Actualidad Nacional

4 de Febrero: Un “Por ahora” que abrió camino a la hecatombe socialista

Algunos de los ciudadanos que siguen en el país han llegado a un punto de quiebre y aunque creen que el régimen ha fallado tampoco confían en la oposición

El 4 de febrero de 1992, fecha de la que este jueves se cumplen 29 años, un grupo de militares decidió dar un golpe de Estado contra el presidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez.

Aquellos insurgentes eran liderados por el comandante Hugo Rafael Chávez Frías, quien, pese al fracaso de la operación militar, se convirtió en una figura política.

Un breve discurso de apenas un minuto en el que se rinde y menciona dos palabras que fueron casi proféticas: «Por ahora». Solamente bastaron casi 5 años para que el militar que prometía mano dura a la desdicha que vivían los venezolanos en el 92 se convirtiera en líder de un movimiento que más que hacer, ha abandonado lo que ya estaba.

«Compañeros, lamentablemente, por ahora, los objetivos que nos planteamos no fueron logrados en la ciudad capital», dijo en el mensaje en el que pedía a sus fuerzas que depusieran las armas.

La socialdemocracia en sus postrimerías y con su forma de apagarse favoreció la irrupción del chavismo, pero la naturaleza autoritaria, abusiva, manipuladora, destructiva, totalitaria, militar, corrupta, criminal, divisiva y violenta del régimen chavista no puede achacarse a las políticas de los partidos Acción Democrática y Copei hasta 1998.

Más que una transformación socialista, la economía venezolana vivió una masiva transferencia de renta hacia el capital importador y hacia una casta burocrático-militar que vive a costa de las arcas públicas mediante la sobrevaluación del bolívar y las importaciones fraudulentas para captar divisas a precios preferenciales.

El proceso bolivariano ha sido más bien una variante del rentismo petrolero que ya se había registrado durante el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez (1974-1979).

Petróleo y fraude masivo

La escasez de bienes básicos fue consecuencia de una vigorosa exportación de capitales que restó capacidad de inversión productiva, gracias a una enorme sobrevaluación de la moneda.

Esta política monetaria no es más que una inconcebible transferencia de renta petrolera desde el régimen hacia los importadores, quienes reciben muchos más dólares de los que deberían absorber por los bolívares que desembolsan.

Cada vez que el gobierno de Hugo Chávez vendía 10 dólares les estaba regalando (al menos) 9,5 dólares. Esta lucrativa transferencia de renta al sector privado es el negocio más oneroso y lesivo a la nación que se pueda imaginar.

Peor aún ha sido que las supuestas mercancías compradas con ese dólar de «regalo» han sido en gran parte fraudes masivos, ya que la mayoría de ellas nunca entró en el país.

Hambre y salud, un problema común

La vida en Venezuela es irreconocible en comparación con lo que era hace tan solo unos años. Mientras que alguna vez el régimen construyó casas, clínicas y escuelas para los más pobres como parte de su política, la mayoría de la población ahora no puede satisfacer sus necesidades más básicas.

El sistema de salud colapsó y dejó a muchos sin acceso a los medicamentos que pueden salvarles la vida. Por si fuera poco, no parece que las condiciones estén mejorando. Más de cinco millones de personas han escapado de Venezuela desde 2014, de acuerdo con la agencia de migración de las Naciones Unidas, por lo que se desató una crisis regional que ha obligado a los países vecinos a encontrar una solución al problema.

Algunos de los ciudadanos que siguen en el país han llegado a un punto de quiebre.

Margarita Uzcategui, de 55 años, que vive en el que solía ser un vecindario próspero de Caracas, describió la escasez de agua y los recortes al servicio eléctrico que pueden durar hasta doce horas. “Jamás imaginé que tendría que vivir así”, comentó.

Aunque cree que el gobierno le ha fallado, dijo que tampoco confía en la oposición.

“Para mí, este es el final. Esto debe acabar. Si estamos viviendo así ahora, imagínense cómo será en seis años más”, dijo Uzcategui. “No tendremos comida, agua ni electricidad. Que Dios nos ampare”.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba