Actualidad Internacional

Presidente de Tunez abandona el poder tras fuertes disturbios callejeros

Después de 23 años de gobernar con mano de hierro, el presidente de Túnez , Ben Alí, fue depuesto el viernes por una serie de violentas protestas contra el creciente desempleo y la corrupción.

En un hecho prácticamente sin precedentes en la historia árabe, el levantamiento populista envió un mensaje a los gobiernos autoritarios que dominan la región.

La oficina del rey saudí Abdalá confirmó el sábado por la mañana que el presidente depuesto Zine El Abidine Ben Alí y su familia habían llegado a Arabia Saudí, tras horas de misterio sobre su paradero.

«Como resultado del respeto que tiene el reino saudí por las circunstancias excepcionales por las que pasa el pueblo tunecino y por su deseo de que vuelvan la paz y la seguridad a Túnez, le hemos dado la bienvenida a él», señaló el comunicado.

Pese al júbilo que mostraron muchos manifestantes tunecinos por la caída de Ben Alí, el país enfrentaba incertidumbre. La nación quedó provisionalmente a cargo del primer ministro. Se desconocía el papel del ejército en la transición o si la salida de Ben Alí bastaría para restaurar la calma.

Miles de manifestantes de todas las clases sociales se congregaron en la capital el viernes para exigir la salida de Ben Alí, tras semanas de protestas en todo el país. El primer ministro Mohamed Ghannouchi anunció en televisión estatal que tomaba el poder.

El cambio de mando en la nación norafricana, conocida por sus ruinas antiguas y playas sobre el Mediterráneo, seguramente tendría repercusiones en los países árabes y en todo al mundo, al demostrar que la furia de la población puede derrocar a un mandatario tan poderoso como Ben Alí.

El presidente intentó en vano mantenerse en el poder cuando los disturbios sacudían al país el viernes. Declaró un estado de emergencia, disolvió el gobierno y prometió elecciones parlamentarias en menos de seis meses.

El jueves, había prometido no presentarse a la reelección en 2014 y redujo los precios de alimentos básicos, como el pan, la leche y el azúcar.

Aún así, el viernes se produjeron las manifestaciones más grandes en varias décadas. La policía chocó en repetidas ocasiones con los manifestantes y algunos de éstos se treparon a las paredes del temido ministerio del Interior, donde según denuncias se torturaba a los detenidos durante años. Nubes de gas lacrimógeno y humo negro pendían sobre la ciudad, mientras las compañías turísticas evacuaban a miles de extranjeros.

Horas antes, el aeropuerto había sido cerrado en medio de versiones no confirmadas de que Ben Alí había dejado el país.

«Asumo en forma temporal las responsabilidades de conducir al país en este momento difícil para ayudar a que vuelva la seguridad», dijo Ghannouchi en un discurso solemne. «Prometo, al tomar esta responsabilidad, respetar la Constitución y trabajar para reformar los temas económicos y sociales con cuidado y consultar a todas las partes».

Ben Alí, de 74 años, llegó al poder en un golpe de estado no violento en 1987, cuando tomó el gobierno de manos de Habib Bourguiba, fundador del país que ostentaba el título de «Presidente de por vida». Luego que Túnez se independizó de Francia en 1956, Bourguiba intentó acercar al país musulmán a Occidente.

Ben Alí derrocó a Bourguiba por «incompetencia», al decir que se había vuelto demasiado viejo y enfermo para gobernar. Prometió que su gobierno «abriría los horizontes de una vida política verdaderamente democrática y evolucionada».

Sin embargo, tras un breve período de reformas iniciales, la evolución política de Túnez se detuvo.

Un despacho diplomático estadounidense filtrado por el sitio WikiLeaks dijo que Túnez era un «estado policial» y que Ben Alí no estaba al tanto de las preferencias de la población.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar