Actualidad Nacional

Crisis política en Venezuela: Diputados buscan refugio en embajadas en Caracas

Desde que la crisis política arreció en el país y con el ataque frontal al parlamento nacional por parte del gobierno de Nicolás Maduro varios dirigentes políticos y diputados han buscado refugio en sus aliados internacionales con sedes diplomáticas en Caracas.

El primero en instalarse en una sede diplomática fue el diputado Freddy Guevara, cuando en funciones de directivo de la Asamblea Nacional fue perseguido y amenazado en 2017 tras las protestas antigubernamentales que se produjeron en ese año y que dejaron más de un centenar de muertos en las calles del país.

Guevara decidió pedir refugio en calidad de huésped en la residencia del embajador de Chile en Caracas y allí se encuentra desde el 5 de noviembre de 2017. Aunque la vida del dirigente se ha visto limitada en su presencia en redes sociales se sabe que recibe visitas y se reúne con otros dirigentes políticos del país.

En el mismo lugar se encuentra Roberto Enriques, de Copei, quien fue igualmente amenazado de ser detenido por el Gobierno. A esa sede diplomática llegó el pasado 30 de abril el dirigente de Voluntad Popular y preso político condenado a más de 13 años de cárcel Leopoldo López, quien fue indultado por el presidente encargado de Juan Guaidó, a quien el país pudo ver en esa fecha en La Carlota apoyando una acción en la que militares acompañaron el movimiento opositor que tiene como objetivo el cese de la usurpación por parte de Maduro.

Un día después López, su esposa y su hija más pequeña se mudaron a la embajada de España en Caracas, país que lo recibió en calidad de huésped. Allí permanece y desde ahí ha dado declaraciones a medios de comunicación e incluso entrevistas puntuales a algunos periodistas. De su rutina aún no se sabe.

leopoldo lópe
Leopoldo López en libertad reapareció en La Carlota el pasado 30 de abril/Foto: Archivo

Entre Italia y Argentina

La miércoles 7 de mayo el país y la Asamblea Nacional conoció de una lista de parlamentarios a quienes se les pretendía allanar su inmunidad parlamentaria por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y con la participación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Ese mismo día en la noche el primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y jefe de la ANC, Dos Dado Cabello anunció en su programa de televisión que tres diputados más serían detenidos en horas. No dio nombres pero la amenaza está ahí.

Antes de la cualquier acción se concretara algunos diputados tomaron la decisión de ponerse a buen resguardo. La primera fue Mariela Magallanes, de La Causa R, quien  decidió pedir auxilio a la embajada de Italia en Caracas y allí se encuentra en calidad de huésped.

Después fue el diputado de Alianza Bravo Pueblo y jefe de la fracción parlamentaria 16 de Julio, Richard Blanco, que incluye a partidarios del partido de María Corina Machado, Vente Venezuela. Él se encuentra en como huésped, también, en la embajada de Argentina en Venezuela, así lo informó su hijo a través de redes sociales. Blanco ya fue víctima de Maduro cuando pasó un año recluido en la cárcel para presos comunes de Yare.

Al final del día otro más acudió a los aliados diplomáticos de la oposición en Caracas, se trató de Américo de Grazia, del mismo partido que Magallas y quien ha denunciado con fuerza las acciones de las fuerzas de seguridad en el estado Bolívar contra comunidades indígenas de la zona.

De Grazia, recibió la protección de la embajada de Italia para evitar ser detenido y exhibido como «trofeo» por la justicia venezolana. «Con esta acción no pretendo ser héroe, ni mártir. Sólo quiero ser útil a mí país», dijo De Grazia sobre su decisión.

Tras la detención el miércoles en la noche y supuesta presentación en tribunales del primer vicepresidente del parlamento, Edgar Zambrano, se espera que más diputados tomen decisiones similares a la de sus colegas, lo que implica que más diputados dejen de asistir al Palacio federal Legislativo para las sesiones ordinarias del cuerpo parlamentario y para el trabajo de las comisiones de la AN.

Tendrían que incorporarse al parlamento los suplentes de estos diputados y los que se encuentran detenidos, pero y ante la amenaza, ¿Cuántos de estos suplentes estarán dispuestos a asumir el riesgo que implica asumir un escaño legislativo en Venezuela?

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba