Actualidad Internacional

Una Palomita

ESCÁNDALO MAYÚSCULO. Así podría definirse el lío en el que están metidos desde hace dos semanas la compañía de defensa más importante de Europa, la inglesa BAE Systems, y el hasta hace poco embajador más famoso en Washington, el príncipe Bandar bin Sultan, de Arabia Saudí.

La mecha se prendió el 7 de junio, cuando el rotativo londinense The Guardian publicó un informe titulado ‘BAE, acusada de pagos secretos por 1.000 millones de libras a un príncipe saudí’. El texto, firmado por los reporteros David Leigh y Rob Evans, explica que el origen del caso se remonta a 1985, cuando Michael Heseltine, Ministro de Defensa de la primera ministra británica Margaret Thatcher, suscribió un acuerdo con la corona saudí por 43.000 millones de libras esterlinas a cambio, según el periódico, de que el Reino Unido le vendiera «120 aviones Tornado, cazabombarderos Hawk y otro material militar». Según el informe, el negocio llegó a mover 70.000 millones de dólares, más una comisión ilegal de 1.800 millones de dólares.

El acuerdo llamado Al Yamamah, que traduce «paloma», tuvo sin embargo un detalle extraño en este tipo de transacciones, y es que para su perfeccionamiento fue necesario que BAE le depositara cada tres meses al príncipe Bandar una suma que en 10 años alcanzó los 1.800 millones de dólares. Para rematar, las consignaciones se hicieron en la cuenta del Banco Riggs, el más famoso de Washington, que debió cerrar sus puertas luego de descubrirse que le abrió cuentas secretas al ex dictador chileno Augusto Pinochet.

Bandar es un personaje muy conocido en Estados Unidos. Embajador en Washington por 20 años, es actualmente consejero de Seguridad Nacional de su país y es íntimo amigo de los Bush. En su defensa dijo haber recibido las comisiones con autorización de su país. Pero el lío gordo está en Inglaterra y en Estados Unidos, donde es prohibido ese tipo de pagos. El primer ministro británico saliente, Tony Blair, y el fiscal Lord Goldsmith han sido duramente cuestionados, y BAE está contra las cuerdas. Lo único cierto de este episodio es que, donde hay ventas de armas, casi siempre hay comisiones ilegales.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba