Actualidad NacionalEspecial País

CECODAP: el Estado no protege a niños, niñas y adolescentes del país

Uno de los sectores de la población más vulnerable ante la crisis humanitaria que vive Venezuela es el de niños, niñas y adolescentes (NNyA). Es quizás el más desasistido por parte del Estado y el que más está sufriendo los embates de la extrema pobreza que han desencadenado las políticas erráticas de un modelo económico y político como el que tiene Venezuela. Según un estudio de ENCOVI, realizado por las principales universidades del país, la pobreza extrema aumentó de 23,6% a 61,2% en cuatro años y casi diez puntos entre 2016 y 2017 en los hogares venezolanos.

Tras la deficiente gestión pública, CECODAP registró, sólo en 2017, 332 casos de niños afectados por desnutrición y 205 casos de fallecidos por el mismo motivo. Las muertes por contaminación hospitalaria arrojaron 270 casos, mientras que fallecidos por condiciones de insalubridad en los hospitales públicos registraron 489 víctimas. Las muertes por enfermedades como la Malaria registraron 168 casos, mientras que por falta de vacunación se registraron 67 casos. Las muertes por falta de medicamentos cobraron 150 víctimas. CECODAP: De 30 niños que van a la escuela, sólo 10 se alimentan

Para cerrar 2018, CECODAP, nos trae nuevas evidencias del abandono en el que se encuentran los NNyA en el país. La organización sin fines de lucro, realizó un estudio en el que decidieron evaluar el funcionamiento de los Programas municipales de Protección para NNyA en varios municipios del Área Metropolitana de Caracas. Allí se entrevistaron a 50 personas. 8 de ellos responsables de órganos administrativos del Sistema Municipal de Protección para NNy A; 20 responsables de Programas de Atención y 22 usuarios de esos programas, incluidos los NNy A.

Los resultados enmarcaron una situación realmente crítica y alarmante:

  • Abandono absoluto por parte del Estado de su responsabilidad principal en materia de NNyA, que se traduce en una desprotección estructural e institucional
  • Inoperancia de los órganos administrativos para la protección de NNyA que dependen del Estado
  • Inexistencia de recursos presupuestarios para el funcionamiento del Sistema para la Protección de niños, niñas y adolescentes, incluyendo los programas de atención
  • El 68% de los programas dependen de recursos privados
  • Ante la ausencia del reglamento de la LOPNA, no es posible determinar cuántos programas deben existir por municipio según su población, limitando las políticas públicas para solventar los problemas de NNyA
  • El 95% de los programas entrevistados considera que su capacidad de atención es insuficiente ante la demanda social de programas de atención para las diversas situaciones
  • Los Sistemas Municipales de Protección se encuentran en «cierre técnico» por falta de profesionales
  • De los 4 Consejos de Protección visitados, sólo 1 cuenta con el mínimo de Consejeros necesarios legalmente para su funcionamiento
  • Los Consejos de Programas para niños, niñas y adolescentes CPNNA, sólo están funcionando en un 32,7% de su capacidad 

Alcaldías en crisis

El que los Programas de protección para NNyA no estén funcionando como deben funcionar y que además, en muchos casos no existan, se debe en primera instancia a la situación de crisis que viven las mismas Alcaldías dentro de sus municipios. CECODAP, registró que la ola migratoria que afecta a Venezuela, protagonizada por los profesionales quienes se encargaban del Sistema de Protección para NNyA, en su mayoría, se han ido del país.

Por otro lado, existe un déficit en la inyección de recursos que debe hacer el Estado a las Alcaldías. De allí que haya que pagar bajos sueldos a quienes ocupan cargos como el de los Consejeros de Protección, a quienes los salarios no les cubren los gastos que necesitan para vivir en un país donde la hiperinflación sobrepasa el 1.000.000%.(Ecoanalítica, AN y CENDAS).

Los Consejos Municipales de Derechos de niños, niñas y adolescentes CMDNNA, también tienen fallas importantes en materia de empleados, el Municipio El Hatillo tiene un 80% de ausencia de su personal. El resto de los municipios se ubica entre 15% y 45% de ausencia de trabajadores, afectando áreas de trabajo tan fundamentales como Políticas Públicas y el Fondo de Protección. Así mismo, el presupuesto es casi inexistente para el funcionamiento de los CMDNNA, factor que afecta directamente el desarrollo de políticas públicas municipales para la protección de los NNyA.

El cambio de gestión en las Alcaldías es otro de los agravantes que altera el funcionamiento de los CMDNNA, debido al tiempo que las nuevas autoridades designadas por las Alcaldías se toman para asumir los cargos y seleccionar el personal con el que deben trabajar.

Los municipios y por ende las Alcaldías, requieren además programas para las diversas situaciones especiales que se presenta en su población, con mayor énfasis en los programas de atención psicológica, fortalecimiento familiar, terapias de lenguaje ocupacional y psicopedagogía para los NNyA.

CECODAP registra la ausencia absoluta de programas para la participación de NNyA. A pesar de que existe una referencia de experiencias exitosas como el Gobierno juvenil en los municipios donde se adelantaron estas iniciativas, es estos momentos, esos programas ya no están en funcionando.

CECODAP registró que las Alcaldías que mantienen programas de atención para NNyA por municipios son: Libertador que actualmente maneja 11 programas, Chacao, que cuenta con 4 programas, Sucre que cuenta con 26 programas y El Hatillo, que tiene actualmente unos 4 programas. Los resultados arrojan que la Alcaldía con mayor programas para la atención a NNyA es Sucre donde se registran problemáticas como abuso sexual, consumo de drogas e integridad personal, entre otros.

LOPNA, ¿de manos atadas?

Carlos Trapani, Coordinador general de CECODAP, en entrevista para http://Analítica.com, nos comenta que la Ley Orgánica para la protección de NNyA LOPNA, tuvo una reforma en el año 2007. «(…) hubo una reforma administrativa y cambió la estructura, antes el sistema era parital, entes representantes de la sociedad civil y el Ejecutivo en distintos niveles nacional, estadal y municipal contribuían para brindar una adecuada atención. El estado desechó el modelo paritario, sacó a la sociedad civil y asumió la rectoría en materia de protección de niños con esta reforma».

Desde el año 2007 cuando se reforma la LOPNA hasta el año 2013, cinco ministerios distintos estuvieron a cargo de «la ayuda infantil». A pesar, de que los temas de infancia pasaron por las manos de numerosos ministros y viceministros, no se logró consolidar una política pública que realmente concretara avances. Entre el año 2007 hasta el año 2018, niños es competencia del despacho de la Presidencia de la República, a cargo del «viceministerio de la suprema felicidad social del pueblo», pasaron de ser un ente autónomo con personalidad jurídica propia y peso político, a ser una dirección de línea de un viceministerio.

Trapani nos dice que a partir de la reforma también se condenó la descentralización, se eliminaron los consejos estadales de derecho y por lo tanto se terminaron los programas y servicios que atendían al Estado como tal.

Se eliminó la posibilidad de articulación y coordinación de los distintos niveles de gobierno, y creo que el daño más grave es que cercenó los espacios de participación social dentro del propio sistema. Es decir la LOPNA reconoce la participación como derecho, pero ahora no desarrolla los mecanismos de participación.

Según el Coordinador de CECODAP,  los concejos municipales de derecho dictaminan lo que se debe elegir de acuerdo al reglamento de participación, un reglamento que no existe, por lo tanto, hay concejos que dirigen pero que no están legalmente constituidos.

En relación al llamado «viceministerio de la suprema felicidad social del pueblo», Trapani nos dice que en este ministerio no hay una voz absoluta, no hay rectoría, no hay dolientes en materia de niños, por lo que no existe «una autoridad visible que de la cara».

Dentro de esa institución pública creada por el Ejecutivo Nacional «(…) las distintas  iniciativas son de corte asistencial no desde una perspectiva de los derechos humanos, que respete la dignidad, que respete el proceso de empoderamiento, que respete los espacios de participación, sobre todo que ataque las causas estructurales que generan la vulneración de un derecho».

Para el Coordinador de CECODAP, el sistema de gobierno venezolano ha fallado estrepitosamente en la prevención, «(…) si no apostamos a la prevención se incrementa la vulneración». Para Trapani el niño dejó de ser un ente autónomo y pasó a ser «una oficina de niños» que perdió visibilidad.

«Nosotros estamos en la lógica de atender a las víctimas, y creo que la lógica del Estado es evitar que los niños sean víctimas». Trapani se pregunta, «¿cómo tú activas medidas de protección especial si no hay forma de ejecutarla, porque no tienes programas, o no tienes servicios?», y agrega «(…) además, tienes un sistema de protección que no es sistema ni protege por el quiebre en la institucionalidad del Estado, para proteger a los niños» del país.

 

 

  1. El Estado está llamado a responder de forma rápida y urgente para frenar la vulneración de derechos de los NNyA
  2. El Estado debe disponer de inmediato hasta el máximo de sus posibilidades presupuestarias para atender todas las situaciones de vulneración de derechos que afectan a NNyA, dando cumplimiento a la recomendación del Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas
  3. Urge una Política Nacional para la protección de la infancia que tenga como bases de soporte los principios establecidos en la CDN, Interés Superior del Niño, Prioridad Absoluta, Igualdad y No discriminación y Corresponsabilidad
  4. Fomentar la participación real de NNyA y de las OSC
  5. Los órganos administrativos en todos los niveles deben ejercer las acciones a las que haya lugar para exigir al Estado el cumplimiento de sus funciones como principal responsable de la Protección Integral de todos los NNyA en Venezuela
  6. Los órganos administrativos, programas y servicios de atención deben fomentar la creación de bases de datos reales y confiables, con estadísticas desagregadas, dispuestos públicamente para quienes sean interesados, porque serán la justificación y base de creación de institucionalidad para proteger a los NNyA
  7. Seguir documentando la realidad de los NNyA con base en el enfoque basado en derechos humanos, que reflejen la vulneración de derechos y que permita activar denuncias a nivel internacional

 

 

 

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar