Actualidad Internacional

Un posible encuentro entre Obama y el Dalai Lama tensa las relaciones entre China y EE UU

Las relaciones entre China y EE UU no levantan cabeza. El responsable de asuntos religiosos y étnicos del Partido Comunista, Zhu Weigun, ha advertido hoy al presidente estadounidense, Barack Obama, que reunirse con el Dalai Lama no es una buena idea. Tenzin Gyatso, el líder religioso y político tibetano, visitará EE UU en los próximos meses, en mitad de una tormenta diplomática que lastra desde sanciones por parte del gobierno comunista a empresas estadounidenses que vendan armas a Taiwán, hasta el veto persistente a las aspiraciones norteamericanas de castigar los avances en los programas nucleares de Irán y Corea del Norte.

«Si esto llega a pasar, China se opondrá vehementemente, como siempre», ha declarado Zhu a Reuters. «Eso dañaría la confianza y cooperación entre los dos países. ¿En qué ayudaría (el encuentro) a EE UU para superar la crisis?», ha amenazado. Washington necesita el apoyo de la tercera potencia mundial para superar su peor coyuntura económica desde la Segunda Guerra Mundial.

Pese a que la Casa Blanca no ha confirmado ningún encuentro entre Obama y Tenzin Gyatso, las especulaciones en los círculos políticos de Washington en torno a una posible reunión bastan a Pekín para avivar las discrepancias. China aún tiene presente en encuentro entre el antecesor de Obama, George Bush, y el Dalai.

Desde los disturbios en Lhasa, la capital tibetana, que en 2008 pusieron a prueba la organización de los Juegos Olímpicos, el Gobierno de Hu Jintao se ha opuesto con mayor firmeza a que cualquier jefe de Estado reciba al Dalai Lama, exiliado en la India desde 1959. Desde su huída, China considera a Gyatso como un peligroso separatista, ya que persiste en reclamar la autonomía del territorio que el gigante asiático se anexionó durante la Revolución Cultural de Mao Tse Tung.

«Esfuerzo conjunto»

Los representantes del Dalai Lama han reclamado a Pekín un «esfuerzo conjunto» para poner fin a sus diferencias. Varios enviados tibetanos llevan días de conversaciones con las autoridades chinas en la quinta mesa de trabajo sobre la provincia.

Después de que los emisarios del presidente Hu Jintao borrasen de la agenda cualquier debate sobre la soberanía de la región, Kelsang Gyaltsen, uno de los enviados del Dalai ha explicado que los responsables chinos parecen más dispuestos que antes a escuchar a la parte tibetana.

Las conversaciones entre ambas partes comenzaron en 2002 pero se interrumperon en 2008.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba