Actualidad NacionalEspecial País

A un mes del 7Mar: Hospitales a oscuras no garantizan el derecho a la vida

Los apagones que predominaron en el mes de marzo en Venezuela se llevaron la vida de al menos 24 ciudadanos que estaban internados en los principales hospitales públicos del país y que no contaba con los recursos necesarios para salvar a sus pacientes o la capacidad de movilizarlos dentro de las instalaciones.

Con una fuerte crisis hospitalaria que ya venía atravesando la ciudad capital y resto de los estados del país, resultó difícil para los médicos venezolanos poder mantener con vida a las personas que se encontraban en los centros de salud a partir del 7 de marzo, día que se registró el primer gran apagón que afectó a casi todo el territorio nacional y que aún persiste diferentes sectores.

«De acuerdo con la Encuesta Nacional de Hospitales realizada en 2018, alrededor del 60% de los hospitales venezolanos no cuentan con planta eléctrica o funcionan de manera intermitente», así lo indicó el presidente de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, Huníades Urbina, en una entrevista para Analítica.com

“Se demostró con el apagón que no arrancaron las plantas, y por lo menos el caso específico del Hospital de Niños J.M de los Ríos, tuvieron que traer de la Electricidad de Caracas, que somos vecinos de media cuadra, dos plantas externas que todavía están conectadas en el hospital”, precisó el doctor.

El también ex director del J.M de los Ríos, explicó que en el recinto solo se cuenta con energía eléctrica en la planta baja, terapia intensiva y urgencias, lo que quiere decir que durante las fallas de luz solo se ha podido trabajar en esas áreas por la falta de operatividad de los ascensores.

Lea también: Ovsp: La electricidad es transversal al resto de los servicios públicos

Pérdidas humanas en números

El diputado a la Asamblea Nacional, José Manuel Olivares, informó el 12 de marzo precisó que 15  individuos murieron en el Hospital Manuel Núñez Tovar de Maturín, Estado Monagas.

Asimismo, se conoció que el resto de las personas que perdieron la vida fueron en el Pérez Carreño (1), JM De Los Ríos (1), Magallanes de Catia (2), Hospital Universitario de Maracaibo (1) y Hospital Uyapar de Bolívar (2).

En el J.M. de los Ríos murió un pequeño de apenas 34 semanas que había nacido prematuramente y tenía 10 días internado en la unidad de cuidados neonatales. Sin embargo, su cuadro da salud se complicó y aunque los médicos hicieron todo lo que estaba a su alcance, no pudieron salvarlo.

Lea también: Crisis hospitalaria se agrava con la falla eléctrica: “No comenzó con el apagón”

A pesar de esta situación, el ministro para la salud designado por Nicolás Maduro, Carlos Humberto Alvarado, aseguró que la situación del área de salud se encontraba “controlada”.

En las unidades de diálisis tenemos algunas dificultades con el agua en algunos establecimientos”, expresó. No obstante, “el sector se mantiene en trabajo constante con el Min Agua y con todos los equipos de contingencia de Caracas y todos los estados.

Lea también: Historias de la crisis | “El agua es un derecho, no un favor”

Aunque la versión del gabinete apuntó a la “tranquilidad”, en el Hospital Central de Maracay (HCM) murieron dos mujeres de 81 y 75 años, respectivamente. El primer caso sucedió el 26 de marzo a las 8: 42 p.m. cuando la paciente no pudo recibir la ventilación mecánica que requería debido a que el único ascensor del centro de salud no funcionaba, por lo que no podía ser transferida al otro piso.

De igual manera, el impedimento para trasladarse dentro del hospital fue la causa de muerte de la segunda señora, quien necesitaba ser intubada en el piso de emergencias.

«No es nuevo la falta de agua»

Huníades Urbina insistió durante la entrevista a nuestra redacción que la problemática del agua se ha denunciado desde hace años y que actualmente algunos hospitales están trabajando bajo el suministro de cisternas, aunque desconocen la calidad del líquido.

En el Hospital de Niños tenemos un tanque que es muy grande al cual no se le ha hecho mantenimiento en los últimos 4 o 5 años, no hay bomba para mandar el líquido a los otros sitios, puntualizó el médico.

 

Mujeres lavan en quebradas de El Ávila ante crisis del agua en Caracas/Foto: Valentín Guimares

Asimismo, precisó que una parte de las cisternas fueron enviadas por el Ministerio para la Salud y otra por el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, específicamente a la Unidad de Diálisis del J.M de los Ríos. A pesar de esto, cuestionó que servicio de llenado no es constante y que el gobierno de Nicolás Maduro continúa sin ofrecer una solución definitiva.

Lea también: Búsqueda de agua sustituta enciende las alarmas por alto riesgo sanitario

Igualmente, apuntó que debido a la deficiente calidad de agua que están ingiriendo los niños y adultos mayores, se ha visto la aparición de enfermedades diarreicas, amibiasis y otros tipos de parásitos, pero además no cuentan con los antiparasitarios pertinentes para los pacientes

Nicolás Maduro pidió el pasado jueves estar alerta a otro “ataque” al Sistema Eléctrico Nacional y no han presentado un plan de contingencia formal para este sector. No obstante, los trabajadores de la salud siguen alzando su voz de protesta, pese a los amedrentamientos que reciben, para exigir que se respete el derecho a la vida y a la salud.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba