ActualidadActualidad Nacional

Afluencia de temporadistas en Vargas mermada por la crisis

Por: Marighzell Lucena

Durante el asueto de Carnavales 2017 la afluencia de temporadistas en el estado Vargas, no refleja lo esperado para quienes se desempeñan en el sector turístico y comercial. Aunque ciertamente las playas y balnearios siguen representando la opción más accesible y económica para los residentes de la capital, el rostro de la crisis se deja ver y sentir en las pocas ventas que registran los comerciantes playeros y en la ocupación hotelera.

En la mayoría de los casos, los visitantes o temporadistas foráneos cargan con todos los insumos que pueden, desde alimentos y bebidas, y en caso de no poseer vehículo particular, el transporte público es una de las variables que más influye a la hora de movilizarse.

Gabriela Peraza, residente de La Pastora en Caracas, acudió este domingo a la playa de Macuto, como todos los carnavales, sólo que esta vez aseguró que tuvo que cagar con más insumos de lo normal. “Antes quizás podíamos hasta almorzar y cargábamos con las bebidas, ahora traemos todo y si acaso lo único en lo que gastamos es en toldos y sillas, pues afortunadamente nos ahorramos el transporte”.

Alida Rosas, es una de las comerciantes que ha sobrevivido a la tragedia, a la caída del viaducto y a otras tantas vicisitudes que han afectado el estado, y en cada temporada espera como tener un segundo aire. Sin embargo, hasta este domingo ni una sola pieza de baño había podido vender. “Sólo bronceadores y uno o dos, la gente pasa y ya ni se acerca ni siquiera a preguntar; la situación económica nos afecta a todos”.

Carmen Caraballo, a cargo de un kiosko de comida en Camurí Chico, sostiene que aunque las cosas han mejorado un poco, la demanda de servicios no será la misma de años anteriores. “Estamos llenando algo nuestras expectativas, pero todo se va perdiendo, lamentablemente, nada es igual que antes”, dice.

Por su parte, Raúl Rojas, directivo de la línea Malavé-Villalba, que cubre la ruta Caracas-La Guaira, asevera que en comparación con años anteriores, la demanda de pasajeros ha mermado considerablemente. “Si el año pasado fue malo, este sin duda es peor”, afirma y añade que la habilitación de los puntos de control ha resultado favorable para evitar la especulación de precios en el caso del pasaje, que para los balnearios es de Bs. 600.

De acuerdo a declaraciones emitidas por el secretario de gobierno, coronel José Manuel Suárez, hasta este domingo tenía una “estimación de más de cien mil temporadistas”, que se habrían movilizado hacia la región litoralense.

70% de reservaciones hoteleras no fueron confirmadas

De acuerdo a lo indicado por la Cámara de Turismo en Vargas (Catuvar), para esta temporada al menos un 70% de las reservaciones que se realizaron, se quedaron sin confirmar, producto probablemente de la situación económica y otras variables que afectan al sector.

Julio Mieri Terán, presidente de Catuvar, explica que de una capacidad máxima de 180 camas plazas que hay en la entidad, hay una ocupación estimada del 50%. “Usualmente las reservaciones solían ser de hasta 5 días, lo cual se ha reducido en dos días promedio por ocupación en el caso de los turistas que pernoctan en la región”.

Aclara que en el caso de Vargas existe la particularidad de que se puede registrar una alta ocupación, por cuanto la capacidad de servicio resulta ser muy poca. “Si según las autoridades en el 2016 vinieron cerca de un millón 700 personas, con sólo el 10% de ese entonces, se hubiese colmado la capacidad de ocupación, cosa que sabemos no ocurrió”, asegura Mieri Terán.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar