ActualidadActualidad NacionalEspecial País

Congreso Nacional de Juventudes inició debate sobre un programa de reconstrucción nacional

Este 19 de abril, día que se conmemora el inicio de la lucha por la independencia en Venezuela, jóvenes de diversas partes del país se concentraron en la Universidad Central de Venezuela (UCV) para conformar el Gran Congreso Nacional de Juventudes, en el que debatieron ideas y propuestas para crear una ruta política que logre un cambio en el país.

La Cachucha de la UCV, así conocida la cancha techada, se llenó de miles de jóvenes de todos los partidos políticos, con diferentes posiciones ideológicas; estudiantes universitarios, bachilleres, profesionales, representantes de sindicatos, estudiantes que llegaron desde ayer en autobuses desde el interior del país y políticos. 

El evento inició con la entonación del himno nacional y recordaron a los caídos que lucharon por el país el año pasado. Luego, cada vocero tuvo dos minutos para dar a conocer su propuesta.

Sairam Rivas, portavoz del comité organizador del congreso, inició el debate explicando que esta generación de jóvenes «hoy se presenta en rebeldía» y que el objetivo de dicho encuentro además es contribuir a la unidad que tanto necesita el país. Así fue como abrió la primera sesión de discusión, en la que enfatizó que se trata de proponer un programa de reconstrucción nacional.

Los protagonistas de una nueva historia

Betsi Gonzáles, representando a los jóvenes del estado Apure, propuso la creación de un proyecto para la producción agrícola del país.

Por su parte, Ricardo Cusanno, del sector empresarial dijo: «Debemos unirnos más que nunca, por eso desde Fedecáramas tendemos la mano por el país que necesitamos». Insistió en rescatar los conocimientos en los colegios y aprovechar los recursos naturales para dinamizar la economía, una lucha «para que no se restaure los errores del pasado».

Al tomar la palabra Rafaela Requesens; presidente de la Federación de Centros Universitarios, FCU-UCV, pidió un fuerte aplauso por Carlos Moreno: «Debido a que hace un año fue asesinado por pensar distinto. (…) Debemos dejar a un lado las diferencias de pensamientos».

Requesens hizo hincapié en los pupitres vacíos, alegando a que no se está apostando por la educación. «Tenemos que creer en nosotros mismos (…) Es difícil pero si se quiere un cambio tenemos que cambiar primero nosotros, demostrar al régimen nuestra madurez», dijo.

Explicó que es necesario presentar proyectos desde las diferentes profesiones y oficios para levantar al país una vez sea liberado. «Estaremos en los libros de historia porque estamos reconstruyendo un país. El Gobierno le tiene miedo al conocimiento, queda de nosotros aportar a la reconstrucción», y agregó además que la tarea más difícil es asumir ese reto y hacer que venezolanos que se han ido del país vuelvan.

Por parte del sector de los profesionales y técnicos, Pablo Méndez, hizo su propuesta orientada a los cuerpos colegiados para generar un plan de intercambio profesional con otros países, otro de incentivo en materia económica «para que los profesionales no se vayan del país» y un paquete de políticas públicas «coherentes para impulsar el aparato productivo del país».

El sector salud también dijo presente, Carlos Prosperi, su vocero, indicó que en Venezuela los niños se están muriendo por la falta de insumos en los hospitales. Se refirió a las recientes manifestaciones y dijo: «El sector Salud decidió salir a rescatar su derecho. Luchar por los salarios de los próximos jóvenes trabajadores para que no se nos vayan».

Por supuesto no podía faltar la pronunciación por parte de los medios de comunicación social, representado por Carlos Bracho, quien señaló que comienza una nueva etapa y que la única salida no es Maiquetía. «Todos estamos trabajando, saliendo adelante, tengamos compromiso por lo que viene», dijo. Subió a su esposa a la tarima para referirse a los jóvenes venezolanos que se están casando para salir adelante por su futuro y el del país.

El momento de conmoción llegó con las palabras de la Hermana Esperanza Calavil Forero, de una congregación de origen francés, quien dijo sentirse venezolana de corazón. Recitó un poema y presentó lo que ella misma catalogó como sus armas: la palabra de Dios, el rosario y la música.

Por último, la juventud caraqueña se pronunció diciendo que las calles deben ser tomadas nuevamente: «Para aportar la salida de ese dictador que se llama Nicolás Maduro Moros. ¡Ya estamos cansados!».

Se expresaron aproximadamente 60 portavoces de los distintos estados y gremios del país. También estuvieron presentes la diputada Delsa Solórzano y el diputado Juan Andrés Mejía.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar