ActualidadActualidad Nacional

Crónica #29M: «Una manifestación tiene que ser pacífica»

Por: Lorena Evelyn Arráiz / @lorearraiz
Yolmar Núñez / @YolmarN

Los vecinos del terminal de pasajeros de San Cristóbal se sorprendieron por el movimiento de algunas personas que desde las cinco de la mañana se encontraban rondando la zona. Algunos encapuchados y otros no. El secuestro de una primera unidad de transporte púbico les hizo quedarse dentro de sus hogares porque no sabían que estaba ocurriendo.

A Víctor Velazco, presidente encargado del Sindicato de Transporte Público en el estado Táchira, lo llamaron varios conductores a decirle que les estaban quitando sus busetas y que eran estudiantes del IUT.

El Instituto Universitario Tecnológico (IUT) Región Los Andes se encuentra al lado del terminal de pasajeros. Pocas son las manifestaciones estudiantiles que en esa casa de estudios se registran y generalmente son contra la Alcaldía opositora de San Cristóbal.

Hace menos de un año, un grupo de estudiantes también secuestró unidades del terminal por las mismas razones: el aumento del pasaje. Las autoridades no emplearon el término “secuestro” sino “retención”.

En esa ocasión, el mismo gobierno regional propició una mesa de trabajo con representantes también de la Alcaldía, Defensoría del Pueblo y estudiantes. Por eso, esta protesta parecía estar enmarcada contras las mismas circunstancias: rechazar el aumento del pasaje autorizado por la Alcaldía de San Cristóbal.

“Los primeros sorprendidos fuimos nosotros con esa manifestación estudiantil contra el aumento del pasaje y esos muchachos salieron como a las cinco y media o seis de la mañana de los alrededores del IUT, donde esos muchachos estaban molestando y salieron a secuestrar las unidades del terminal de pasajeros y todas las busetas que iban subiendo por esa ruta, bajaban a los choferes los amedrentaban hasta con machetes, piedras y todo, inclusive hay unidades con vidrios delanteros partidos y vidrios de los costados que partieron los mismos muchachos”, narró Velazco.

Los encapuchados fueron enfrentados por efectivos policiales. En la zona hubo piedras, bombas lacrimógenas y perdigones. A las siete de la mañana, ya había 17 busetas secuestradas que ingresaron a la sede del IUT y allí las mantuvieron por horas.

Velazco y otros directivos del Sindicato se encontraban en el lugar pero no se les permitió ingresar al IUT. Ellos querían explicarles a los estudiantes que la decisión del aumento del pasaje había sido de carácter nacional, entre otras cosas.

“Según los rumores que se oyeron en el sitio es que la protesta también era por problemas internos de la universidad y entonces agarraron el pasaje como bandera para salir a protestar y a ver cómo les resolvían los problemas internos que ellos tienen allá, pero no pudimos llegar al sitio a reunirnos con nadie porque allí lo que había era piedras van y piedras vienen y entonces no pudimos pasar”, contó Velazco.

Los transportistas llamaron al Secretario de Política de la Gobernación del Táchira pero la secretaria de Luis Díaz les indicó que el funcionario se encontraba en un programa de televisión. Pidieron que les devolvieran la llamada pero eso nunca ocurrió.

“Ahí comenzaron los acontecimientos cuando de repente, más o menos entre las ocho y media o nueve de la mañana, un estudiante sacó una buseta de las que estaban secuestradas dentro del estacionamiento del IUT, salió y pasó por el frente de los estudiantes que estaban en las afueras del IUT y siguió derecho y vino y arrolló al cordón policial que había en frente del mercado los Pequeños Comerciantes. Ahí arrolló a esos dos policías dio la vuelta a la manzana, y casi se voltea por la otra curva que habían otros policías, menos mal no se volteó porque le hubiese caído encima a cinco o seis policías más que estaban allí y los mata también. La buseta siguió derecho, derecho, derecho y se volvió y se metió otra vez al IUT. Esa unidad estaba dentro del IUT, salió y volvió a regresar AL IUT”, detalló Velazco.

 

 

 

 

 

 

El vocero de los conductores de transporte público indicó que estando en la zona advirtió de un movimiento de personas y cuando cayó en cuenta, habían atropellado a dos efectivos policiales. Explicó que había caos en el lugar, funcionarios de Politáchira que gritaban, otros lloraban.

“Los policías estaban tirados en el piso y los demás compañeros vinieron a socorrerlos porque ni siquiera salieron a perseguir la buseta, si no que cuando vieron el arrollamiento vinieron a socorrer a sus compañeros pero ellos ya estaban moribundos y nosotros quedamos más consternados con eso y dijimos esto no puede suceder en nuestro estado, si esto es una manifestación tiene que ser pacífica no una manifestación de venir con intenciones de perjudicar ni matar a nadie, este estudiante que hizo eso perjudicó a miles de estudiantes que estudian ahí en el IUT que no tienen nada que ver con esto, que son buenos estudiantes”, agregó.

Los transportistas no pudieron hablar con las autoridades del IUT y tampoco con el jefe de la Zodi, G/D José Morantes porque este último llegó luego del accidente y ya se habían llevado en ambulancia a los efectivos policiales.

Posteriormente, fueron llamados a la sede de la institución universitaria y allí se encontraba la Secretaria de Gobierno, Miriam Febres; el director de la PNB, G/B José Espinal, el jefe de la Zodi y el director de Politáchira, Amador Torres. Allí pudieron hablar telefónicamente con el gobernador Vielma Mora quien le aseguró que les entregarían los autobuses. No fue sino hasta la 1 de la tarde cuando 16 unidades fueron devueltas a sus dueños menos la de Expresos Barinas.

La unidad 119 de esa línea de transporte no pudo cumplir con su ruta habitual, al igual que los otros vehículos interceptados por encapuchados, desviaron su curso. Su conductor, también corrió con la misma suerte que sus colegas y fueron amenazados por encapuchados con cadenas, cuchillos y machetillas para que entregaran los carros. El mensaje que daban los secuestradores era que debían hacer eso para protestar por el aumento del pasaje de la Alcaldía, agregó Walter Márquez, propietario de una de las unidades secuestradas.

Versiones no confirmadas aseguran que quien conducía la buseta -que dejó sin vida al PNB Otto Armando Márquez de 25 años y a la Politáchira Nicole Melissa Soler- no estaba solo. Al parecer había otras cinco personas.

Aunque las autoridades de Politáchira indicaron a través de su cuenta de twiter que capturaron al responsable, aún no se han precisado las razones que conllevaron a esta persona a arremeter ante un grupo numeroso de personas que hacían función de resguardo de comercios y residencias porque hay que destacar que esos funcionarios no estaban en el grupo de confrontación sino como cerco de protección.

Nicole Melissa tenía 20 años. Apenas llevaba pocos días en servicio. Sobre ella, el oficial de la Policía del estado Táchira, José Gregorio Castillo, dijo: “Perdimos dos funcionarios policiales entre ellos una femenina, que estaba en período de prueba y la mandan a esos hechos violentos, ella no tenía seguro policial y aun así la mandan a esos eventos donde siempre sale alguien herido. La funcionaria fallecida tenía entre 15 y 20 días de servicio, sin ninguna experiencia porque la UNES ahora gradúa funcionarios policiales y no les da cargos, entonces ellos deben buscar plazas en las diferentes policías. Para ese tipo de manifestaciones hay que hacer un curso de orden público directamente por Caracas y mantenernos en esas funciones diariamente practicando para saber controlar esa situación y que ella, como muchos que estaban ahí no tienen esa preparación. Ella se encontraba en la Brigada de Orden Público y para hacer multitud y cumplir el servicio la envían para allá”.

Para el sepelio de la joven, los directivos de la institución policial recogieron dinero y costearon los gastos funerarios.

El estado Táchira tan sacudido por manifestaciones sociales por parte de factores de la oposición aún se sorprende que una actividad de protesta de afectos al chavismo haya terminado de esta manera.

Factores de la oposición aseguraron que fue orquestado por el gobernador José Vielma Mora y diputados del Psuv. Juan Carlos Palencia, parlamentario del Consejo Legislativo Regional, señaló que estudiantes del IUT se habían reunido en la sede del parlamento con sus colegas pero “que se les salió de las manos”.

El Gobernador calificó lo ocurrido “como un hecho terrorista de la magnitud de los sucedidos recientemente en países como Francia, Bélgica y Paquistán (…) Estamos consternados por hechos terroristas que repercuten negativamente en Venezuela y que hacen nuevamente de San Cristóbal una ciudad asediada por el terror, donde se eleva una escalada de violencia sorpresiva y bien planificada después del asueto de la Semana Santa por algunos sectores que buscan generar caos».

Señaló que a través de las redes sociales fue anunciado, días atrás, comenzaría en el estado Táchira una fuerte rebeldía para acabar con el orden constitucional y democrático de Venezuela.

También manifestó estar preocupado “por el manejo irresponsable de la información a través de las redes sociales y algunos medios de comunicación, especialmente en twitter donde sectores de la derecha posicionaron tendencias para provocar caos y zozobra en la población”.

En Venezuela, efectivos policiales mueren día a día en manos del hampa por diferentes circunstancias. Esta vez, Otto Armando y Nicole Melissa perdieron la vida de manera absurda en manos de un joven de 22 años estudiante de la institución que generaba una protesta.

Habrá honores y ascensos, pero en el hogar de estos jóvenes solo habrá tristeza.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba