ActualidadActualidad Internacional

Rousseff mantiene la templanza y camina al lado de los suyos en su despedida

Especial de EFE, por: Alba Santandreu

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, mantuvo este jueves la templanza después de que el Senado decidiera apartarla de su cargo y caminó al lado de los suyos, junto al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, en una calurosa despedida que se resiste a admitir.

«Mi mandato acaba en diciembre de 2018», volvió a repetir durante un pronunciamiento en el palacio presidencial de Planalto, el mismo que abandonará para dejar paso a su vicepresidente, adversario político y ahora sucesor, Michel Temer.

Enfundada en un traje blanco y con rostro de cansancio, Rousseff compareció ante la prensa horas después de que el Senado decidiera, tras una sesión maratoniana que duró más de 20 horas, abrir un juicio político con miras a su destitución .

Arropada por sus ministros y sus más fieles escuderos, Rousseff se contuvo durante sus pronunciamiento, pero sus ojos humedecieron cuando aseguró ser capaz «de defender sus ideas» a pesar de estar «marcada por el tiempo».

Golpeada políticamente, la presidenta pareció escuchar las palabras de su mentor político, Lula, quien siempre insistió y le empujó en sus discursos a «unirse al pueblo», sobre todo en los momentos más difíciles.

La presidenta se quitó la coraza que la acompaña, bajó del púlpito y saludó a las centenas de personas, la mayoría mujeres, que la esperaban a las puertas del palacio al grito de «Dilma guerrera» e «injusticia».

Rousseff tocó cabezas, dio besos, abrazos y repartió flores entre sus seguidores, que fueron notablemente menores que los que, en 2011 se despidieron de Lula, con un carisma del que la presidenta carece.

Dilma Rousseff abandona el palacio presidencia Foto EFE
La presidenta se quitó la coraza que la acompaña, bajó del púlpito y saludó a las centenas de personas foto: EFE

La jefa de Estado se mantuvo firme, pero su antecesor mostró un rostro desencajado, el del padrino que ve a su ahijada perder un mandato y el del político que hoy se quedó sin el cartera de ministro que Rousseff le había concedido meses antes.

Si en el interior del palacio de Planalto la seguridad se preparaba para la llegada del nuevo inquilino, los manifestantes clamaban a las puertas del edificio contra el ahora presidente interino de Brasil.

«Nosotras no reconocemos el Gobierno de Temer. Dilma continúa siendo la presidenta electa democráticamente por el pueblo», afirmó a Efe María de las Nieves, quien viajó a Brasilia desde Sao Paulo para expresar su solidaridad con Rousseff y denunciar el proceso legislativo que calificó de «golpe».

Para María de las Nieves, el proyecto de Temer está anclado en el «pasado» y es «enemigo de las mujeres», por ser «conservador, machista y enemigo de las políticas públicas».

Katia Garcia, profesora del sistema penitenciario de Brasilia, también soportó los más de 30 grados que se sentían en la capital del país sobre el medio día para clamar contra lo que consideró una «injusticia» y una «ruptura de la Constitución».

«No hay forma de aceptar el golpe. Cómo voy a llegar a mis alumnos que están presos y explicarles que acabaron de acusar a una mujer inocente», se cuestionó.

Rousseff será sustituida durante un período de 180 días por Temer, quien concluiría el mandato que finaliza el 1 de enero de 2019 si la presidenta finalmente es destituida en el juicio político.

-Leer también: 
-El llamado “impeachment” de Dilma Rousseff en 11 puntos

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar