Actualidad Internacional

Presidentes de la región critican a Maduro en Cumbre Iberoamericana

Con distintos matices, Colombia, Ecuador, Chile y Uruguay condenaron a Maduro y rechazaron la presencia de su representante en la cita, Delcy Rodríguez

La XXVII Cumbre Iberoamericana celebrada este miércoles de manera semi presencial en el Principado de Andorra fue el escenario para que varios mandatarios latinoamericanos manifestaran su rechazo a la gestión de Nicolás Maduro, quien rehusó a estar presente en el evento y fue representado por su vicepresidenta, Delcy Rodríguez, quien atacó con dureza al presidente colombiano, Iván Duque.

Precisamente el jefe de la Casa de Nariño encabezó el coro de críticas al madurismo, señalando que «Iberoamérica debe seguir elevando la voz para denunciar aquellos atropellos de la dictadura que hoy oprimen a tantos ciudadanos y que actúan en connivencia con tantos grupos armados ilegales«.

Duque apuntó que «hacemos el llamado a que aquí, todos unidos en la reactivación de nuestras economías, en la vacunación masiva, en la transformación social, no dejemos de lado la preocupación por esta crisis humanitaria y migratoria, pero también ponerle fin a la causa de la misma, que es la más opresora de las dictaduras que hayamos visto en nuestra región”, en evidente referencia al estamento en el poder desde Miraflores.

Derechos humanos y democracia

Por Ecuador, Lenín Moreno, que dejará la presidencia el próximo 24 de mayo, rechazó la presencia de Delcy Rodríguez en la Cumbre. «No puedo aceptar que se incorpore a la delegada de un gobierno que no cumple ni la ética política, ni el buen gobierno y mucho menos el respeto a los derechos humanos«, apuntó el jefe de Estado ecuatoriano.

Entretanto, el mandatario chileno Sebastián Piñera también hizo mención a nuestro país durante su intervención en la Cumbre Iberoamericana. «Instamos a Venezuela a asumir un pleno y total compromiso con los valores de la libertad, el estado de derecho, la democracia y los derechos humanos”, manifestó el inquilino del Palacio de la Moneda.

Del mismo, el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, tocó el tema Venezuela en su turno de palabra: «Apelando a la oportunidad que tiene el señor Maduro o quien lo represente, quiero aprovechar la oportunidad para decirle en nombre de nuestro gobierno que le debe abrir las puertas, que le debe abrir la ventana urgentemente a la democracia«.

Mientras, sin aludir a Maduro, el presidente de transición de Perú, Francisco Sagasti, apeló a la solidaridad internacional para «superar una crisis que ha llevado al destierro a millones de venezolanos«.

Respuesta de Delcy y defensa cubana

En la acera contraria, Delcy Rodríguez empezó su intervención en la Cumbre de Andorra pidiendo «excusas por voces menores de intolerancia de la subregión de nuestra Sudamérica«, para luego cargar contra el presidente de Colombia.

«Duque es un terrible, patético facsímil del fracaso, el fracaso para garantizar la paz al pueblo de Colombia, el fracaso para erradicar los cultivos de la droga«, señaló la funcionaria madurista, quien agregó que el mundo no solo sufre problemas de salud pública por la pandemia, sino también por el auge del narcotráfico en el vecino país, del que responsabilizó al Gobierno de Duque.

Por otro lado, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, no desaprovechó la presencia de los gobernantes de la región para indicar que sería «útil y sincero» que Iberoamérica reconozca el fracaso de la estrategia de Estados Unidos respecto a Venezuela.

Asimismo, Díaz-Canel afirmó que «es injusto culpar al Gobierno venezolano de la situación económica y social» por la que atraviesa, de la que culpó precisamente a Estados Unidos y a «varios de sus aliados» por haber aplicado «crueles medidas unilaterales» contra la gestión de Nicolás Maduro, a quien llamó «presidente constitucional«.

La Cumbre de las vacunas

Lo cierto es que más allá del tema de Venezuela, la cita organizada por Andorra se convirtió en la Cumbre de las vacunas, cuando Iberoamérica acordó presentarse a la comunidad internacional con «una sola voz» para defender un acceso equitativo y universal.

En este sentido, España ofreció la donación de entre el 5 y el 10% de las dosis que reciba el país este año, lo que supondrá entorno a 7,5 millones de vacunas al final de 2021, según anunció el presidente Pedro Sánchez.

Dichos virales serán suministrados cuando al menos el 50% de la población española esté vacunada y se distribuirán a través de la Organización Mundial de la Salud, el mecanismo Covax, y el apoyo de la Organización Panamericana de Salud que distribuirá las vacunas «según las necesidades» de cada país.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba