Actualidad Internacional

Sospechoso de corrupción, rey emérito Juan Carlos I se irá a vivir fuera de España

Luego de verse envuelto en un presunto caso de corrupción por el cual está siendo investigado en España y Suiza, el rey emérito Juan Carlos I anunció este lunes su decisión de trasladarse a residir fuera de su país en una carta dirigida a su hijo, el rey Felipe VI, en la que refiere la repercusión pública de «ciertos acontecimientos pasados» de su vida privada.

«Majestad, querido Felipe, con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado y ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada, te comunico mi meditada decisión de trasladarme en estos momentos fuera de España», escribió quien fuera monarca español desde el 22 de noviembre de 1975 hasta el 19 de junio de 2014.

Por su parte, el rey Felipe VI le ha transmitido a su padre «su sentido respeto y agradecimiento ante su decisión», según el comunicado hecho público este lunes por la Casa Real.

Cobro de comisión

La Justicia, tanto en Suiza como en España, investiga el origen de 100 millones de dólares que Juan Carlos, de 82 años, habría recibido secretamente de Arabia Saudita en una cuenta en Suiza en 2008.

El Tribunal Supremo de España anunció en junio la apertura de una investigación para determinar la eventual responsabilidad de Juan Carlos de Borbón en una causa iniciada en 2018, cuando en unas grabaciones atribuidas a su examante, Corinna Larsen, aseguraba que el rey emérito habría cobrado una comisión por la concesión de un contrato para la construcción del tren de alta velocidad ferroviaria en Arabia Saudita.

El abogado de Juan Carlos I hizo público un comunicado en el que asegura que, pese a irse del país, su cliente está a disposición de la Fiscalía para cualquier trámite o actuación que se considere oportuna.

Distanciamiento con Felipe VI

Este escándalo solo fue uno de un cúmulo de informaciones que llevó a Felipe VI a distanciarse de su padre, al renunciar a su herencia y retirarle la retribución del Estado el pasado mes de marzo, aunque manteniéndolo como miembro de la familia real con la consideración de rey.

El distanciamiento con su hijo se ha reflejado también en sus apariciones juntos, que se han limitado a algún encuentro familiar, el último de ellos el funeral por su hermana mayor, Pilar de Borbón, en enero de este año.

Investigación «inquietante»

Entretanto, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, dijo en recientes declaraciones que los acontecimientos en torno a Juan Carlos I, incluidas las investigaciones en España y Suiza, eran «inquietantes».

La investigación que se lleva a cabo en España debe determinar si hay indicios suficientes de que Juan Carlos pudo cometer algún delito desde que dejó el trono. Los investigadores trabajan fundamentalmente con dos: blanqueo de capitales (intentar ocultar el origen ilícito del dinero) y delito fiscal (un fraude a la Hacienda pública superior a 120.000 euros).

Desde su abdicación, el rey emérito se ha prodigado más en su vida privada que en la pública, al refugiarse sobre todo en sus amigos y en aficiones como la gastronomía, las corridas de toros y, en especial, la navegación a vela.

Asimismo, con una movilidad física cada vez más afectada, el anterior monarca volvió al quirófano en agosto de 2019 para someterse a una delicada intervención de corazón que se desarrolló con éxito. Fue visto por última vez el 16 de junio pasado, cuando acudió a una clínica madrileña para someterse a un chequeo médico.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba