Actualidad Internacional

Colombia: siete fallecidos en protestas tras muerte de un hombre por abuso policial

Tiempos revueltos en el vecino país. La muerte de Javier Ordóñez, un hombre de 46 años, que fue sometido con brutalidad y el uso repetido de una pistola eléctrica tipo «táser» por dos policías en Bogotá, desató este miércoles protestas violentas en la capital de Colombia, que dejaron al menos siete personas fallecidas, 55 manifestantes heridos, así como 99 uniformados.

«Por favor, ya», agente, le ruego», fueron las frases que dijo Ordoñez -abogado, padre de dos hijos y que se dedicaba a conducir un taxi para llevar el sustento a su hogar- cuando estaba inmovilizado por dos agentes en una calle del barrio Santa Cecilia, en el occidente de la capital colombiana y que provocaron la indignación entre los ciudadanos que protestaron frente a Comandos de Acción Inmediata (CAI) de la Policía.

En esos puestos, de los cuales hay decenas en los barrios de las ciudades, los manifestantes, jóvenes en su mayoría, les gritaron «asesinos, asesinos» a los uniformados y comenzaron a arrojar todo tipo de objetos contra la infraestructura policial.

Javier Ordóñez, el hombre que perdió la vida por los excesos de la Policía de Bogotá / Foto: Agencias

Violencia y desmanes

La protesta, que comenzó en el CAI del barrio Villaluz, al que estaban asignados los dos policías implicados en la muerte de Ordóñez, se repitió en otros lugares de Bogotá y de más ciudades del país, muchos de los cuales fueron incendiados por los manifestantes.

Los enfrentamientos entre los uniformados y los manifestantes se prolongaron hasta bien entrada la noche no solo en Bogotá sino también en otras ciudades como Cali y Medellín.

El subdirector de la Policía, general Gustavo Moreno, en una rueda de prensa con el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, informó que siete personas resultaron muertos, cinco en Bogotá y dos en la localidad de Soacha, al tiempo que añadió que 55 civiles y 93 uniformados sufrieron lesiones durante la ola de vandalismo en la que fueron incendiadas instalaciones policiales y autobuses públicos.

El caos se apoderó de las calles de Bogotá y otras ciudades colombianas / Foto: EFE

Reacción gubernamental

El presidente de Colombia, Iván Duque, se refirió al hecho y dijo que como sociedad se debe exigir cero tolerancia con abusos de los derechos humanos por parte de miembros de la fuerza pública.

«Ese principio cero tolerancia frente a estos hechos es justamente porque en este país los colombianos queremos a nuestra fuerza pública, la admiramos y por eso, a cualquier deshonra del uniforme tenemos que exigir que se apliquen sanciones oportunas, objetivas y por supuesto producto de rigurosas investigaciones», dijo el mandatario.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, dijo que «así como condenamos el abuso policial también condenamos la violencia y vandalismo por parte de algunos manifestantes. El abuso y la violencia no se soluciona con más violencia. Es en estos momentos donde debemos aferrarnos a la Constitución y movilización ciudadana pacífica», apuntó.

Mientras, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, que pasó parte de la noche en una reunión urgente de seguridad, manifestó que los dos agentes que atacaron al abogado «son ya objeto de investigación disciplinaria y penal y la institución dará toda la colaboración que requiera la autoridad competente».

La Fiscalía General de la Nación asumió de inmediato la investigación del caso, que estará a cargo de un grupo de especialistas de su Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), mientras que la Procuraduría tomó «por poder preferente el proceso que adelantaba la Policía Nacional por la muerte del ciudadano».

El recuerdo de George Floyd

El clamor desesperado de Ordóñez, que según sus familiares era padre de dos menores de edad, revivió en los colombianos las imágenes de mayo pasado en una calle de Minneápolis (EE.UU.) donde George Floyd fue estrujado hasta la muerte por policías de esa ciudad a pesar de su pedido: «No puedo respirar».

En un video de cinco minutos, grabado por testigos de la agresión, se ve cómo los policías someten a Ordóñez con violencia y con descargas prolongadas de Táser en distintas partes del cuerpo a pesar de que este ya estaba en el suelo en estado de indefensión.

Al igual que Floyd, Ordóñez acabó arrestado y conducido en un furgón a un puesto policial del barrio de Villaluz, y luego llevado a un hospital donde murió horas después.

La gente expresó su indignación ante la muerte de Ordóñez
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba