Actualidad Internacional

Rusia: Alexei Navalny ha perdido ocho kilos desde que inició huelga de hambre

Así lo indicó el equipo colaborador del activista, que cumple una condena de dos años y medio en prisión

Novedades desde Rusia con respecto a la situación de salud de uno de los más férreos opositores al presidente Vladímir Putin. Y es que Alexéi Navalny ha perdido ocho kilos desde que inició el 31 de marzo la huelga de hambre en prisión, donde cumple una condena de dos años y medio, según informó este lunes el equipo del activista, una situación que preocupa a Estados Unidos, que ha pedido a Moscú tome las medidas necesarias para proteger la salud del detenido.

«La situación actual de Navalny es la siguiente: pesa 77 kilos (ha perdido 8 kilos desde que comenzó la huelga de hambre y 15 desde que está en prisión)», dijeron sus colaboradores en Twitter.

Amenazan con alimentación forzosa

Según el equipo del opositor, que gestiona sus redes sociales desde su encarcelamiento, «en vista de la gravedad de la huelga de hambre, la administración de la prisión amenaza a diario con comenzar la alimentación forzosa» de Navalny.

Del mismo modo, los aliados de Navalny agregaron que el político ha abandonado la enfermería de la cárcel, donde ingresó hace una semana con síntomas de una infección respiratoria.

Sus abogados confirmaron más tarde que el opositor no tenía coronavirus, pero sí sufría una hernia doble y una protusión discal, de acuerdo con un examen médico que se le realizó en prisión.

Navalny, de 44 años, se declaró en huelga de hambre el pasado 31 de marzo, en protesta contra la negativa de los servicios penitenciarios a permitirle ser examinado por un médico independiente de los dolores de espalda que le aquejaban. De acuerdo con sus colaboradores, el opositor de Putin sigue sin poder ver a su médico de confianza.

Las autoridades penitenciarias rusas informaron a su vez que a Navalny no se le ha negado la asistencia médica, pero él rechaza ser tratado por un facultativo de la cárcel donde se encuentra.

El líder opositor, que ya estuvo en coma en agosto de 2020 tras ser envenenado con un agente químico, ha acusado a Putin de haber ordenado su asesinato al Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).

Estados Unidos pendiente

Entretanto, la situación de Navalny preocupa a Estados Unidos, que ha instado a Rusia a tomar las «acciones necesarias» para proteger su salud y seguridad, al tiempo que Washington reiteró que los cargos contra el activista están «motivados políticamente» y son una «grave injusticia«, por lo que volvió a pedir su liberación inmediata.

Asimismo, Amnistía Internacional denunció la semana pasada que las autoridades rusas están sometiendo al político a «una muerte lenta» y su secretaria general, Agnes Callamard, se dirigió al presidente ruso, Vladímir Putin, al que exigió que Navalny sea tratado por sus médicos de confianza.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba