Actualidad Internacional

Paulson advierte por el creciente resentimiento de Estados Unidos contra China

En declaraciones preparadas para la apertura de unas conversaciones de dos días de duración entre las autoridades estadounidenses y chinas en Washington, Paulson dijo que ambas naciones enfrentan desafíos de proteccionismo doméstico y dudas sobre las ventajas del comercio y la globalización.

«Existe un creciente escepticismo en cada país sobre las intenciones del otro,» dijo Paulson.

«Desafortunadamente, en Estados Unidos esto se manifiesta como un sentimiento contra China, a medida que China se transforma en un símbolo de la desventaja real e imaginaria de la competencia global,» sostuvo.

«Ese argumento está alimentado por la evidencia de los persistentes desequilibrios comerciales y financieros,» dijo Paulson.

El funcionario agregó que si bien los funcionarios estadounidenses y chinos pueden acordar la dirección de las reformas y otros esfuerzos para abrir la economía china, el ritmo de esos cambios debe acelerarse.

La delegación china

Entre los miembros de la delegación china que participan en esta segunda ronda del Diálogo Económico Estratégico con Estados Unidos, se encuentran el Ministro de Comercio, Bo Xilai; el de Reforma y Desarrollo, Ma Kai; o el gobernador del banco central chino, Zhou Xiaochuan.

Wu y su equipo intentarán enfriar el punto de ebullición al que ha llegado la relación bilateral después de que en abril Washington denunciara a China ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) por su piratería, que supone pérdidas de hasta un 90 por ciento en audiovisuales y software en el país asiático.

China espera mayor presión que la recibida en la primera ronda en diciembre, cuando el equipo de Bush, encabezado por el secretario del Tesoro Henry Paulson , viajó a Pekín .

En esta ocasión la presión demócrata en el Congreso y en la Cámara de Representantes para que Paulson aplique mano dura con China ha llegado hasta la amenaza de imponer sanciones económicas contra los productos chinos.

El déficit comercial de Estados Unidos con China, que el año pasado alcanzó los 232.500 millones de dólares (seis veces más que en 2000), la apertura del sector financiero chino, la piratería, la seguridad energética y los vuelos directos entre ambos países serán los temas a tratar en estas reuniones.

Como gesto habitual previo al encuentro y para rebajar tensiones, el Banco Popular de China (PBOC, central) anunció el viernes que ampliaría desde el 21 de Mayo la banda de flotación del renminbi con respecto al dólar desde un 0,3 por ciento diario hasta un 0,5, y hoy la moneda china logró un nuevo récord de 7,6652 unidades por billete verde.

En Estados Unidos, se estima que el renminbi se mantiene de forma artificial un 40 por ciento más barato que su precio real para favorecer las exportaciones chinas.

Como gesto significativo y de buena voluntad, Washington exige que el yuan se revalúe un 10 por ciento rápidamente, después de que desde 2005 se haya encarecido tan solo en un 8 por ciento.

A estas exigencias, destinadas a reducir las exportaciones chinas, Pekín responde que revaluará gradualmente, ya que una rápida apreciación causaría pérdidas de millones de puestos de trabajo en los sectores manufactureros y exportadores chinos.

Está previsto que la viceprimera ministra Wu Yi y su equipo se reúnan también con el presidente de EEUU, George W. Bush, y con el presidente de la Reserva Federal, Ben S. Bernanke.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba