ActualidadActualidad Nacional

Con una Venezuela agonizante oposición rindió homenaje a Juan Pablo Pernalete

«Hoy rendimos homenaje a Pernalete pero también a todos los que hoy no pueden abrazar a sus padres porque abrazan el sepulcro», fue la frase que marcó la caminata que se inició en el polideportivo “Papa Carrillo” o «Parque Miranda», ubicado en los Dos Caminos, donde se realizó la sesión especial de la Asamblea Nacional este jueves 27 de abril.

La junta directiva y los diputados encabezaron la movilización que transitó las calles de Los Dos Caminos y Altamira hasta llegar a la Torre Británica donde fue asesinado Pernalete con una bomba lacrimógena disparada por un militar a corta distancia, según quienes se encontraban con ellos en el momento del suceso. Un sacerdote acompañó a la multitud dirigiendo el rosario que con lágrimas en los ojos seguían todos los presentes.

A diferencia de las pasadas actividades de calle convocadas por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el dolor reinó el ambiente de esta, «con el corazón latiendo lento», como dijo la periodista Caterina Valentino, quien desde un camión junto a Rolando Salazar expresó su apoyo a los jóvenes y estudiantes venezolanos «hoy todos somos Pernalete, hoy todos somos estudiantes», esos que en las manifestaciones «están de primeros devolviendo las bombas». Además agradeció a Dios porque la situación actual del país es conocida por los países del mundo.

La muerte arde en los ojos

El rosario que se reza a los difuntos continuó su curso hasta que bajo un sol que aumentaba su calor todos los que rendían homenaje a Juan Pablo Pernalete llegaron a la esquina de la Torre Británica. Se comenzaron a escuchar las quejas porque el aire picaba, los ojos y la nariz ardían como cuando los funcionarios lanzan bombas lacrimógenas, pero este no era el caso. De pronto se escuchó a una señora: «eso es por las bombas que lanzaron ayer», afirmación que sorprendió a algunos de los presentes, cuestionaban que los gases pudieran duran 24 horas en un espacio abierto.

Llegaron a la calle donde fue asesinado el joven y encima de un árbol que daba sombra al asfalto guindaron una corona de flores como ofrenda. Una vez culminado el rosario subieron a la plaza y en toda la carretera formaron un túnel, para recibir a los estudiantes que marcharon desde la Universidad Metropolitana (Unimet), casa de estudios de Pernalete.

El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles lamentó la muerte del joven estudiante y aseguró que seguirán en las calles «vamos a ver quién puede más si el Gobierno o 30 millones de venezolanos (…) Quien tiene la verdad y la defiende, no tiene por qué sentir miedo ni temer por su integridad. No vamos a aceptar una dictadura ni más muertes. Venezuela no es un país dividido, vamos a ver quién sino que lucha contra un Gobierno».

Capriles aseguró que Venezuela no se convertiría en la «segunda Cuba» y que los jóvenes si vivirán en un país libre: «Pernalete no vivió otra cosa sino la revolución. Nuestros jóvenes no deben vivir en dictadura. Venezuela merece paz y tranquilidad. El pueblo va aseguró en la calle hasta que se recobre el hilo constitucional».

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba