Actualidad Internacional

Sánchez condena el asesinato de Khashoggi pero justifica la venta de armas

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, condenó este miércoles «sin paliativos» el «terrible» asesinado del periodista saudí Jamal Khashoggi, pero justificó el mantenimiento de la venta de armas a Arabia Saudí en la defensa de los intereses de España y del trabajo en sectores estratégicos como los astilleros.

«Si me piden dónde tengo que estar hoy y aquí es en la defensa de los intereses de España, del trabajo de sectores estratégicos, muchos de ellos situados en zonas muy afectadas por el drama del desempleo. Ahí estará mi Gobierno y estaré yo», afirmó Sánchez, que pidió a todos «altura de miras» para compartir esa visión.

Sánchez, en su comparecencia ante el Pleno del Congreso de los Diputados para hablar de este asunto, señaló que el «terrible crimen» de Khashoggi debe investigarse y que la Justicia debe actuar para que «caiga todo el peso de la ley» sobre los responsables.

Sin embargo, afirmó que eso «no puede ni debe impedir» que él y su Gobierno actúen «con responsabilidad» en la defensa de los intereses nacionales.

España afronta el dilema de condenar al régimen saudí y sumarse a la suspensión de la venta de armas anunciada por Alemania o mantener el contrato para la construcción de cinco buques militares para el país árabe.

Ese contrato está a cargo del astillero Navantia, de propiedad estatal y situado en la zona de la Bahía de Cádiz (sur), una de las zonas con mayor nivel de desempleo de España, y donde trabajadores y sindicatos reclaman que se mantenga el contrato, valorado en 1.800 millones de euros y que crearía unos 6.000 empleos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba