Actualidad Internacional

Protestas en Bielorrusia tras cuestionado triunfo de Lukashenko en presidenciales

En medio de sospechas de fraude, detenciones de opositores y periodistas, y bloqueo de internet, el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, fue reelegido este domingo con el 80,23 % de los votos, según los datos oficiales aún no definitivos ofrecidos el lunes por la Comisión Electoral Central, un resultado que provocó que manifestantes salieran a las calles de Minsk, la capital bielorrusa, por lo que consideran un evento electoral «amañado» que reelige a un reconocido aliado de Nicolás Maduro, y en su momento, de Hugo Chavez.

Luego de Lukashenko, de 65 años y en el poder desde 1994, la abanderada de la oposición, Svetlana Tijanóvskaya, obtuvo el 9,9 %, y la opción «Contra todos los candidatos», que contempla la legislación electoral bielorrusa, consiguió el 6,02 %, y los otros tres candidatos en liza se repartieron el 4,8 % restante.

Tijanóvskaya rechazó este lunes los resultados e instó a Lukashenko, declarado vencedor por las autoridades, a ceder los mandos del país. «El poder debe reflexionar sobre cómo cedernos el poder. Me considero vencedora de la elección», dijo la líder opositora.

La candidata opositora, Svetlana Tijanóvskaya, anunció que no reconocerá los resultados / Foto: EFE

Socio «bolivariano»

Lukashenko fue en su momento aliado del expresidente Hugo Chavez y ahora lo es de Nicolás Maduro, que estuvo de visita en Bielorrusia en 2017 y se reunió con el cuestionado mandatario.

Según la gestión madurista, son más de 200 proyectos en materia de políticas de integración y acercamiento, comercio, trasferencia de tecnología, industria, hidrocarburos, infraestructura, intercambios de experiencias en el área militar y cooperación en el área educativa y cultural que hay entre ambos países.

Descontento popular

Los resultados electorales dados a conocer contrastan con el gran descontento popular provocado por la gestión de Lukashenko durante la pandemia de coronavirus en Bielorrusia, que suma casi 70.000 contagios y 587 muertos.

«En nuestro país no ha muerto ni una sola persona de coronavirus. ¡Ni una sola!», afirmó Lukashenko, unas declaraciones que dieron la vuelta al mundo y propiciaron una visita de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

A esto se suma el estancamiento económico -el Banco Mundial ha pronosticado una contracción del 4 %, la mayor caída en veinticinco años- y la indignación por las detenciones masivas de activistas, periodistas y observadores.

Asimismo, en los últimos arreció la persecución política. Dos de los rivales más fuertes de Lukashenko fueron encarcelados antes de las elecciones y un tercer candidato potencial, el que fuera embajador de Bielorrusia en Estados Unidos, Valery Tsepkalo, huyó a Rusia después de recibir un aviso de que él también sería arrestado en breve.

Presunto fraude

Más del 41 % de los bielorrusos votó por adelantado, un instrumento de fraude, según la oposición y los observadores independientes.

Por eso, la oposición llamó a sus partidarios a votar exclusivamente el domingo, con lo que la nota dominante fueron las grandes colas frente a los colegios, incluido el habilitado en la embajada bielorrusa en Moscú.

La oposición decidió realizar un recuento paralelo por medio un programa informático Golos (Voto) en el que se registró más de un millón de personas, que debían enviar una foto con su sufragio.

No obstante, la jornada estuvo marcada por el bloqueo de internet, lo que dificultó el acceso a medios independientes, como Nasha Niva y Tut.by, el recuento paralelo y la movilización opositora en las redes sociales.

Protestas en la calle

Tras cerrarse los colegios y publicarse los sondeos que otorgaban la victoria a Lukashenko, activistas opositores se congregaron en torno a varios colegios electorales, pese a las advertencias de las autoridades.

Varios opositores fueron detenidos y se produjeron enfrentamientos violentos entre manifestantes y efectivos antidisturbios tanto en la capital bielorrusa, Minsk, como en las ciudades Grodno o Brest del interior del país.

El ministerio del Interior anunció que unos 3.000 manifestantes antigubernamentales fueron detenidos y decenas de personas resultaron heridas en la noche del domingo al lunes, pero negó que haya muertos, auque las informaciones son confusas debido al bloqueo informativo aplicado desde el alto poder.

Comunidad Europea se manifiesta

Entretanto, el viejo continente reacciona. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, condenó este lunes la represión en curso en Bielorrusia y reclamó un recuento «exacto» de los votos emitidos en las elecciones presidenciales.

«El acoso y la represión violenta de manifestantes pacíficos no son aceptables en Europa. Convoco a las autoridades de Bielorrusia a vigilar que los votos de la elección sean contados y publicados con exactitud», pidió a través de un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

Luego de conocerse los primeros resultados, se produjeron choques entre manifestantes y la policía / Foto: EFE

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba