Actualidad Internacional

Trump opta por sanciones para presionar a Irán que responde con lanzamiento de cohetes

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, alejó la posibilidad de un conflicto militar con Irán al retomar la vía de la presión económica, pero no logró convencer a un Congreso cada vez más dividido por su decisión de asesinar al general iraní Qasem Soleimaní, mientras se mantiene la escalada violenta en el Medio Oriente tras el impacto de dos cohetes en las inmediaciones de la Embajada de Estados Unidos en Bagdad, Irak.

Horas después de que Trump anunciara que había decidido imponer «inmediatamente» más sanciones a Irán en lugar de optar por una escalada militar, la Cámara de Representantes de EE.UU. programó un voto para este jueves destinado a limitar «las acciones militares» del mandatario respecto a Teherán.

Presión vía sanciones

En su esperado discurso en la Casa Blanca, Trump se mostró más conciliador de lo habitual con Irán, y disipó los temores de un conflicto abierto entre Washington y Teherán tras al asesinato de Soleimaní en un ataque aéreo estadounidense el pasado 3 de enero en Bagdad.

Un día después del ataque iraní contra dos bases donde había tropas del país en Irak, Trump destacó que no hubo «bajas mortales» ni de estadounidenses ni de iraquíes, y concluyó que Irán «parece estar conteniéndose», por lo que decidió alejarse de la vía militar y volver a su estrategia habitual de presión económica.

«EE.UU. inmediatamente impondrá sanciones adicionales contra el régimen iraní», dijo Trump en su declaración.

«Estados Unidos está preparado para abrazar la paz con todos aquellos que la buscan», agregó el mandatario, que pidió a los firmantes del acuerdo nuclear de 2015 con Irán que rompan ese pacto.

Prosiguen los ataques

Tras las palabras del mandatario estadounidense, dos cohetes impactaron en las inmediaciones de la Embajada de Estados Unidos en Bagdad, situada en el perímetro de la Zona Verde, que alberga un gran número de legaciones diplomáticas y edificios gubernamentales.

Una fuente del Ministerio de Interior iraquí confirmó la caída de dos proyectiles tipo Katyusha en esta zona de la capital iraquí, sin que por el momento se haya informado de víctimas o daños materiales.

Este es el tercer ataque de este tipo en los últimos cinco días en el centro de Bagdad, donde ya cayeron proyectiles los pasados sábado y domingo, en uno de los casos acompañados de impactos también en la base militar de Al Balad, donde hay presencia de tropas estadounidenses.

Uno de los cohetes del pasado fin de semana causó heridas a cinco civiles tras caer en una vivienda cercana a la Zona Verde.

Por su parte, el enviado iraní ante la ONU, Mayid Tajt Ravanchí, dijo que Irán «no será engañado» por las palabras del presidente estadounidense, Donald Trump, de ofrecer cooperación al tiempo que impone sanciones sin precedentes.

Ravanchí indicó que no se puede confiar en el tono conciliador de Trump y apuntó que «mientras EE.UU. persista en la animosidad, las negociaciones no tienen sentido». Asimismo, el diplomático señaló que «ellos asesinaron al general Qasem Soleimaní e iniciaron una nueva escalada y hostilidad con Irán» e instó a la cooperación de los países de Oriente Medio para restaurar la paz en la región.

Sobre las sanciones, Tajt Ravanchí señaló que están «en contra del derecho y las normas internacionales» y que se pueden considerar «terrorismo económico».

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar