ActualidadActualidad Internacional

Bolsonaro echa a científico que alerta destrucción de Amazonia brasileña

El Gobierno del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, destituyó este viernes al director del estatal Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE, por su sigla en portugués), órgano responsable por monitorear y divulgar los datos sobre deforestación en el país suramericano.

La noticia fue confirmada por el propio director del INPE, Ricardo Magnus Osorio Galvao, quien estuvo reunido este viernes durante más de dos horas con el ministro de Ciencia y Tecnología, el astronauta Marcos Pontes, quien le comunicó la decisión de Bolsonaro de retirarlo del cargo.

Osorio Galvao señaló que a pesar de tener un nombramiento por cuatro años, en el reglamento del INPE está previsto el relevo en el cargo en cualquier momento frente una situación de «pérdida de confianza», como sucedió con el mandatario.

En su perfil de la red social Twitter, Pontes escribió después de la reunión: «Agradezco por la dedicación y empeño de Ricardo Galvao al frente del INPE. Estoy seguro de que su dedicación deja un gran legado para la institución y para el país».

Pese a contar con el apoyo de Pontes, quien se comprometió a inyectar más recursos y respetar las líneas de trabajo trazadas en el INPE, la situación frente a Bolsonaro hacía «insostenible» su permanencia al frente del organismo, como el propio director admitió.

Alerta de Bolsonaro

Bolsonaro había alertado el jueves sobre la divulgación «irresponsable» de falsos datos sobre la deforestación de la Amazonía, «al parecer de mala fe» por funcionarios públicos con «intereses políticos», con la intención de «perjudicar la imagen» tanto de Brasil como su Gobierno.

«Si se quiebra la confianza va a ser dimitido sumariamente y si perdió la confianza, a mí entender, eso es un pecado capital», afirmó Bolsonaro ya dando indicios de la salida de Osorio Galvao.

El jefe de Estado advirtió que además de los intereses políticos de «grupos» que quieren llegar al poder en 2023 existe una «guerra económica en juego» en la que otros países «usan» el discurso ambiental para frenar el «enorme potencial» de Brasil para producir alimentos.

La alerta fue hecha en una rueda de prensa en la que el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, divulgó un estudio según el cual las últimas informaciones sobre deforestación en la Amazonía anunciadas por el INPE contienen graves errores de medición.

De acuerdo con Salles, los últimos informes del INPE incluyen áreas que ya habían sido devastadas meses atrás y otras que fueron contabilizadas dos veces por superposición de imágenes.

«La afirmación de que en junio creció un 88 % no es verdadera y tan solo buscaba generar sensacionalismo. No queremos negar números ni justificar cosas que fueron hechas de forma ilegal, pero sí queremos que haya responsabilidad en la divulgación de las informaciones», afirmó Salles.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba