Actualidad Internacional

Pistoleros de Zarqaui asesinan a un diplomático norteamericano en Bagdad

El jefe de la diplomacia norteamericana, Colin Powell, anunció ayer el asesinato en Bagdad del diplomático norteamericano, Jim Mollen, quien trabajaba en Irak desde hacía un año. «El sacrificio de Jim no habrá sido en vano», declaró Powell, quien añadió que Mollen «ayudó a reconstruir un país con un pueblo cautivo que ha sufrido mucho durante mucho tiempo».

El diario The Washington Post indicó que Mollen fue asesinado cuando circulaba en su vehículo a poco más de un kilómetro de distancia de la denominada «Zona Verde», de seguridad, de la capital iraquí. Durante las elecciones presidenciales de 2000, el diplomático hizo campaña a favor de George W. Bush, recordó por su parte The Press and Sun Bulletin, diario local de Binghamton.

El asesinato del diplomático ha sido reivindicado por el terrorista jordano Abu Musab al-Zarqaui a través de un mensaje difundido en Internet en el que dice que «los leones de Al Qaida han matado en Bagdad a un estadounidense que trabajaba como consejero de los ministerios de Educación e Investigación Científica».

No obstante, en el marco de la ofensiva lanzada por las tropas norteamericanas contra la guerrilla, ayer se anunció la detención en la ciudad de Mosul de Abu Said, supuesto lugarteniente de Zarqaui. Las fuerzas estadounidenses asimismo afirmaron haber descubierto en una mezquita de Faluya «el mayor arsenal de armas encontrado hasta ahora en Irak».

Aparte de un «laboratorio móvil» para la fabricación de bombas y de varias minas anticarro, en el arsenal se descubrió también un manual sobre la utilización de ántrax y otros elementos químicos.

El asalto de Faluya es justificado por las fuerzas norteamericanas como necesario para detener los secuestros, decapitaciones y acciones terroristas que azotan el país. Pero ha sido una operación con un altísimo coste en vidas. Al menos 2.085 personas habrían muerto durante el asalto, según el secretario iraquí para la Seguridad Nacional, Kasem Daud, quien dijo que es imposible saber cuántos civiles hay entre los muertos, ya que la mayoría ni siquiera pueden ser identificados.

Triángulo de la muerte

La ofensiva de Faluya prosigue a su vez con la operación desarrollada en el denominado Triángulo de la muerte, al sur de Bagdad, en la provincia de Babilonia, donde ya han sido detenidos 116 sospechosos. Lo que aún no ha conseguido parar la violencia, ya que la explosión de dos coches bomba en Samarra causó ayer la muerte de dos personas y dieciséis heridos.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba