ActualidadActualidad Internacional

Testimonios y video de una noche de horror en París

No es fácil digerir un evento como lo sucedido en París, el terrorismo es un flagelo que nos amenaza a todos los que vivimos en el planeta. Gracias a Dios que hubo muchos  protagonistas que sobrevivieron a los ataques y pudieron contar sus historias, que reconfortan, aquí una breve reseña de algunos relatos y uno de los vídeos más impactantes de lo vivido en la sala de conciertos parisina Bataclan.

Testimonios

«Al principio pensaba que un camión estaba descargando piedras. Luego que podría ser un petardo. Pero el ruido era muy potente y comenzó a alargarse demasiado como para pensar que era algo normal«, explicó Leslie Guihard, testigo de uno de los primeros tiroteos en el bar «Petite Cambodge».

«Los terroristas llegaron y dispararon para todos lados y mataron gente, fue como un terremoto, hubo explosiones y disparos. Yo fui al baño escuché algo muy raro que venía de la sala, yo estaba en la terraza en el segundo piso y ahí me di cuenta que había pasado una cosa mala. La música del concierto se había parado, fui a hablar con un amigo para preguntarle qué es lo que pasaba y vi gente muerta«. «De ahí nos escondimos, salimos gateando por el suelo a buscar donde escondernos. Yo me quedé atrapado al fondo del segundo piso», dijo muy cansado David Fritz Goettinger, quien estaba en en la sala de conciertos parisina Bataclan. Su madre también dio a conocer que al joven le colocaron la metralleta en la cabeza y le preguntaron si era francés y el le dijo que no «soy de Chile».

En un café cerca de la calle Charonne, donde uno de los atentados causó 19 muertos, Nessim, treintañero vestido a la «hipster», está aterrado: «Apuntaron a los lugares emblemáticos de la tolerancia. Los barrios de París de cultura popular y «mestizaje», el Bataclan, lugar de cultura compartida, el Estadio de Francia, el fútbol, la religión de los laicos«, dice con voz pausada. Agregó, «volví a casa sólo para darme una ducha y tranquilizar a mis hijos».

Franck, de 45 años de edad, sentado en una mesa frente al prestigioso teatro de la Comédie Française (Comedia Francesa),dijo «anoche teníamos previsto ir al Petit Cambodge», un restaurante en el que tuvo lugar uno de los atentados, «pero mi amigo que trabaja allá se tomó el día libre porque el día anterior era su cumpleaños, por lo cual se salvó y nos salvamos nosotros también«.

Sophie pasaba anoche unas horas en París, en el apartamento que su padre tiene justo encima del restaurante «Le Petit Cambodge», «al principio creíamos que eran petardos o fuegos artificiales, pero pronto nos dimos cuenta de que era mucho más grave». Pese a sus 17 años esta estudiante en adiestramiento de perros se lanzó a la calle. «Tenía que ayudar, era un horror lo que veía por mi ventanaNo había médicos y había muchos cuerpos por el suelo, encima de las mesas, sangre por todos los lados«. Enseguida llegaron las patrullas policiales y un par de médicos voluntarios. Uno de ellos le dijo a Sophie que se ocupara de una mujer cubierta de sangre. «Tenía una importante hemorragia. La médico me dijo: ‘Háblale, no dejes que pierda la consciencia». La joven le tomó la cabeza entre sus brazos y no cesó de decirle cosas. «Ese rato se me hizo eterno. Un minuto antes de que llegaran los servicios de emergencia sufrió un paro cardiaco y murió. No me quito de la mente su cara, se me murió en los brazos«.

Pierre-Yves relata que acababa de subir a su casa, que queda cerca de «Le Petit Cambodge» y el «Carrillon»; cuando sonaron los disparos. «Fue como pasar del día a la noche en apenas un segundo», asegura. Recuerda que se trata de un barrio animado, «siempre lleno de vida», que los terroristas «convirtieron en un cementerio». «Los cuerpos estaban sobre las mesas de la terraza. Cuando bajé me quedé paralizado. Yo mismo podía haber estado allí», asegura.

Plan blanco

Clement Tournon, médico de profesión recibió un llamado. «Me avisaron que había un ‘plan blanco'», es decir una serie de medidas especiales para hacer frente a una situación excepcional, lo cual otorga mayor cantidad de personal y material al hospital. En el servicio de urgencias, había «mucha, mucha gente», cuenta el médico, incluyendo a «voluntarios.Era verdadera medicina de guerra». «Como suele ocurrir, los allegados (a las víctimas) nos dejan una profunda huella», cuenta. «Ven a un ser querido con una bala en la cabeza, el pecho, el tórax (…) Crean un ‘sobreestrés’ para todos».

Periodismo herido (Vídeo)

Daniel Psenny, periodista de Le Monde, grabó con su teléfono móvil la huida de decenas de personas por la puerta trasera de la sala de conciertos de Bataclan. «Todo el mundo corría por todas partes», explica mientras filma pregunta a gritos a la gente visiblemente desesperada «¿qué pasa, qué pasa?», antes de bajar a la calle a ayudarles. Él mismo fue herido, quizás arrastrando a un hombre herido al interior de su edificio la bala que le atravesó el brazo izquierdo, «sin duda disparada desde una ventana». El herido a quien trataba de ayudar era un estadounidense.»Vomitaba, tenía frío, creímos que se iba a morir. Llamamos a los bomberos, pero no podían evacuarnos», cuenta el periodista. A las tres de la mañana pudieron salir a un hospital para ser atendidos. Este fue el vídeo que grabó:

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar