Actualidad Internacional

Irlanda protesta por la toma de Smurfit Kappa en Venezuela

El gobierno irlandés protestó contra la toma de la empresa productora de cartón Smurfit Kappa, ejecutada por el Gobierno de Venezuela el pasado 21 de agosto pasado, luego de que la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) los acusara de especulación de precios y “desestabilización” de la economía.

Dublín, donde se encuentra basada esta empresa -la mayor fabricante de cajas de cartón de Europa-, ya se había quejado en oportunidades anteriores a través de los canales diplomáticos de la Unión Europea, en los que manifestaba su “extrema preocupación” por la crisis que se agrava rápidamente en el país gobernado por Nicolás Maduro, y que ahora vive la peor hiperinflación de América Latina.

La protesta por la intervención de Smurfit Kappa está siendo gestionada a través de la embajadora en México, Bárbara Jones, pues Irlanda no tiene embajada en Venezuela y su consulado fue cerrado el 31 de marzo de 2014.

«El gobierno está al tanto de recientes acontecimientos preocupantes, tanto, que han visto a las autoridades venezolanas tomar el control de Smurfit Kappa en Venezuela y detener a dos de sus empleados», dijo el vocero de Simon Coveney, viceprimer ministro y ministro de Relaciones Exteriores.

Las autoridades venezolanas tomaron el control de una planta de Smurfit Kappa el mes pasado luego de que una agencia estatal acusó a la compañía de especulación de precios y desestabilización de la economía/ Foto: Jason Alden-Bloomberg
Las autoridades venezolanas tomaron el control de una planta de Smurfit Kappa el mes pasado luego de que una agencia estatal acusó a la compañía de especulación de precios y desestabilización de la economía/ Foto: Jason Alden-Bloomberg

La autoridad irlandesa aseguró que la Cancillería y el Ministerio de Comercio están en constante comunicación con la compañía y que seguirán de cerca los acontecimientos, pues «la situación es grave, volátil y se está deteriorando rápidamente”.

«Boicot y Contrabando»

En un comunicado, Smurfit Kappa dijo que las autoridades del Estado habían tomado el «control temporal» del negocio durante 90 días, luego de que los acusaran de boicot y contrabando, pues “usan su dominio» en la fabricación de material de embalaje para «sabotear la producción nacional».

«No quieren venderle a Industrias Diana -expropiada en 2008- y eso es un boicot», dijo el superintendente Willian Contreras en el comunicado oficial.

La estatal también detuvo a dos de los gerentes de la empresa que, además, fue dirigida a ajustar los precios de todos los productos.

Smurfit Kappa ha refutado todas las demandas en su contra por parte de la Sundde.

Acción judicial

Smurfit Kappa ha prometido proteger los intereses de sus accionistas y garantizar la liberación de sus empleados, diciendo que nueve de cada 10 sindicatos en la unidad venezolana han «confirmado su apoyo y deseo de continuar trabajando (con la empresa) como resultado de nuestras buenas prácticas laborales».

Aún con la voluntad, las opciones de la compañía son severamente limitadas. Un experto consultado por The Irish Times cuestionó la posibilidad de una acción judicial exitosa en Caracas para asegurar el regreso de una planta que emplea a 1.600 personas.

«El poder judicial en Venezuela lo último que lo caracteriza es ser independiente. Por lo tanto, responderán a todo lo que el ejecutivo quiera o les pida que hagan», sentenció Dany Bahar, miembro del Instituto Brookings, en Washington.

«Cada vez que se producen expropiaciones, es una acción consistente con la desesperación del Ejecutivo por tratar de encontrar dinero donde sea que pueda… El clima de negocios en Venezuela es uno de tormentas eléctricas con nubes muy oscuras», apuntó Bahar.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba