Actualidad Internacional

Renuncia ministro de Trinidad y Tobago tras viaje de Delcy Rodríguez a la isla

La vicepresidenta del Gobierno de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez, deja un estela polémica cuando realiza un viaje al exterior. Luego del escándalo del «delcygate«, provocado por su reunión en el aeropuerto de Barajas, Madrid, con el ministro de Transporte de España, José Luis Ábalos, pese a tener prohibida la entrada a cualquiera de los países miembros de la Unión Europea, ahora su presencia en Trinidad y Tobago generó la renuncia del ministro de Servicios Públicos de la nación caribeña, Robert Le Hunte, por negarse a participar en una presunta trama de corrupción entre esa nación y la gestión madurista.

De acuerdo con el medio local Caribbean News Global, el renunciante no quiso formar parte una trama de corrupción que involucra a José Guillermo Ruperti, hijo del empresario del transporte marítimo venezolano Wilmer Ruperti, quien es propietario de una compañía petrolera registrada en Suiza, la cual pidió al gobierno de Trinidad y Tobago que preside Keith Rowley la compra de 100 mil barriles de gasolina de 95 octanos y 50 mil de 91 octanos.

Presuntamente, la negociación se comenzó a fraguar el 27 de marzo, luego de un viaje a Trinidad y Tobago que realizó Rodríguez, junto con el actual presidente de Petróleos de Venezuela, Asdrúbal Chávez, y otros funcionarios gubernamentales, con el fin de entrevistarse con Rowley para concretar el acuerdo que vincula al clan Ruperti.

Posterior a la reunión, el 26 de abril, llegó a Venezuela un cargamento de 150 mil barriles de gasolina a través de la empresa Maroil Trading, propiedad de Wilmer Ruperti.

Conflicto profesional

En un comunicado hecho público, Le Hunte manifestó que «mi renuncia fue como resultado de un conflicto profesional en las posiciones políticas. En estas circunstancias, le di a nuestro primer ministro la oportunidad de proceder de una manera que le permita al gobierno alcanzar sus objetivos. El 16 de mayo de 2020, el Dr. Rowley aceptó mi renuncia como ministro de Servicios Públicos«.

Según la versión que diera la gestión Maduro y el primer ministro Rowley, el viaje de Rodríguez en marzo obedeció al establecimiento de protocolos sanitarios entre ambos países para evitar la propagación del coronavirus, y además para tratar el tema de la situación de los venezolanos en Trinidad y Tobago.

Sin embargo, en aquella oportunidad la oposición y medios de prensa caribeños cuestionaron la falta de transparencia sobre lo que realmente estaba haciendo la vicepresidenta de Maduro en la capital trinitense, Puerto España, tomando en cuenta también que el viaje se llevó a cabo cuando ya existía la prohibición de efectuar vuelos a escala internacional.

Por otro lado, el embajador de Estados Unidos en Trinitad y Tobago, Joseph Mondello, manifestó que días atrás había expresado su inquietud al ministro de Seguridad trinitense, Stuart Young, acerca de la visita de Rodríguez a la nación caribeña, que contravenía el artículo 20 del Tratado de Río, que restringe los viajes a personas sancionadas, como es el caso de la funcionaria madurista.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar