Actualidad NacionalEspecial País

Abandonaron el barco y saltaron la talanquera: Elías Jaua, ¿es el próximo?

El 8 de diciembre de 2012, el pueblo venezolano vivió un momento de gran incertidumbre. El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, víctima de un cáncer, debe ausentarse del país y viajar a Cuba para ser intervenido quirúrgicamente y dejar, en caso de emergencia, a un sucesor, el canciller Nicolás Maduro Moros, quien según el ex presidente es de su «total confianza».

«Si algo ocurriera, que a mi me inhabilite para continuar al frente de la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro no sólo en esa situación debe concluir como manda la constitución el período, sino que mi opinión firme y plena, irrevocable, absoluta, total es que en ese escenario, que obligaría a convocar a elecciones presidenciales, ustedes elijan a Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana», enfatizó el Jefe de Estado venezolano.

Aquel momento no puede borrarse de la memoria de los venezolanos. El 5 de marzo el mismo Nicolás Maduro – quien estaba ya en el poder tras las elecciones de diciembre de 2013 – anuncia el fallecimiento del ex presidente Hugo Chávez.

Comienza a conformarse un gabinete ministerial que «debía ser de confianza» del nuevo presidente. Sin embargo, el primer mandatario da nuevos giros a la política económica y social en un país que ya venía en franco declive en cuanto al estancamiento del aparato productivo y de todos los sectores que conforman la educación, los servicios públicos, las empresas privadas y públicas, entre tantos otros.

A unos años de la llegada del nuevo presidente al poder, la violación de los derechos humanos, la censura, la represión, la inflación, la escasez de alimentos – que ya se venían manejando desde los gobiernos del ex presidente Chávez – llegan a niveles que alarman a toda la comunidad internacional. Todos los sectores que conforman el funcionamiento de un país como Venezuela, son según los especialistas llevados «al colapso» y en muchos casos, «al quiebre económico».

Las empresas privadas deben sobrevivir como pueden en la búsqueda de materias primas y divisas para subsistir, las empresas públicas, ya en el año 2018, están muy cerca de la paralización, el quiebre económico y el colapso.

Video cortesía de TRANSPARENCIA VENEZUELA.  «El 74% de las empresas del Estado tienen denuncias públicas por hechos de corrupción». 

Comienzan a abandonar el barco

El negro panorama y la crisis humanitaria que envuelve a los venezolanos han desencadenado en la disidencia de muchos afectos al gobierno de Hugo Chávez que ahora adversan el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Los cambios no han sido favorables. El escenario que ya venía resquebrajándose en materia política, económica y social desde 2013, ahora va en acelerado descenso en 2018, y según los economistas, seguirá en caída en 2019. Analítica.com trae a colación a aquellos que han «saltado la talanquera desde el gobierno del ex presidente Hugo Chávez, hasta la actual presidencia de Nicolás Maduro.

Luis Miquilena

Luis Miquilena y Hugo Chávez/foto:2001.com.ve

Fue la mano derecha del ex presidente Hugo Chávez. Durante los primeros años de su gobierno formó parte del poderoso «grupo de los 5» del presidente. Miquilena tuvo importantes cargos en la administración pública, fue electo Senador en 1998 y en 1999 fue ministro del Interior y Justicia, para luego ejercer el cargo de Presidente de la Asamblea Constituyente y Presidente de la Comisión Legislativa Nacional.

En el 2001 nuevamente fue nombrado ministro del Interior y Justicia, en este cargo lanzó el «Plan de Seguridad Ciudadana y promovió el Plan de Desarme Pacífico de Cárceles». Fuentes señalan que «(…) Miquilena fue el primer alto funcionario del gobierno de Chávez, acusado -por el Fiscal General Javier Elechiguerra- y juzgado por hechos de corrupción, siendo absuelto de dichos cargos», por lo que fue reemplazado en el ministerio por Ramón Rodríguez Chacín.

Luego de numerosos desacuerdos con el presidente Chávez, Miquilena decidió romper relaciones con la  política del presidente Chávez, además de haber cuestionado algunas de las medidas tomadas por este último. Más adelante, posterior a los sucesos de abril de 2002, expresó que «(…) a Chávez no lo había repuesto el pueblo en el poder, sino la incompetencia de Pedro Carmona cuando decretó disolver la Asamblea y destituir a todos los Alcaldes». En 2007, mostró su desacuerdo con la propuesta de reforma constitucional y pasó al grupo de la disidencia del chavismo de Chávez y también de Nicolás Maduro. Falleció el 24 de noviembre de 2016.

Henry Falcón

Henry Falcón/foto:archivo

En el año 2008, Henry Falcón salió electo gobernador por el PSUV en las primarias partidarias con las que obtuvo el triunfo con el 73 % de los votos de los inscritos en el partido oficialista. Durante ese lapso se formó un partido de carácter regional, «Revolución Eficiente REF», que sirvió para la captación de la votación opositora, que sentía simpatía por Falcón pero no por el proyecto que encarnaba Hugo Chávez.

Falcón siempre fue apoyado por partidos como el PSUV, PPT , REF, y PCV, el Partido Comunista de Venezuela. Después de las elecciones a la gobernación en el Estado Lara, Falcón comenzó a distanciarse de los llamados «radicales y los no radicales» del gobierno. El 21 de febrero de 2010 el gobernador le entregó una carta al presidente Hugo Chávez en la que explicaba su renuncia al principal partido oficialista —el PSUV— para integrarse al partido PPT, Patria Para Todos.

Luego de las elecciones parlamentarias, el PPT —de la mano de Falcón— se propuso aliarse con la Mesa de la Unidad MUD, contra el gobierno de Hugo Chávez de cara a las presidenciales, regionales y municipales de 2012. El 1 de abril de 2011 surgió el Frente Progresista,​ impulsado por Henri Falcón, Ismael García, Andrés Velásquez , Alfredo Ramos, Liborio Guarulla y otros líderes de corte centro-izquierdista. Más tarde conformó «Avanzada progresista» y se lanzó como adversario del presidente Nicolás Maduro en las pasadas elecciones presidenciales en 2018.

Luisa Ortega Díaz

Luisa Ortega Díaz/foto:archivo

La Fiscal General del Ministerio Público MP, quien fuera designada en el cargo tras el apoyo absoluto del ex presidente Hugo Chávez Frías, ejerció por designación de la Asamblea Nacional, AN, el 13 de diciembre de 2007 en el período entre 2008 y 2014 – siete años en el poder – siendo ratificada luego por el parlamento para el período de 2014 -2021. El 5 de agosto de 2017 fue destituida por el Tribunal Supremo de Justicia TSJ, y la Asamblea Nacional Constituyente ANC, promovida por Nicolás Maduro.

Su destitución fue producto de las declaraciones que hiciera a partir de las sentencias 155 y 156 del TSJ, calificadas como «una ruptura del orden constitucional», luego de que el 24 de mayo de 2017, denunciara que el estudiante Juan Pablo Pernalete, había sido asesinado por una bomba lacrimógena disparada por la Guardia Nacional Bolivariana GNB, desmontando así la versión que ofrecieron Néstor Reverol, Ministro de Interior, Justicia y Paz y demás personeros del gobierno de Nicolás Maduro, quienes sostenían que Pernalete había sido asesinado con una pistola de perno cautiva.

El 5 de agosto el TSJ en Sala Plena, usurpando la autoridad de la Asamblea Nacional, suspendió del cargo a la fiscal general Luisa Ortega Díaz para comenzar su enjuiciamiento, además de congelar sus bienes, prohibirle salir del país e inhabilitarla para ejercer cargos públicos. Ese mismo día, la ANC que comenzaba a funcionar, por propuesta de Diosdado Cabello y con decisión unánime de sus 545 integrantes, destituyó a la fiscal general de su cargo. Ortega Díaz desconoció la sentencia del Tribunal y la decisión de la ANC por considerarlos ilegales.

Actualmente, Luisa Ortega Díaz se mantiene en el exilio en Bogotá, Colombia, ejerciendo como activista en la lucha contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos OEA; mandatarios americanos y europeos, así como fiscales de varios países manifestaron su rechazo y desconocimiento a la destitución de Luisa Ortega Díaz.

Rafael Ramírez

Rafael Ramírez/foto:archivo

En julio de 2002 Ramírez fue designado como titular del Ministerio de Energía y Minas por el presidente Hugo Chávez y el 20 de noviembre de 2004, Ramírez ocupa la presidencia de Petróleos de Venezuela PDVSA, una posición que mantuvo hasta el 2 de septiembre de 2014. Con la llegada del presidente Nicolás Maduro, es designado en 2014 como representante permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para el período 2015-2016, donde fue su presidente en el mes de febrero de 2016. El 4 de diciembre de 2017 es removido del cargo de embajador, afirmando que «fue destituido por criticar al gobierno de Nicolás Maduro.»

Actualmente, Ramírez ha pasado a formar parte de la disidencia y se mantiene fuera de Venezuela. Asegura que «(…) no regresando al país por temor a represalias».

Ramírez ha sido relacionado con hechos de corrupción por numerosos casos de lavado de dinero en la banca privada de Andorra. El 25 de enero de 2018 el fiscal general Tarek William Saab informó que se pedirá orden de captura en su contra. Actualmente escribe artículos semanales en el portal web oficialista Aporrea denunciando sus diferencias con el gobierno de Nicolás Maduro. La Ingeniero Mercedes de Freitas, presidenta de la ONG Transparencia Venezuela, aseguró que a Ramírez se le adjudican denuncias de corrupción por 25 mil millones de dólares mientras estuvo en PDVSA.

Andrés Izarra y Eva Golinger

Andrés Izarra/foto:archivo

En 2003 Izarra fue designado agregado de prensa de la embajada venezolana en Washington. Allí conoció a Eva Golinger, y junto con otros ciudadanos estadounidenses como Michael Schellenberger, conformaron la «Oficina Venezuela Information Office». En 2004 Izarra fue designado ministro de Comunicación e Información de Venezuela, donde se encargó de continuar con lo que él ha denominado «La concepción pública de la comunicación», que según sus palabras «(…) antes era un coto privado de tres o cuatro familias» e instaurar la «hegemonía comunicacional del Gobierno bolivariano».

​Andrés Izarra y Eva Golinger, son otros disidentes del gobierno de Nicolás Maduro. En numerosas ocasiones, se han echo eco de importantes aseveraciones de otros disidentes del llamado «Madurismo sin Chávez».

Recientemente, Izarra pidió «(…) un cambio urgente de gobierno para salvar el legado del comandante al cumplirse este sábado 64 años de su nacimiento», y apoyó las declaraciones de Rafael Ramírez en donde asegura que «El gobierno no tiene más tiempo ni para ensayar ni para más de lo mismo. El país no aguanta. Estamos ante la posibilidad de una conmoción política, de un zarpazo del fascismo o una intervención externa».

Juan Barreto

Juan Barreto/foto:archivo

En 2004 deja su escaño de diputado y su partido los postula como candidato a alcalde mayor de Caracas por el partido de gobierno de Hugo Chávez en las elecciones regionales, obteniendo la victoria y sustituyendo a Alfredo Peña. Como alcalde llevó a cabo una política de expropiación de edificios para beneficiar a los inquilinos de clase media y baja que por largos años habitaban dichas viviendas sin derecho a adquirirlas. En 2008 es reinaugurado el Nuevo Circo de Caracas que fue restaurado bajo su gestión.

En el año 2012 el fallecido Hugo Chávez, lanza oficialmente la plataforma «Redes» con Juan Barreto como su vocero principal acompañado de un gran grupo de colectivos y organizaciones de base como espacio de las bases revolucionarias, es más que un partido político, «(…) esta organización es un espacio para el encuentro de los iguales». A partir de allí se ha mantenido crítico de la gestión del presidente Nicolás Maduro, y ha hecho énfasis en la desinformación que existe en lo que se refiere a la discusión sobre la nueva Constitución Nacional «(…) “No sabemos que se está discutiendo.

Muchos constituyentes hablan de secretismo y otros no saben nada. Imagínense ustedes si los constituyentes no conocen lo que se está discutiendo, que va para el pueblo”, y agregó «(…) “Jaua, quien fue vicepresidente de la República, ministro y miembro del partido de Gobierno dice que él no conoce ni un solo artículo.”

Juan Barreto se ha convertido en un abanderado del autollamado “chavismo originario”, de allí que hiciera la solicitud al secretario general, Luis Almagro en la OEA para «(…) “tome en cuenta” al momento que se disponga manejar una ruta para salir de la crisis venezolana».

¿y ahora, Elias Jaua?

Elías Jaua/foto:archivo

El 29 de enero de 2012 Elías Jaua, una de las piezas clave del gobierno de Hugo Chávez, fue nombrado ministro de Agricultura y Tierras, conservando el cargo de vicepresidente ejecutivo. En octubre de 2012 dejó su cargo de vicepresidente para convertirse en candidato del PSUV a la gobernación del estado Miranda. «Perdió por apenas 45 mil votos» por Henrique Capriles, y logró conseguir la mayoría legislativa en el Consejo Legislativo de Miranda. El presidente Chávez lo nombró presidente de CorpoMiranda, cargo con el cual cumplió todas las promesas que había hecho al pueblo mirandino.

En enero de 2013, bajo el gobierno de Hugo Chávez, fue designado ministro de Relaciones Exteriores, en reemplazo de Nicolás Maduro quien obtuvo el cargo de vicepresidente. Tras la muerte de Chávez, el presidente Maduro ratificó a Elías Jaua en el cargo.​ Durante el mandato de Nicolás Maduro, Jaua ha ejercido como ministro de las Comunas y Movimientos Sociales del Gobierno del presidente, labor que cumplió hasta el 26 de mayo de 2015 cuando fue remplazado por Rosángel Orozco.

Ahora el exministro de educación de Venezuela, Elías Jaua, también ha dejado entrever las diferencias que tiene con el actual gobierno de Maduro. Criticó fuertemente «(…) la represión que ejercen los funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro a los trabajadores que tienen meses protestando exigiendo mejoras salariales e insumos médicos».

“Reconocer los errores cometidos por los trabajadores y trabajadoras no implica que se justifique la violación de derechos laborales y menos la represión ilegal frente al justo reclamo”.

Hasta ahora, las declaraciones han generado una intensa polémica por las redes sociales, en la que se han pronunciado numerosos disidentes chavistas y voceros del partido Marea Socialista como Nicmer Evans, quien aseguró a la prensa «(…) mientras Jaua estuvo dentro de las filas oficialistas no le importo aplastar a las personas».

Jaua hizo declaraciones recientes a quienes lo apoyan desde la disidencia:

“Compatriota, haz lo que tu conciencia te indique hacer. Quienes deben revisarse en su condición de chavistas, son quienes intenten condicionar tu derecho a elegir”.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar