ActualidadActualidad Internacional

Sesión extraordinaria de la OEA evidenció erosión de influencia venezolana en América

Tras una jornada maratónica, los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) lograron este miércoles, en una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de este organismo, aprobar una declaración en la que se realiza un ofrecimiento a Venezuela para identificar un mecanismo que coadyuve al diálogo.

La reunión se realizó el día después de que el secretario general de la OEA, Luis Almagro, anunciara la invocación la Carta Democrática para Venezuela, en un intento por presionar al gobierno venezolano para que emprenda las acciones necesarias que permitan solucionar los problemas sociales, políticos y económicos que padece el país.

El mitin no contó con la participación de Almagro, quien se ausentó para dejar claro que esta iniciativa era diferente de la suya. En cambio recibió en la sede de la OEA al dirigente opositor venezolano Carlos Vecchio, por lo cual, en su lugar, acudió a la plenaria su jefe de gabinete, Gonzalo Koncke.

Durante la sesión, enmarcada por las diferencias de enfoque sobre la situación de Venezuela, se propiciaron ciertas circunstancias que podrían influenciar una futura decisión de este organismo hacia el país sudamericano.

Consenso en la OEA

En primer lugar, la declaración propuesta por Argentina se aprobó con el consenso de los 34 países miembros de la OEA y recibió el apoyo de Estados Unidos, Colombia, Brasil, Canadá, México, Perú, Barbados, Uruguay, Guatemala, Panamá, Belice, Costa Rica, República Dominicana y Honduras, y pudo haber fácilmente pasado en una votación en el Consejo.

Pero en pro del consenso, los países se enfrascaron en extensas negociaciones en las que la delegación venezolana, que había presentado una impopular propuesta de declaración propia, logró incluir el exhorto a que las iniciativas de mediación se realicen en «pleno respeto a la soberanía» del país suramericano.

Sin embargo, la misión de Paraguay quiso dejar claro que, pese a no obstruir el procedimiento, no puede apoyar el texto porque no incluye la “exhortación” al Gobierno de Venezuela para que permita la convocatoria del referendo revocatorio que promueve la oposición de ese país contra el presidente Nicolás Maduro.

Venezuela perdió apoyo en América

La sesión también evidenció una erosión de la gran influencia cosechada por Venezuela, que en los últimos tres lustros le permitió evitar o ganar votaciones polémicas en el principal foro hemisférico con el apoyo de la ALBA y Petrocaribe, además de los anteriores gobiernos en Brasilia y Buenos Aires.

El proyecto de declaración de Venezuela establecía “pleno respaldo a la institucionalidad democrática y constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, cuyo Gobierno preside Nicolás Maduro Moros, y rechaza categóricamente cualquier intento de alteración del orden constitucional venezolano”

No obstante, la propuesta de Caracas solo contó con el apoyo de Nicaragua, Dominica, Ecuador y Bolivia.

A pesar de esto, la ministra de Relaciones Exteriores venezolana, Delcy Rodríguez, no tardó en calificar la resolución como una “victoria” para la nación sudamericana por el apoyo expresado «diálogo, la Constitución y la paz».

«Agradecemos a los países de la Región que respaldan el Estado de Derecho en Venezuela, su plena soberanía y la democracia constitucional”, señaló la canciller.

Postura de Argentina

La postura “conciliadora” de Argentina en la sesión fue criticada fuertemente por sectores de la oposición venezolana. El presidente de la Asamblea Nacional (AN), Henry Ramos Allup, se mostró sorprendido por la intervención de los representantes diplomáticos argentinos y aseguró que daba “pena”, apuntando a que deberían haber realizado más presiones debido a la «grave» situación que vive Venezuela.

Desde su llegada al poder, el presidente de Argentina, Mauricio Macri, se perfiló como uno de los líderes más críticos al gobierno de Maduro, exigiendo en reiteradas oportunidades a su homólogo venezolano la liberación de los llamados “presos políticos” y respeto a los derechos humanos.

Sin embargo, luego del anuncio del secretario Luis Almagro de invocar la Carta Democrática, la delegación argentina sugirió proceder por vías alternas a la activación del mecanismo como el desarrollo de un diálogo entre la oposición y el Ejecutivo venezolano.

Esta posición pudiera ser interpretada como una forma en la que se plantea agotar todos los recursos diplomáticos existentes que permitan resolver la crisis venezolana, antes de activar cualquier tipo de procedimiento internacional contra el país.

Aún así, el secretario de la OEA convocó un Consejo Permanente para discutir el caso venezolano y la Carta Democrática Interamericana entre el 10 y 20 de junio, es decir inmediatamente antes o después de la 46ª Asamblea General de la OEA que el ente realizará del 13 al 15 de este mes en República Dominicana.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba