ActualidadActualidad Internacional

Una estela de incomodidades dejó Delcy Rodríguez en Uruguay, por Reyes Theis

No han sido días fáciles para la diplomacia venezolana y en particular para la canciller Delcy Eloína Rodríguez Gómez.

Tras el revés en Washington, sede del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde la propuesta venezolana de que no se discutiera el informe del secretario general Luis Almagro sobre la situación del país recibió una estruendosa e inédita derrota, ahora el escenario de la confrontación diplomática pasó a ser Montevideo en el marco del Mercado Común del Sur (Mercosur).

Los cancilleres de los socios fundadores del Mercosur (Uruguay, Argentina, Brasil y Paraguay) habían anunciado para el lunes pasado una reunión y el objeto del debate era si se aceptaba, se negaba o se postergaba el traspaso de la presidencia Pro Témpore del bloque a Venezuela.

Los escenarios eran diversos: Uruguay: a pesar de sus reservas sobre el Gobierno venezolano, insiste en traspasarle el mando para respetar los acuerdos, Brasil, preocupado por la negociación del Mercosur con la Unión Europea para un tratado comercial que no le interesa a Venezuela, solicitaba postergar el traspaso hasta agosto o septiembre, en Argentina están dispuestos a saltar el puesto de Venezuela y asumir la Presidencia y Paraguay, ha señalado que un Gobierno que no cumpla con los estándares democráticos como Venezuela no puede presidir.

Con un marco de escenarios diversos y sin que nadie la invitara, la canciller Rodríguez se presentó en la sede de la Cancillería uruguaya, con la intención de participar en el encuentro. Al sitio también llegó Benjamín Juan Carlos Blanco, el embajador de Bolivia, país que está en proceso de adhesión al bloque e intentó también participar del encuentro. Ambos fueron “rebotados”.

Según la reseña del diario argentino La Nación, al boliviano le aclararon que no estaba invitado y a la canciller Rodríguez le dieron un mejor trato, la recibió el canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa  y el secretario de Relaciones Exteriores de Argentina, Carlos Foradori y les explicaron que el encuentro era entre miembros fundadores del bloque. No obstante, la canciller venezolana aprovechó para defender el derecho de Venezuela a ostentar la Presidencia Pro Témpore.

Ante la negativa, la canciller salió molesta del Palacio de San Carlos y declaró a la prensa que los representantes de Brasil y de Paraguay, Paul Estillavet y Eladio Loizaga, se “habían escondido en el baño para no dar la cara”, los acusó de sufrir de “almagritis” en referencia a Luis Almagro, quien además es uruguayo y hasta hace algunos años era el jefe de la oficina desde donde estaba declarando,  y aseguró que la Presidencia Pro Témpore le sería asignada a Venezuela.

Sus palabras ocasionaron reacciones. El canciller uruguayo, luego del encuentro con  los representantes de Brasil, Argentina, Paraguay y Brasil, desmintió las declaraciones de Rodríguez. Dijo que las diferencias persistían, por lo que no había un acuerdo y que se habían dado un plazo hasta el jueves para hacer consultas y tratar de acercar posiciones sobre la Presidencia Pro Témpore, aunque no necesariamente se tendrá que tomar una determinación ese día.

Por su parte, el canciller paraguayo dijo a El País de Uruguay: «Si voy al baño es porque la naturaleza me llama, pero no tenemos ninguna necesidad de conversar con ella (con Rodríguez) porque sabíamos que entraríamos en una situación complicada».

El embajador de Paraguay, Luis Enrique Chase, fue más enfático, dijo a El Observador de Uruguay que el canciller Loizaga es «un hombre diplomático muy experimentado, que ha estado en lides muy fuertes defendiendo la posición de Paraguay y jamás se va a esconder en el baño», añadió que  «no tiene miedo de enfrentar a cualquiera» y que por eso tomaron «a risa» las palabras de la canciller venezolana.

El canciller paraguayo además fustigó la reunión que mantuvo el domingo Delcy Rodríguez con los representantes del partido gobernante uruguayo, Frente Amplio. En ese encuentro la ministra defendió la posición del Gobierno venezolano y negó que hubiera presos políticos en el país.

Al respecto, Loizaga dijo en el noticiero argentino Telenoche que no estuvo bien el encuentro ya que «hay un cuestionamiento» sobre la participación de Venezuela «como miembro del Mercosur» y opinó que sería algo parecido a que si él fuera a Uruguay  y se reuniera con autoridades del Partido Colorado o del Partido Nacional, que son opositores.

La visita sin invitación de Rodríguez a Montevideo no parece haber tenido el efecto que la diplomacia venezolana esperaba, más bien, dejó una estela de incomodidades a Uruguay, único país que defiende el derecho de Venezuela a contar con la Presidencia Pro Témpore.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba