Actualidad Nacional

De cien insectos que llevan cada día a la UCV solo 30 son chipos

«Estoy preocupado por mi familia», «me asusta porque tengo una niño en casa», «me picó y no sé qué insecto es», «vivimos aterrados porque hay muchos animales en la zona donde vivimos», son algunas de las expresiones que se pueden escuchar cuando alguien llega con un insecto al laboratorio de biología molecular de protozoarios del Instituto de Medicina Tropical de la UCV, departamento encargado de recibir y diagnosticar si se trata de un chipo transmisor del Mal de Chagas.

«Alrededor de 100 personas llegan a diario con insectos, pero solo 30% son chipos», explicó Harnán Carrasco, jefe del laboratorio, quien aseguró que el nivel de estrés con el que llega la gente es muy elevado. «Es importante traer el animal para que sea examinado y despejar cualquier duda, pero no debería haber demasiada preocupación antes de saber si efectivamente es un chipo el que se encontró y si está infectado o no», expresó Carrasco.

Yenny Rodríguez llegó con un frasco que encerraba 4 chipos, todos atrapados en el kilómetro tres de la vía a El Junquito, pero lo que no se imaginaba es que al llevar esta muestra se enteraría que había convivido con la especie infectada durante un año. «En mayo del año pasado mi esposo trajo uno que encontramos en la casa y no buscamos los resultados porque perdimos la hoja con el código del examen. En noviembre volvimos a ver chipos por la casa y fuimos a Sanidad de Catia, para solicitar que fumigaran en la zona, pero la respuesta que recibimos fue que no estaban haciendo ese servicio», indicó Rodríguez, quien tras dar el nombre de su esposo logró obtener el resultado del primer chipo que llevó y el examen del animal dio positivo.

En lo que va de año, el Instituto de Medicina Tropical ha recibido 450 chipos, en su mayoría de la Panstrongylus geniculatus, la más común en Caracas y que ofrece menor riesgo de contagio porque demora en botar sus heces luego de alimentarse, a diferencia de la Rhodnius prolixus que mientras se alimenta defeca.

Por su parte, la bióloga Lucelia Briceño recuerda la importancia de no matar a cuanto insecto se vea. «Si tomamos todo lo que se aparezca por delante y lo matamos podemos causar un desequilibrio. Debemos devolver al ambiente los insectos que no son chipos».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba