Actualidad Internacional

Temores de guerra en el Cáucaso

Los temores de una guerra entre Rusia y Georgia se avivaron ante anuncios de que tanques rusos ingresaronTsjinvali, capital de Osetia del Sur, apenas horas después de que el gobierno georgiano dijera que sus propias tropas habían tomado la ciudad.

El gobierno ruso, que respalda a los separatistas de Osetia del Sur, señaló que sus tropas atacaron directamente posiciones georgianas.

El líder separatista, Eduard Kokoity, aseguró que cientos de civiles murieron en los enfrentamientos, pero esa afirmación no ha sido confirmada independientemente.

Hace poco el presidente de Georgia, Mijail Saakashvili, aseguró a la BBC que su país se encuentra en una situación de «autodefensa» contra una «invasión» de su vecino.

Previamente, el presidente ruso, Dmitri Medvedev, dijo que su país defendería a sus ciudadanos en Osetia del Sur. Entretanto, el canciller ruso, Sergei Lavrov, habló de «limpieza étnica».

En la BBC, Saakashvili acusó a fuerzas rusas de bombardear una población que no está en zona de conflicto y tomar como blanco un concurrido mercado.

El jueves, Georgia atacó las fuerzas separatistas de Osetia del Sur, que tienen el control de facto de la región y cuentan con el apoyo tácito de Rusia.

El presidente Saakashvili aseguró a la BBC que sólo autorizó el ataque luego de provocaciones por parte de los separatistas y tras enterarse de que tanques rusos habían ingresado a Osetia del Sur.

Intervención internacional

Tanto Estados Unidos como la Unión Europea y la Organización del Tratado del Atlántico Norte hicieron un llamado a un cese inmediato de las hostilidades.

Saakashvili indicó que ha conversado sobre la crisis con la secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice, así como con el presidente francés, Nicolás Sarkozy.

También se informó que el presidente de EE.UU., George Bush, y el primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, discutieron el tema en Pekín, donde asistieron a la inauguración de los Juegos Olímpicos.

«Respaldamos la integridad territorial de Georgia e instamos a las partes a que cesen de inmediato el fuego», señaló posteriormente en un comunicado la Casa Blanca.

«Urgimos a todas las partes: los georgianos, surosetas y rusos, a que frenen las tensiones y eviten el conflicto».

Tanto EE.UU. como la Unión Europea anunciaron que habían despachado enviados especiales a la región.

Los últimos informes confirmados desde la región indican que el ejército georgiano declaró un cese al fuego para que los habitantes de la ciudad pudieran escapar.

Confusión

Como ocurre en este tipo de conflictos, toda clase de informaciones están surgiendo desde distintos lugares, algunas de ellas contradictorias, otras imposibles de confirmar.

Según agencias de noticias, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, asegura que hubo «limpieza étnica» en la región.

«Estamos recibiendo informes de que se está conduciendo una política de limpieza étnica en poblados de Osetia del Sur, el número de refugiados está subiendo, el pánico crece, la gente está tratando de salvar sus vidas», dijo el ministro a una cadena rusa.

Por su parte, medios de comunicación georgianos aseguran que baterías antiaéreas del ejército de su país habrían derribado dos cazas rusas Su-24, algo que las autoridades rusas niegan.

Asimismo, se ha informado de la muerte de al menos diez integrantes de las fuerzas de paz rusas en la capital de Osetia del Sur.

Advertencia rusa
Antes de que se informara de los tanques rusos avanzando hacia Tsjinvali, el presidente ruso Dmitry Medvedev advirtió que Moscú «defendería a sus compatriotas».

«Yo debo proteger la vida y la dignidad de los ciudadanos rusos, estén donde estén. No vamos a dejar que sus muertes queden sin castigo», subrayó.

Rusia tiene fuertes vínculos con la región separatista y el 90% de los osetios del sur tiene pasaportes de ese país.

Osetia del Sur intentó en el pasado separarse de Georgia sin éxito.

En busca de derrotar a los separatistas las fuerzas georgianas comenzaron un operativo el jueves. Según el presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, el operativo tenía como objetivo proteger la población georgiana y «reestablecer el orden constitucional».

Temor de una guerra

Ante el agravamiento de la situación, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) instó a las partes a negociar.

«La intensa lucha en esa zona puede escalar a una guerra», advirtió el ministro de Exteriores finlandés y presidente de turno de la OSCE, Alexander Stubb.

Las tensiones que se viven ahora son producto de un largo cruce de acusaciones entre Tiflis y Moscú.

Desde 1990 Rusia mantiene tropas de paz en Osetia del Sur y Abjasia y son regularmente acusados por Tiflis de alinearse con los separatistas.

Otro punto delicado es el deseo de Georgia de unirse a la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, lo cual es visto con profunda suspicacia por Moscú, que no desea tener un integrante de esa organización en sus fronteras.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba