ActualidadActualidad Internacional

Siria espera la paz con más de 270.000 muertos y un drama humanitario

Iniciada hace cinco años, la revuelta en Siria contra el régimen de Bashar al Asad se transformó en una devastadora guerra que ha dejado más de 270.000 muertos, al menos la mitad de la población desarraigada y un país en ruinas.

Víctimas

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que dispone de una vasta red de informantes en terreno, ha contabilizado 271.138 muertos. Entre ellos hay 79.106 civiles, incluyendo 13.500 niños, según un balance del 23 de febrero.

Estas cifras no incluyen a los miles de desaparecidos, a los opositores presos y a los miembros del ejército capturados por los rebeldes y grupos yihadistas como el Frente al Nosra y el Estado Islámico (ISIS).

La ONU apuntó en un informe publicado en febrero que miles de personas detenidas por el régimen habían muerto.

Según una ONG siria, 177 hospitales han sido destruidos y cerca de 700 trabajadores sanitarios han muerto desde 2011.

Refugiados

En el país, que en 2011 contaba con 23 millones de habitantes, 13,5 millones de personas han sido desplazadas por la guerra, según datos de la ONU publicados el 12 de enero de 2016.

«Al menos 250.000 niños viven en zonas sometidas a un asedio brutal (…) que se han convertido en prisiones a cielo abierto», denunció en marzo la ONG Save the Children.

Según la ONU, un total de 450.000 personas viven en zonas sitiadas.

La guerra ha obligado a 4,7 millones de personas a huir del país, lo que constituye «la mayor población de desplazados en un conflicto en una generación», estimó en julio de 2015 el agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

Turquía se ha convertido en el principal lugar de asilo de los refugiados, acogiendo entre 2 y 2,5 millones de desplazados sirios.

En Jordania hay 630.000 desplazados registrados por Acnur, pero las autoridades estiman que las cifras pueden llegar a superar el millón de personas.

En Irak, hay 225.000 refugiados sirios, mientras que Egipto acoge a 137.000 personas.

Los refugiados sufren la pobreza, los problemas de salud, y cada vez crecen más los conflictos con las comunidades de los lugares de refugio, donde viven en precarias condiciones.

La gran mayoría de los refugiados sirios permanece en los países de la región, pero cada vez más personas intentan llegar a Europa, en una travesía peligrosa e incierta.

Economía moribunda

Según los expertos, el conflicto ha dañado la economía al punto de hacerla retroceder al nivel que tenía hace tres décadas, privándola de casi todos sus ingresos, con la destrucción de la mayoría de las infraestructuras.

El sistema de educación y el de salud están en ruinas.

Las exportaciones cayeron en un 90% desde el inicio de las revueltas, según un alto cargo, debido a las severas sanciones internacionales a las que está sometida la economía.

Según el ministerio de Petróleo, las pérdidas directas e indirectas en el sector, tanto del crudo como del gas, suman 58.000 millones de dólares (52.000 millones de euros).

En 2015, una coalición de 130 ONG’s denunciaron que Siria subsiste casi sin electricidad, ya que el 83% de la red eléctrica ha sido destruida.

Negociaciones de paz el 14 de marzo

El Alto Comité de Negociaciones (ACN), que reúne a los grupos clave de la oposición siria, anunció este viernes que a partir del lunes participará en Ginebra en las negociaciones indirectas con el régimen.

En un comunicado, el ACN explica que tomará parte en las negociaciones auspiciadas por la ONU en base a su «compromiso a cooperar con los esfuerzos internacionales para poner fin al derramamiento de sangre y encontrar una solución política» al conflicto en Siria.

El emisario especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, anunció que las «discusiones de fondo debutarán el 14 de marzo y no irán más allá del 24 de marzo».

La delegación del gobierno sirio, conducida por el embajador de Siria ante la ONU Bashar al Jaafari, es esperada el domingo por la mañana en Ginebra.

En un comunicado, el ACN señala que va a concentrarse «en la constitución del gobierno transitorio dotado de todos los poderes ejecutivos» y en la que el presidente Bashar al Asad «no tiene su lugar».

El ACN precisa que no «plantea ninguna condición previa a su participación en las conversaciones» pero insiste para que las partes adhieran a los acuerdos internacionales sobre las cuestiones humanitarias.

El coordinador general del ACN Riad Hijab afirmó que su delegación está dispuesta a «utilizar todas las oportunidades para aliviar el sufrimiento del pueblo sirio».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba