Actualidad Internacional

Yoani Sánchez: A lo que más miedo tengo es a vivir con miedo

Desde la impotencia creó uno de los sitios que se instaló como punto de referencia para quien quiera comprender la otra cara del gobierno cubano.

Según Yoani Sánchez, la reconocida bloggera cubana que desde 2007 utiliza la Web como un canal de respuesta contra la política de su país, la idea de plasmar sus ideas en una página a la que cualquiera pudiera acceder fue «un proceso de exorcismo personal».

En una entrevista concedida al periodista cubano Ernesto Morales, y publicada en el blog Octavo Cerco, Sánchez explicó que se enfrentó a una disyuntiva: «No puedo más, o me voy en una balsa o me dedico a escribir las cosas que veo a mi alrededor y que la prensa oficial no refleja «, se planteó. «Esas cosas que llamo mis demonios, y que están basados en un componente muy intenso de frustración. La frustración que carga mi generación. Una generación a la que le prometieron un país que jamás se cumplió», añadió. A partir de entonces se entiende el nombre que lleva el blog: Generación Y.

Yoani Sánchez consideró que el comienzo de su blog significó que «desde la isla de los desconectados alguien empezaba a usar de manera diferente la valiosa herramienta de Internet». En ese sentido, la filóloga que tiene cerca de 48 mil seguidores en su cuenta de Twitter, cuestionó que las autoridades cubanas «quieren enfrentar los fenómenos actuales con las mismas vías de antaño, cuando lo único que logran es el efecto contrario».

Luego de repasar la carrera mediática que recorrió junto a su blog, que le valió además distinciones internacionales, Yoani Sánchez reparó: «Las notas de prensa no hacen un sitio. Los lectores se quedaron porque se sintieron en casa, sintieron que Generación Y era una plaza pública o un barrio donde podían sentarse a conversar o polemizar con un amigo. Eso los dejó allí, hasta ahora.»

Durante la entrevista, la bloggera expresó que el modelo contestatario que refleja su blog le significó un costo personal «altísimo». «La difamación, los intentos de destruirme socialmente, de estigmatizarme, de satanizarme ante las personas. Eso es fuerte, es muy fuerte porque contra eso, en un país como este, no hay maneras de luchar ni de evitarlo. Eres tú contra lo que digan de ti», dijo. Sin embargo, sostuvo: «Soy profundamente responsable de lo que hago, y cada palabra que escribo tiene en sí misma la convicción de pagar por ella el patíbulo si fuera necesario».

En ese sentido, declaró que prefiere hacer oídos sordos a las denuncias que la involucran en una red de «conspiración» contra el gobierno cubano, y remarcó que nunca ha respondido a los ataques que la tuvieron de blanco. «Pero eso también les ha molestado más y han seguido aumentando la parada con los insultos, y de paso generando más hits. Así que el fenómeno se les fue de las manos -expresó- . Yo aproveché eso, ¿cómo?, publicando más, atreviéndome más, porque mi fin último en verdad es comportarme algún día como una persona libre».

Por último, Yoani Sánchez, que está casada con el periodista y blogger Reinaldo Escobar, confesó que su hijo de 14 años «es uno de los motivos» que la incentiva a continuar escribiendo en el sitio. «Al verlo he podido comprobar la repetición de ciertos ciclos que ocurrieron en mi vida y que me producen mucho hastío y mucho dolor: el ciclo de la simulación, el ciclo de las consignas que se repiten, el ciclo del adoctrinamiento en las escuelas», precisó.

«Hay una frase que nosotros decimos mucho: «A lo que más miedo tengo es a vivir con miedo». Pero más que eso, tengo miedo de dar la vida a una criatura que viva con miedo. Decirle: « Hijo, asume el miedo como premisa de vida». Eso sí me aterra», concluyó Sánchez.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba