Actualidad Internacional

Sepa cómo se mueve el ajedrez de apoyos y rechazos hacia Maduro de cara al 10-E

Falta menos de un mes para que el presidente Nicolás Maduro asuma su nuevo período de gobierno (2019-2025) y ya está bien movido el ajedrez internacional en torno a los apoyos y los rechazos que recibirá su mandato.

Maduro «ganó » las elecciones presidenciales del pasado 20 de mayo y así como una considerable cantidad de naciones calificaron como ilegítimas esas elecciones y le retiraron su apoyo, otra buena cantidad le siguieron otorgando su reconocimiento como el presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela.

El Mandatario ha insistido en su política de defensa de la soberanía e independencia venezolana frente a otras naciones, tal como impulsó su antecesor, Hugo Chávez, y ha reiterado que sólo le basta con que el pueblo le reconozca.

Resultado de imagen para periodo constitucional de maduro

Pero es bien sabido que en este momento de la historia, en un mundo tan interconectado, tan interdependiente y cuando los países pertenecen a una “comunidad internacional” y a organismos multilaterales, a través de los cuales asumen compromisos legales, muchas veces de carácter supraconstitucionales, la postura que asuman unos países respecto de otros no es mera retórica.

Más aún cuando las naciones requieren y necesitan de esos otros países, principalmente  en materia de financiamiento de proyectos, inversiones, ayuda técnica y tecnológica, entre otros. Y, sobre todo, si son países fronterizos, tener buenas relaciones con los vecinos es estratégico.

Los rechazos

El 8 de diciembre, justo antes de los comicios municipales de este 9-D, el canciller peruano, Néstor Popolizio, anunció que su país pedirá al Grupo de Lima “la ruptura de relaciones diplomáticas con Venezuela”.

“Como nosotros (el Grupo de Lima) hemos desconocido las elecciones (venezolanas) de mayo pasado, la consecuencia natural es que propongamos como una de las acciones una ruptura de relaciones diplomáticas con Venezuela”, justificó.

Y agregó que también pedirá al mencionado grupo de países que prohíba el ingreso a los países del bloque a todos los miembros del Gobierno chavista del presidente venezolano, Nicolás Maduro.

El Grupo de Lima se estableció en agosto de 2017 en Perú con el supuesto objetivo de dar seguimiento y buscar una salida a la crisis en Venezuela, mientras tanto Caracas acusa a dicho grupo de intervenir en asuntos internos del país.Resultado de imagen para la ruptura de relaciones diplomáticas con Venezuela

Además de Perú, lo integran Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Canadá, Santa Lucía y Guyana.

De acuerdo con la nueva política exterior del recién investido mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador (Amlo), de no injerencia en los asuntos internos de otros países y tras haber invitado a Maduro a su investidura pese a las críticas de sus oponentes, se presume que México podría salir del Grupo de Lima. Aunque Amlo no lo ha manifestado abiertamente aún.

La postura de Popolizio, que fue rechazada de inmediato por la cancillería venezolana, se oficializará en la reunión del grupo prevista para el 19 de diciembre, que se realizará en Bogotá, “para que vayamos preparando cuáles son las acciones con miras al 10 de enero próximo”. Fecha, como ya se sabe, cuando Maduro asume su nuevo mandato.

Y, precisamente, en esa capital suramericana y vecina de Caracas, es la sede de otro gobierno, el de Iván Duque, que rechaza al venezolano y que no reconoce el triunfo chavista del 20-M.

Resultado de imagen para presidente de colombia

En el balance, también la semana pasada, de sus 100 días de Gobierno, Duque planteó una postura que está en la misma línea de la de Perú: no reconocimiento a las elecciones del 20-M, por lo tanto considera ilegítimo y tacha de “dictador” a Maduro y que estaría dispuesto a romper relaciones con Venezuela.

El canciller neogranadino, Carlos Holmes Trujillo, afirmó a finales de noviembre que Colombia suspenderá todas sus relaciones diplomáticas con el país caribeño.

Tanto Perú como Colombia tienen una larga tradición de relaciones que datan de la época de la Independencia y tienen en común al mismo Libertador, Simón Bolívar. Además, Colombia y Venezuela comparten una frontera caliente de unos 2 mil 200 kilómetros, sin contar con el constante flujo de migrantes, que ahora sale de Venezuela hacia la república neogranadina por su crisis económica, pero que durante más de 40 años, producto de la guerra interna en Colombia, su ruta era hacia la tierra donde nació Bolívar.

Respecto de la postura de Duque, Maduro la calificó, el mismo 8 de diciembre, de “metiche”, reseñó Sputnik.  “En vez de dedicarse a gobernar su país, se la pasa hablando y metiéndose como un metiche que en los asuntos de Venezuela, ahí está lo que es un fracaso de una política nacional e internacional de un país que se arrodilla a los intereses imperiales», criticó Maduro.

Por su parte, la representante venezolana ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Asbina Ixchel Marín, defendió a su país alegando que «Colombia es el país de las desapariciones forzadas, de las ejecuciones extrajudiciales y de la parapolítica. ¿Cuál es la autoridad que tiene el presidente Duque para liderar una coalición internacional e imponer, por la fuerza, un gobierno títere en Venezuela?».

Estados Unidos, por su parte, ha ido apretando la tuerca contra Venezuela y al decreto del ex presidente Barack Obama, que declaró a Venezuela como una “amenaza inusual y extraordinaria” para su país, le siguió Donald Trump con sanciones por el lado económico contra muchas de sus autoridades, su principal empresa de hidrocarburos, Pdvsa, y contra el país que según argumentan los voceros del gobierno, impiden el refinanciamiento de la deuda de Pdvsa y del Estado, así como cualquier relación entre empresas de Estados Unidos y ciudadanos de ese país con negocios ofrecidos por Venezuela.

Resultado de imagen para presiones de trump contra maduro

Además, el Gobierno venezolano asegura que su país es blanco de un bloqueo silencioso que le impide movilizar sus recursos en dólares a través del sistema financiero estadounidense, incluso para la importación de alimentos y medicamentos.

A esos países americanos que están contra del gobierno de Maduro se suma la Unión Europea (UE). El bloque, secundando a EEUU y por petición de líderes de partidos opositores, también aprobó sanciones contra altos funcionarios venezolanos y contra  el país.

Los apoyos

Gracias a la política de fortalecimiento de integración y unión latinoamericanas que impulsó Chávez, Venezuela se hizo de unos apoyos que, por ejemplo, han impedido que la OEA expulse al país de la organización y le aplique la Carta Democrática, a través de la cual se hubieran podido haber abierto otras puertas para sanciones contra Venezuela.

Entre esas naciones están Bolivia, Nicaragua y Cuba, pero, principalmente, los países del Caribe  cuyos votos fueron decisivos en la OEA a favor de Venezuela.

Resultado de imagen para Bolivia, Nicaragua y Cuba

Por otra parte, el presidente Maduro está moviendo también sus piezas aceleradamente y la semana pasada sostuvo encuentros con tres presidentes: el mexicano López Obrador, el turco Recep Tayyip Erdogan y el ruso Vladimir Putin.

Con el primero, fue un encuentro protocolar en la investidura del azteca, pero con los otros dos las citas concluyeron en importantes acuerdos y firmas de tratados que afianzan las relaciones venezolanas con Turquía y Rusia.

Poco antes, el venezolano se había reunido con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Hojattolah Soltaní; con el presidente de la Asamblea Popular Suprema de la República Democrática de Corea, Kim Yong Nam, sin contar con las estrechas relaciones con la República Popular China y sus aliados de la OPEP:

Principalmente con China y Rusia, los encuentros han dejado grandes inversiones que necesita Venezuela para resolver su crisis económica, principalmente la recuperación de la producción petrolera, a través de mecanismos que le permiten evadir las sanciones de Washington.

Resultado de imagen para rusia y china

Con Rusia, además, la cooperación militar repercutió este mismo lunes en maniobras conjuntas para evitar un eventual ataque contra Venezuela.

Pero ahora, luego del fracaso de las acciones violentas que alentó la oposición venezolana en 2017, de la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente que adelanta una nueva Constitución en el país y del triunfo chavista en las elecciones regionales, presidenciales y locales que se han dado este último año, sumado al resquebrajamiento por el cual atraviesa la coalición opositora venezolana, se abre otra opción. No digamos de apoyo al presidente Maduro, pero sí de buscar salidas, políticas y no violentas a la crisis. De  entendimientos y diálogo entre el gobierno y la oposición.

Esa postura la impulsa el gobierno español, a raíz del nuevo gobierno de Pedro Sánchez, que no hubiera sino posible con la anterior gestión de Mariano Rajoy al frente del Palacio de  La Moncloa.

Ya hace pocos meses se han producido reuniones y diálogos muy discretos, que han generado hacia declaraciones hacia los medios a veces contradictorias, entre las autoridades de la UE y voceros de algunos gobiernos europeos, que daban cuenta de que la postura pugnaz contra Maduro ha ido cambiando el rumbo.

Resultado de imagen para Josep Borrell

Este lunes 10 de noviembre el ministro español de Exteriores y Cooperación, Josep Borrell, confirmó su país formará parte del grupo de contacto que quiere impulsar la Unión Europea (UE) para facilitar el diálogo entre el Gobierno venezolano y la oposición, a fin de lograr una salida negociada a la crisis que vive el país.

Y fue más allá. No sólo afirmó que su país está impulsando la creación de este grupo, sino que “hay muchos países interesados en participar”, tanto en Europa, como en Latinoamérica.

La agencia EFE afirmó que los ministros de los países de la UE decidieron en su reunión de octubre explorar la posibilidad de establecer un grupo internacional de contacto que pueda, si se dan las condiciones, ayudar a facilitar un proceso político en la crisis venezolana.

Así las cosas, como se ve, las fuerzas a favor y en contra al gobierno de Maduro de cara a su nuevo periodo de gobierno luce bastante parejo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba