupo Pare de Sufrir.

Antes de su arribo el Papa manifestó que plantearía el tema de la disminución de los fieles de su Iglesia en una conferencia de obispos latinoamericanos y caribeños en la ciudad de Aparecida, Brasil. “Esta es nuestra preocupación común. Necesitamos hallar una respuesta convincente”, dijo.

Ayer, una multitud aplaudió alegre al Papa cuando salió para dar su bendición por primera vez desde un balcón del Monasterio de San Benedicto.

Entre las actividades del Papa durante cinco días en Brasil están previstas la canonización, mañana, de Frei Galvao, el primer santo nacido en Brasil y la inauguración, el domingo, en el santuario mariano de Aparecida, de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe (Celam) que trazará el curso de la Iglesia la próxima década. Además hablará con jóvenes y visitará un centro de drogadictos e intoxicados.

En su primer discurso frente a las autoridades políticas y religiosas dijo que Brasil ocupa un lugar muy especial en el corazón del Papa, no solo porque nació cristiano y porque posee hoy el mayor número de católicos, sino sobre todo porque es una nación rica en potencialidades. Benedicto habló de pie sobre una tarima, en otro extremo de la cual estaba el presidente brasileño.

Este país, agregó el Papa, deberá servir de cuna para las propuestas eclesiales que, Dios quiera, podrán dar un nuevo vigor y empuje misionero a este continente.

Benedicto, en su breve mensaje en portugués, expresó que la identidad cristiana de Brasil al promover el respeto por la vida, desde su concepción hasta su natural declinación, como exigencia propia de la naturaleza humana, hará también de la promoción de la persona humana el eje de la solidaridad, especialmente con los pobres y desamparados.

“Me siento muy feliz de estar aquí. Sé que el alma de este pueblo y de toda América Latina custodia valores radicalmente cristianos que jamás serán cancelados”, señaló Ratzinger.

Lula dijo al Pontífice que su país lo recibe con los brazos abiertos.

Es el sexto viaje internacional de Benedicto, quien ha viajado dos veces a Alemania y una vez a Polonia, España y Turquía.

Luego de la ceremonia de bienvenida, el Papa abordó un helicóptero hasta el aeropuerto Campo de Marte para recibir la llave de la ciudad de manos del alcalde de Sao Paulo, Gilberto Kassab, mientras un coro juvenil entonaba himnos.

Más adelante debía dirigirse al Monasterio de San Benedicto para pasar la noche.

CITAS DEL OBISPO: Otras Conferencias

Río de Janeiro, Brasil
En 1955. Pidió más participación de los laicos y la promoción del humanismo cristiano en América Latina. Se trató la escasez de sacerdotes, la educación religiosa y los problemas espirituales y materiales de indígenas y “gente de color”.

Medellín, Colombia (1968)
Influida por el Concilio Vaticano II y la preocupación por la injusticia social. Con muchas reflexiones de teólogos latinoamericanos. Criticó la injusticia de las estructuras sociales en la región e hizo una “opción preferencial por los pobres”, originando la discusión de la Teología de la Liberación.

Puebla, México
En 1979. Juan Pablo II hizo su primer viaje a América Latina, en el auge de dictaduras militares y guerrillas. Los obispos evitaron un texto proselitista. El Papa instó a buscar la “liberación” más evangélica que política.

Santo Domingo
En 1992. Recordó los cinco siglos de evangelización en América y pidió perdón por los excesos cometidos. Propuso revitalizar el cristianismo en el continente.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba